19 Jul 2013 - 9:15 p. m.

Los dos millones de muertos anuales que deja la polución

El incremento de partículas finas (como polvo, hollín y humo) y de la contaminación por ozono están provocando cientos de decesos por cáncer, muertes tempranas y enfermedades respiratorias.

Redacción Vivir

Las imágenes de los habitantes de Beijin traspasando el espeso aire gris, repleto de smog, que se concentró en la capital China en enero pasado, prendió las alarmas del mundo. Los jóvenes, niños y ancianos, escondidos detrás de tapabocas, parecían sobrevivientes de la nube contaminante de la que inevitablemente respiraban.

Varias ciudades chinas se vieron sofocadas por el esmog. En Beijing la densidad media de partículas finas (que miden menos de 2.5 micrómetros de diámetro), como polvo, hollín, humo y gotas de líquidos diversos, que se registró fue de 180 microgramos por metro cúbico, casi un 30% más del nivel récord observado durante el mismo período de 2011. Este incremento es sumamente dañino para la salud humana, pues las partículas finas pueden alojarse profundamente en los pulmones, provocar cáncer y enfermedades respiratorias.

Un estudio sobre los altos niveles de polución en China, realizado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, determinó que los habitantes del norte tienen una esperanza de vida 5,5 años inferior a los del sur porque han respirado un aire más sucio.

Ahora una investigación dirigida por la ingeniera ambiental de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU) Raquel Silva y en la que participaron científicos de Japón, Alemania, Reino Unido y Canadá, ratifica una afirmación hecha en 2009 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM): cada año mueren más de 2’000.000 de personas por enfermedades relacionadas con el aire contaminado.

Para la organización, ciudades asiáticas como Karachi, Nueva Delhi, Katmandú, Dacca, Shanghai, Pekín y Bombay sobrepasan todos los límites en materia de contaminación por partículas. Entre las otras urbes que le siguen en la lista se encuentran Lima (Perú) y Santiago (Chile). Para la OMM la ciudad con el aire más sucio de África es El Cairo.

El nuevo estudio estableció que 2,1 millones de personas mueren por el incremento de las partículas finas mientras que otros 470.000 fallecen a consecuencia del incremento de la contaminación por ozono, ambos provocados por el hombre.

Para Jason West, uno de los autores de la investigación y quien entregó declaraciones a agencias de noticias, dijo que "la contaminación del aire en exteriores es un problema importante y es uno de los factores de riesgo ambiental para la salud más importantes. El cambio climático se agudizará y eso podría tener mayores efectos en la contaminación del aire".

West y sus colegas usaron un conjunto de modelos climáticos de química atmosférica mundial para calcular las concentraciones de partículas finas y de ozono.Según el estudio, el número de estas muertes que se pueden atribuir a los cambios en el clima desde la era industrial es, sin embargo, relativamente pequeña y estimó que el cambio climático sería el responsable de 1.500 muertes anuales.

Comparte: