22 Apr 2010 - 3:35 a. m.

Los desaparecidos de la frontera

Denuncias ya están en poder de las autoridades venezolanas.

Redacción Judicial

Las especulaciones sobre desaparecidos en los últimos tres años, en la frontera entre Colombia y Venezuela, advertían que por lo menos había cien casos. Pero la realidad señala que la Fiscalía sólo tiene certeza de 13 denuncias de personas que salieron desde el territorio nacional con rumbo al vecino país y nunca se volvió a saber de ellas. De acuerdo con las investigaciones adelantadas por el ente acusador sobre las personas extraviadas, sus familiares han manifestado que fueron a ciudades como San Cristóbal o San Antonio por situaciones relacionadas con trabajo o actividades comerciales y nunca regresaron.

“La gran mayoría tenía vínculos comerciales en pueblos y ciudades de Venezuela. Los otros iban a traer mercancía”, aseguró un portavoz del ente acusador. De las denuncias, tres se presentaron en 2008, siete en 2009 y tres más en el presente año. Los desaparecidos fueron identificados como Miguel Roberto Aguilar Marín, en mayo de 2008; Andrea María Arenas García, de quien no se volvió a saber cuando se encontraba en un sector conocido como Rubio, el 19 de septiembre de 2008; Jaime Arley Segura Díaz, quien fue visto por última vez en una vereda de Arauca el 9 de noviembre de 2008; Carlos Hernando Castillo Buitrago y Graciela Gómez Tarazona, Maracaibo, extraviados el 19 de febrero de 2009; Guillermo Andrés Flórez Rincón, quien salió del barrio Villa del Rosario en Cúcuta y desapareció en San Antonio el 14 de abril de 2009; Álvaro Galvis Briceño, extraviado el 5 de julio de 2009; Cristo Antonio Sánchez Bacca, desaparecido en San Antonio el 16 de julio de 2009; José Harlinson Sanabria Gelves, desaparecido en San Antonio el 18 de junio de 2009; Ángel María Carrascal, quien salió hacia San Antonio el 18 de julio de 2009; Ramiro Solano Aponte, quien se extravió en el sitio El Escobal, cerca de Ureña, Venezuela, el 26 de marzo de 2010; Sergio Ómar Abril Torres, quien se dirigía a Ureña el 9 de abril de 2010, y el último es el caso de Wilson Eduardo Prieto Vargas, desaparecido en San Antonio el 19 de abril de 2010.

La Fiscalía señaló que a través de la Cancillería se ha puesto en conocimiento de las autoridades venezolanas la situación de estos colombianos y allá se adelantan las actividades investigativas respectivas. “De todos modos hay que tener en cuenta que aquí hay factores como narcotráfico, bandas emergentes, facciones de paramilitares y guerrilla. Entonces todo se mezcla y termina con consecuencias funestas”, enfatizó el vocero del ente acusador.

Por otro lado, la Fiscalía espera la repatriación de los cadáveres de seis personas que fueron asesinadas en el estado de Barinas en Venezuela, en circunstancias misteriosas, en julio del año pasado. En Colombia el ente acusador tomó pruebas de ADN a los familiares de las víctimas que fueron remitidas desde Cúcuta al Instituto de Medicina Legal en Bogotá y luego fueron enviadas a las autoridades venezolanas para cotejarlas con los restos. Aún se espera la respuesta del vecino país.

Comparte: