4 Nov 2008 - 3:00 a. m.

Lo que está en juego para Colombia

Lo que suceda el martes en Estados Unidos tendrá repercusiones en todo el mundo. ¿Qué puede pasar?

Redacción Internacional

Colombia, a diferencia de otros países de América Latina, fue tema de la campaña electoral estadounidense. Por un lado, John McCain se mostró más cercano al país: no sólo visitó Cartagena en plena campaña electoral, sino que prometió que aprobaría el Tratado de Libre Comercio (TLC) y continuaría la ayuda para el Plan Colombia.

Barack Obama, por el contrario, aseguró que no aprobaría el TLC y que estaría muy atento a las violaciones de derechos humanos en el país. Así se lo hizo saber al presidente Álvaro Uribe durante una conversación telefónica que sostuvieron a mediados de septiembre.

¿Con quién nos irá mejor? Según Malcom Seronal, analista de la Universidad de Miami, independientemente de quién llegue a la Casa Blanca, Colombia seguirá siendo un país de relativa importancia para Washington. Es decir, que no estará en la agenda principal, pero tampoco caerá en el olvido. “Colombia y su TLC se convirtieron en un caballito de batalla entre demócratas y republicanos. Creo que con Obama o McCain se aprobará. Con los demócratas, lo que cambian son las condiciones y las exigencias sobre temas de sindicatos y protección de la población”, explicó el analista.

El presidente de Diálogo Interamericano, Peter Hakim, coincide. En reciente entrevista con este diario, aseguró que Colombia fue de interés por las razones equivocadas. “McCain sigue pensando en términos de la guerra fría y ve a Colombia como un país de apoyo frente a sus enemigos (Hugo Chávez), y Obama, aunque tiene una visión más moderna, tampoco está actualizado en muchos temas”. Sin embargo, agrega Hakim, “será mucho más fácil educar a Obama sobre América Latina que al propio McCain”.

Para el embajador de Estados Unidos en Bogotá, William Brownfield, “la colaboración de Estados Unidos a Colombia es un asunto de interés nacional que será mantenido por el nuevo inquilino de la Casa Blanca y eso no va a cambiar”.

América Latina, indecisa

Aunque se habla de la importancia del voto latino en las elecciones de hoy, por cuenta del crecimiento que ha tenido esta minoría en Estados Unidos, lo cierto es que los latinoamericanos fuera del país están muy indiferentes frente a quién pueda ganar.

Una encuesta reveló que al 60% de los latinoamericanos no le interesa o le parece irrelevante quién gane las elecciones presidenciales de Estados Unidos. La encuesta, realizada por la empresa Latinobarómetro, consultó a personas en 18 países de la región sobre sus preferencias entre Obama y McCain. Un 29% se pronunció a favor de Obama y 8% por McCain.

El resto, 63%, respondió que no les importa. La directora de Latinobarómetro, Marta Lagos, dijo a The Associated Press que los resultados muestran el terreno perdido en la región por Estados Unidos durante la presidencia del republicano George W. Bush. “Creen que la elección no va a producir ningún cambio”, dijo Lagos.

La próxima primera dama

Cindy Hensley McCain es la heredera de uno de los más grandes emporios económicos de Estados Unidos, Hensley & Co.  Antes de casarse con John McCain, hizo firmar al candidato un contrato prenupcial para mantener sus finanzas por separado. Durante la campaña, Cindy ha tenido un rol cauteloso, manteniendo al máximo su privacidad.

Michelle Obama nació en una zona deprimida de Chicago y estudió leyes en las universidades de Princeton y Harvard. Después de graduarse trabajó como asesora del Alcalde de su ciudad. Su papel en la campaña ha sido clave para que gran parte de los votantes indecisos se inclinaran por Barack, en un rally que hizo junto a Joe Biden, la fórmula vicepresidencial.

Comparte: