22 Mar 2011 - 2:20 a. m.

Libia, rodeada de tensiones

Los bombardeos continúan a pesar de ciertas fisuras entre los aliados. En las ciudades persisten los enfrentamientos entre los rebeldes y los seguidores de Muamar Gadafi.

Redacción Internacional

A la par con las operaciones aéreas de las fuerzas aliadas, que completaron tres días de ataques estratégicos contra las defensas militares de Muamar Gadafi, en tierra los rebeldes y los seguidores del líder se enfrentan por el control de las ciudades.


Bengasi, el bastión rebelde que antes de la intervención extranjera peligraba ante el avance de las tropas oficiales, permanece bajo control luego de que la coalición destruyera los tanques de guerra enemigos, pero la batalla no termina. Ahora, Misurata es centro de combates entre los dos bandos que se disputan su dominio, una ciudad —la tercera en importancia después de Trípoli y Bengasi— en la que blancos militares de los soldados pro Gadafi ya han sido atacados desde el aire.


Los rebeldes no han conseguido posicionarse en esa ciudad. Después del bombardeo a Trípoli, en el que los aliados derribaron un edificio administrativo a 50 metros de la residencia del líder libio, su tropas emprendieron una ofensiva contra los rebeldes en Misurata y Ajdabiya, las únicas ciudades del oeste en las que aún tienen capacidad para enfrentarse a ellos y obstaculizar su avance y en donde los civiles rodean sus tanques de guerra.


No obstante, a pesar de la limitación a las posibilidades militares que han dejado los bombardeos, Muamar Gadafi piensa en todo menos en rendirse. Su última jugada en medio de la lluvia de fuego consistió en convocar una “marcha verde popular estratégica”, para que miles de libios salgan de sus casas con ramas de olivo en sus manos en rechazo a los ataques aéreos y emprendan camino hacia Bengasi para recuperarla.


“El dictador y sanguinario Gadafi busca sembrar la cizaña y la división en el seno de los libios. Advertimos a todas las personas que se aproximen a Bengasi en el marco de esta marcha que serán consideradas como enemigos”, respondió Abdelhafid Ghoga, vicepresidente y portavoz del Consejo Nacional Transitorio (CNT) libio, la organización que agrupa a los rebeldes.


El comandante de las fuerzas estadounidenses en África,  general Carter Ham, aseguró al respecto: “No tenemos como misión apoyar a las fuerzas de oposición si estas se involucran en operaciones ofensivas”, en respuesta a la posibilidad de que los bombardeos sirvieran como apertura de caminos para el avance de la rebelión.


Del lado de las fuerzas extranjeras, algunas divisiones se han hecho palpables. Philippe Pontier, portavoz del Ministerio de Defensa francés, reconoció que la operación hasta el momento avanza sin tener un mando integrado, y el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, declaró que hasta el momento Estados Unidos ha llevado el liderazgo.


Países como Noruega e Italia piden la inmediata entrada en escena de la OTAN, para que se haga cargo de la coordinación de las operaciones, una postura apoyada por el presidente estadounidense, Barack Obama. Incluso, el ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, advirtió que su país planea retomar el control de sus bases en Sicilia, hoy al servicio de los aliados, si la Alianza Atlántica no asume el mando.


Pero la Alianza Atlántica, conformada por 28 naciones, hasta ahora no ha encontrado el consenso para adherirse a la intervención, principalmente porque Turquía y Alemania se oponen. Este martes en Bruselas (Bélgica), discutirán el tema nuevamente.


De otro lado, el Consejo de Seguridad de la ONU acordó reunirse el próximo jueves para analizar la ejecución de la operación ‘Odisea al Amanecer’ y los avances obtenidos hasta el momento en materia de protección a los civiles libios, el punto fundamental de la Resolución 1973 que autorizó los ataques.


Guerra en breves


‘Gadafi debe marcharse’


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, envió un mensaje al líder libio, Muamar Gadafi: “Debe marcharse. Es una persona que no solamente ha llevado a cabo asesinatos de civiles, sino que también ha amenazado con perpetrar más”.


Cuidar las palabras


Dimitri Medvedev, presidente de Rusia, una nación que ha rechazado la intervención militar en Libia, criticó a su primer ministro Vladimir Putin después de que éste asegurara que la operación es una “cruzada medieval”. Medvedev consideró “inadmisible” utilizar este tipo de lenguaje, que evoca un choque de civilizaciones.


¿Tropas terrestres?


En un comunicado oficial, la Unión Europea se declaró dispuesta a enviar una misión militar de ayuda humanitaria a Libia con el fin de asistir a la población civil si la ONU la autoriza para hacerlo, lo que significaría un envío de tropas terrestres.


Periodistas liberados


El gobierno libio liberó a los cuatro periodistas de ‘The New York Times’ que permanecían presos desde la semana pasada tras ser detenidos en Ajdabiya acusados de irregularidades en su visado.


Más sanciones a Libia


La Unión Europea extendió las sanciones financieras contra Libia. Once nuevas personas cercanas al régimen de Muamar Gadafi fueron incluidas en la lista de individuos que tienen congelados sus activos en suelo comunitario. En la lista ya figuraban 27 personas, entre quienes se encontraban el líder y su familia.

Comparte: