9 Aug 2011 - 4:50 a. m.

Mockus y Araújo entran al partidor

El exalcalde inscribirá su candidatura este miércoles mientras el empresario Dionisio Araújo fue aclamado como aspirante conservador. Analistas dicen que será una elección con alta dispersión del voto.

Redacción Bogotá

El miércoles a las 3 p.m., en el pabellón 1 de Corferias, inscribirá su candidatura a la Alcaldía de Bogotá, avalado por la Alianza Social Independiente (ASI), el exalcalde y excandidato presidencial Antanas Mockus Sivickas. Terminan así dos meses exactos de silencio desde que el ahora aspirante abandonara el Partido Verde, que se alió con el de la U, y se mantuviera hermético frente a su deseo de ser alcalde. Su llegada al partidor, apenas nueve horas antes de terminarse el plazo de inscripciones, promete agitar la campaña, en la que se movían con relativa tranquilidad siete candidatos.

Por los lados de las toldas azules, el lunes en la noche en un desordenado congreso distrital, que contó con la asistencia de 103 delegados, aunque se esperaban 428, fue aclamado como aspirante conservador en la contienda el empresario y expresidente de Fenalco Bogotá, Dionisio Araújo. Son así nueve los candidatos que ahora tendrán que buscar el mejor acomodo en la línea de partida de una carrera que por el momento es impredecible.

Las de Mockus y Araújo serían las últimas inscripciones en una gruesa baraja que no tenía antecedentes en la historia de la capital, pues las campañas a la Alcaldía siempre se habían definido entre dos o tres aspirantes. Ya están Gustavo Petro (Progresistas), Gina Parody (independiente), Enrique Peñalosa (Verde), Carlos Galán (Cambio Radical), David Luna (liberal), Carlos Guevara (MIRA) y Gustavo Páez (PIN). Según las encuestas, al menos los cinco primeros y Mockus cuentan con posibilidades, a 82 días de los comicios.

“Será una elección con una alta dispersión del voto”, sentencia el analista Alejo Vargas, quien prevé que el ganador será elegido por un volumen pequeño de votantes. Es decir, que en su concepto no ganarían las mayorías, sino la minoría más grande.

Vargas no cree que en esta ocasión se presente la tradicional polarización que deja el juego en manos de dos aspirantes no más, sino que, con la llegada de Mockus, la mayor fuerza la tendrán por ahora el exalcalde, Petro y Peñalosa, pero existe la posibilidad de que cualquiera se fortalezca  con el paso de los días gracias a  las alianzas que ya se vienen cocinando.

En un sentido parecido, César Caballero, director de la firma encuestadora Cifras & Conceptos, vaticina que el nuevo alcalde mayor de Bogotá será elegido con el 30% de los votos y no con el 50% o más, como es tradicional. “Con candidatos de primera línea, la disputa no estará polarizada”.

Barón electoral capitalino que se ha dado lujos como renunciar a la Alcaldía (en 1997) para luego ser reelegido (en 2001), Mockus llegaría a la reñida competencia para reacomodar algunas cargas, pero en concepto de estos dos analistas su presencia no será determinante por ahora. Esto debido a la imagen negativa que ha ido acumulando el exalcalde en las encuestas, especialmente luego de su renuncia al Partido Verde, y, antes, por su actuación en la campaña presidencial que perdió frente a Juan Manuel Santos. “Mockus puede estar debilitado por un comportamiento que muchos le han calificado como errático”, anota Alejo Vargas.

Ese aparente debilitamiento, sin embargo, no excluye el caudal de votos con el que siempre ha contado Mockus en Bogotá, por eso la pregunta que ronda desde que empezó a sonar su candidatura es cuál de los otros aspirantes resultará perjudicado con su llegada a la baraja electoral.

Por un lado está Enrique Peñalosa, su excompañero de partido, con quien seguro se disputará el apoyo de la ‘Ola Verde’; y por el otro está el independiente Gustavo Petro, cuyas huestes han venido recibiendo a desertores verdes —inconformes con la alianza de Peñalosa con la U— que quedaron huérfanos luego de la renuncia de Mockus en junio pasado. Y justamente son Petro y Peñalosa quienes están encabezando las encuestas.

Como lo único claro parece ser que los electores capitalinos tendrán enfrente a nueve aceptables candidatos, con nueve aceptables propuestas, todo indica que la diferencia podrían hacerla tanto las uniones que éstos logren entre sí, como sus estrategias de campaña.

Por ejemplo, se cocina desde hace varias semanas una alianza entre Carlos Fernando Galán y David Luna, quienes coinciden en apostar por el voto joven con una propuesta de cambio en la política. Gina Parody, por el contrario, cerró la puerta a uniones con los partidos tradicionales y se la está jugando en las redes sociales.

El expolista Gustavo Petro intenta marcar distancia con su anterior partido y le apunta al voto de opinión, Peñalosa hace campaña por las localidades de la mano del expresidente Álvaro Uribe y de los concejales de la U, con toda su maquinaria; y los más desconocidos: Carlos Guevara y Gustavo Páez, intentan poner a sonar sus nombres, posiblemente pensando en adherir después a uno de sus contrincantes.

Casi todos dicen tener listos sus programas de gobierno, incluyendo a Mockus, quien lo estructuró de la mano de expertos en Bogotá y lo mantiene en secreto en una carpeta blanca, aunque no se sabe si éste será el color de la ola electoral que intentará producir en la ciudad. El pulso apenas comienza.

Comparte: