25 Nov 2009 - 8:07 p. m.

Mejor grite en la oficina

Para no sufrir del corazón, es mejor expresar lo que se siente, según expertos.

El Espectador

Si usted es de los que se tragan cada disgusto que le hacen pasar sus jefes o compañeros de trabajo, de los que prefieren morderse la lengua a responder a una agresión y de los que rara vez dicen que no está de acuerdo con algo, debe saber que tienen dos veces más peligro de sufrir un ataque al corazón o morir de alguna enfermedad cardíaca que quienes explotan de ira.

Esta fue la conclusión de un estudio publicado por investigadores suecos en la última edición del Journal of Epidemiology and Community Health.

Para detectar las diferencias entre los gruñones y quienes esconden sus molestias, el equipo de científicos de la Universidad de Estocolmo estudió durante una década a una población de 2.775 trabajadores, todos varones.

Durante el lapso del estudio, a los trabajadores se les midieron la presión sanguínea, el índice de masa corporal y los niveles de colesterol. También se realizaron entrevistas en las que se evaluó la manera en que cada uno reaccionaba ante situaciones en las que se sentían maltratados o víctimas de una injusticia en la oficina o la fábrica.

Diez años después de la puesta en marcha del estudio se contabilizaron 47 fallecimientos por enfermedades cardiovasculares en el grupo de trabajadores. Al comparar la información fisiológica y psicológica de cada uno de los fallecidos, se concluyó que aquellos que reprimían su disgusto y ansiedad estaban expuestos al doble de riesgo de morir por problemas cardíacos.

¿Es el estudio la carta blanca de la ciencia para que los trabajadores griten en la oficina?

Constanze Leinewerber, del Instituto de Investigaciones sobre el Estrés, de Estocolmo, dijo a la agencia EFE: “No es la mejor solución. Pero siempre es mejor decir en voz alta que uno se siente tratado injustamente y tratar de encontrar una solución”.

Temas relacionados

SaludRiesgos Laborales
Comparte: