17 Jan 2014 - 11:19 a. m.

Los pecados de un partido que MIRA al cielo

Recientemente la Fiscalía citó a interrogatorio a María Luisa Piraquive por lavado de activos.

Redacción Política

Un video que circula hace tres días por redes sociales y medios de comunicación, en que María Luisa Piraquive, madre de la senadora Alexandra Moreno y líder de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, afirma que no puede subir al púlpito quien tenga alguna discapacidad, desató una tremenda tormenta en el país. No sólo dentro de varios movimientos religiosos, sino que sus palabras tiene incalculables efectos políticos para el Movimiento Independiente de Renovación Absoluta (MIRA), que hoy busca la manera de alcanzar el umbral en las elecciones al Congreso para conservar la personería jurídica.

Este partido, considerado la más organizada fuerza religiosa en el ámbito político, vive momentos muy difíciles. No sólo por las palabras de María Luisa Piraquive, sino por una serie de situaciones que se le suman a este hecho. El primero de ellos es que Alexandra Moreno, la principal ficha electoral del partido, ha decidido no aspirar al Congreso, después de tres períodos como senadora. Además, las proyecciones de los analistas electorales advierten que, a la luz de las reglas políticas, se requieren cerca de 450 mil votos para alcanzar el umbral y el MIRA salve su personería jurídica en las próximas elecciones. Una meta difícil para un partido que en las pasadas elecciones puso poco más de 320 mil.

Pero la cosa no para allí. El senador Carlos Alberto Baena, pastor de la iglesia de la familia Piraquive y quien figura como el heredero de los votos de Alexandra Moreno, también ha salido empantanado de este episodio de los videos secretos del MIRA. En una grabación que al parecer es de 2004, el senador Baena advierte ante sus fieles que se necesitará un esfuerzo adicional para las próximas elecciones.

“Ellos —refiriéndose a los políticos tradicionales— son implacables, compran votos. Van por los votos. A nosotros nos toca hacer igual. Nos toca ser astutos (...) no nos podemos quedar en el romanticismo (...) nos toca concretar el voto. El otro año, cuando abran inscripciones, nos toca esforzarnos y hacer lo posible. ¿Qué es hacer lo posible? Voy por la gente y la llevo y la inscribo”, sostiene el entonces concejal Carlos Baena, hoy en busca de reelegirse en el Senado.

A los videos que se han conocido en los últimos días, uno en el cual María Luisa Piraquive prohíbe a los discapacitados ejercer como pastores y otro del senador Baena pidiendo comprar votos, se suman las declaraciones de Óscar Bedoya Piraquive, sobrino de María Luisa. Bedoya, en entrevista con Blu Radio, señaló que su tía lo expulsó en 2003 de la Iglesia por apoyar a su primo Iván Darío —hijo de María Luisa— cuando dio a conocer su gusto por las personas de su mismo sexo. Además, reveló que luego le ofrecieron volver al culto si se retractaba públicamente y a cambio le ofrecieron dinero y comodidades.

Bedoya Piraquive también soltó una dura acusación contra su familia advirtiendo que manejan el dinero de las contribuciones como “un bolsillo más de la familia”. También sostuvo que piden el diezmo —10% de las ganancias de los fieles— de “forma coercitiva”, pues según explicó, les dicen que si no aportan, Dios los castigará. “En teoría los diezmos son para el funcionamiento de la iglesia, pero han terminado por servir para conseguir propiedades en Estados Unidos. En los certificados de propiedad suman US$13 millones en la totalidad de propiedades que tienen en Florida”, denunció Bedoya Piraquive y concluyó: “Es una clara demostración de que personas que se hacen llamar instrumentos de Dios lo único que buscan es manipular de una forma grotesca y denigrante la poca voluntad que les queda a las personas que llegan a semejante secta.

También dijo que en esa Iglesia se cree que el MIRA es el partido de Dios, que se ha generalizado la idea de que quien no vota por los candidatos del MIRA es un pecador. Al ser preguntado sobre las afirmaciones de María Luisa acerca de los discapacitados en los púlpitos, Bedoya dijo no sentirse sorprendido. “Ella es una persona bastante dura, y a los enemigos los trata de manera dura. Ella dice que el Espíritu Santo le ordena actuar así”, expresó, y afirmó que su tía le había mandado a hacer un atentado en una notaría, a través de un mayor de la Policía muy cercano a ella.

Pero hay más. Desde Barranquilla Claudia Tovar, en declaraciones a CM&, aseguró que cuando fue novia de César Eduardo Moreno Piraquive, quien maneja las finanzas del MIRA, éste le pidió abortar al enterarse que la había embarazado y hasta le ofreció una pensión mensual para que atendiera a su petición. Ella no accedió, el bebé nació y hoy es un adolescente de 12 años.

Toda esta información que rodea al MIRA y a la familia Piraquive ha hecho que diversos políticos, cristianos y ateos reaccionen. Lo hizo el presidente Juan Manuel Santos a través de su cuenta en Twitter, en la que escribió: “En nuestro gobierno penalizamos discriminación y adoptamos política para proteger discapacitados. No hay derecho a discriminar”. También lo hizo el vicepresidente Angelino Garzón, quien pidió distinguir entre un discapacitado y un incapacitado. Igualmente el senador Armando Benedetti, quien pidió el cierre de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, o la candidata al Senado y exfiscal Viviane Morales —también cristiana—, que no sólo rechazó las afirmaciones de María Luisa Piraquive, sino que consideró que debía haber una sanción moral de la gente a la iglesia del MIRA.

Ante el mar de acusaciones, ninguno de los representantes del MIRA ni de la Iglesia Dios Ministerial de Jesucristo Internacional ha puesto la cara.

Temas relacionados

MiraMaría Luisa Piraquive
Comparte: