13 Jan 2010 - 9:56 p. m.

Mascarillas para diosas

Oro, diamantes, plata y perlas son los nuevos ingredientes de lujosos tratamientos y productos para la piel. Se impone una nueva tendencia.

Valeria Gómez Rodríguez

Diariamente surgen novedosos productos y tratamientos para conseguir una piel perfecta que, muchas veces, requieren sacrificio, valentía y parecería que también es necesario ser millonario. Históricamente, el oro, la plata, los diamantes y las perlas han adornando las más exuberantes obras de la joyería, pero ahora estos deseables tesoros se están robando el mundo de la estética y la cosmética.

Centros de belleza en diferentes países ofrecen procedimientos faciales y mascarillas de los metales más valiosos y las piedras más exclusivas. Estos tratamientos prometen bondades rejuvenecedoras y ofrecen conseguir rostros tan espectaculares y relucientes como las más bellas joyas.

El oro siempre ha sido un signo externo de poder, pero  durante siglos se ha subestimado. Laboratorios cosmetológicos han descubierto que este metal tiene propiedades que nutren e iluminan la piel. Se dice que posee un alto poder estimulante y regenerador contra el envejecimiento.

Muchas mujeres consideran los diamantes como sus mejores amigos, pero hoy en día también podrían serlo de su piel. Se ha comprobado que estas piedras de carbono puro cristalizado favorecen la longevidad de las células, renuevan la epidermis e incluso atenúan las manchas. A pesar de su dureza, al ser pulverizados se vuelven extremadamente suaves y muy eficaces a la hora de eliminar células muertas de la superficie del cutis.

Si de belleza se trata, el facial de perlas es otra alternativa. Al parecer aumentan la resistencia de la piel frente a las agresiones externas y, como si fuera poco, eliminan las manchas cutáneas y devuelven luminosidad al rostro.

Con todas estas ventajas, los laboratorios cosméticos están ofreciendo cremas y aceites con fórmulas preciosas para ser usados en casa. Estos productos tienen un costo superior al millón de pesos.

Ritual de oro

Como su nombre lo indica, aplicarlo es todo un ritual. Este tratamiento se usa para exfoliar, renovar y fortificar la piel ante el envejecimiento. Su procedimiento comienza con la eliminación de células muertas en la piel con polvos de oro. Cuando el polvo del metal precioso actúa en la capa superior de la piel, se procede a retirar el excedente con unas toallas calientes. Finalmente, se realiza un masaje relajante con una crema que contiene en su fórmula partículas de oro que dejan la piel con un efecto satinado.

Diamante antiedad

Consiste en un masaje con polvo de diamantes y hierro micronizado que elimina las células muertas. El producto sobrante es retirado con un imán. Al terminar la sesión se realiza un masaje relajante con cremas a base de la lujosa piedra para hidratar la piel.

Capricho de perlas

El tesoro que ocultan las ostras en su corazón tiene bondades  inimaginables. Protege y aumenta la resistencia de la piel frente a las agresiones externas y elimina las manchas devolviéndole la luminosidad al rostro.

Consiste en un tratamiento integral, es decir, es apto tanto para la cara como para el cuerpo al aprovechar las propiedades hidratantes de las perlas para combatir el envejecimiento.

Temas relacionados

SaludBelleza
Comparte: