En vivo
Siga la audiencia de Nicaragua-Colombia en La Haya
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
Minimizar
4 Jan 2012 - 3:58 a. m.

Mucho plan y poco presupuesto

Según el nuevo secretario de Hacienda de Bogotá, Ricardo Bonilla, si el Distrito quiere invertir en proyectos como un tranvía por la carrera séptima, tendrá que endeudarse.

Viviana Londoño Calle

Revolucionar el transporte público en Bogotá, aumentar las rutas de Transmilenio y transportar a los bogotanos por la carrera séptima en tranvía, son sólo algunas de las apuestas que el nuevo alcalde Gustavo Petro prometió para mejorar la movilidad en la capital. Sin embargo, no hay suficientes recursos para tantos proyectos.

Así lo reconoció el nuevo secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla, después de analizar en detalle el Plan de Gobierno que Petro les prometió a los bogotanos. Según los análisis de Bonilla, sectores como Movilidad necesitarán recursos adicionales para lograr que Bogotá salga del caos vial que no pudo superar la pasada administración.

En sus cuentas, el Distrito necesitará cerca de $4 billones más para los próximos cuatro años, debido a que los $11,5 billones estimados dentro del presupuesto anual para la ciudad, no son suficientes. “Hay un gasto recurrente de alrededor de 85%, lo que dejaría sólo 15% (un poco más de $1,5 billones) para las nuevas inversiones”.

Con esta cantidad sería imposible adelantar planes cruciales para la transformación de la movilidad en Bogotá —propuestos por el alcalde desde la campaña—, como la construcción de un tranvía por la séptima para conectar esa importante arteria vial con el Sistema Integrado de Transporte (SITP) o la construcción de nuevas líneas de Transmilenio, explica Bonilla.

Por eso, aunque en los planes de Petro también se busca conseguir nuevos recursos para mejorar el transporte público, a través de peajes urbanos y un mayor cobro de impuestos a vehículos particulares, el secretario de Hacienda asegura que para alcanzar proyectos de tal envergadura el Distrito tendrá que endeudarse.

Bonilla asegura que buscará mayores recursos con la reducción de gastos en contrataciones innecesarias y una completa modernización tributaria que incluya hacer más efectivo el impuesto a la plusvalía.

La primera línea del metro no resultaría afectada debido a que los recursos previstos para continuar con los estudios y empezar la construcción ya están asegurados (el 70% correrá por cuenta del Gobierno Nacional).

El futuro del SITP

Según el cronograma de la pasada administración, el Sistema Integrado de Transporte (SITP), que promete revolucionar la manera en la que se mueven los bogotanos por la capital, estaría en marcha a mediados de este año. Sin embargo, el anuncio de Bonilla indica que todavía faltan muchos asuntos por solucionar.

Uno de éstos tiene que ver con los recursos que se destinarán para subsidiar el costo del pasaje que tendrán que pagar los ciudadanos para acceder al servicio. Este apoyo se hace necesario, debido a que los costos de operación del sistema aumentarían eventualmente el valor del pasaje, como advierte el alcalde.

Aunque el sistema entraría en marcha por concesión y serían los operadores los encargados del funcionamiento de las 13 zonas que conforman el proyecto, otro desafío del Distrito, como señala el director del Grupo de Estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional —SUR— de la Universidad de los Andes, Juan Pablo Bocarejo, será la inversión en infraestructura, para construir por ejemplo nuevas estaciones para los buses, que aún no han sido proyectadas pero que serían necesarias para el buen funcionamiento del sistema.

Diferentes especialistas en movilidad, como el profesor José Stalin, director del Observatorio de Logística, Movilidad y Territorio del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la Universidad Nacional de Colombia, y el economista Henry Martín coinciden en que el reto inmediato del nuevo mandatario será que el SITP funcione correctamente.

Pero para lograrlo es necesario que se mejoren las vías. Sólo en mantenimiento se necesitaría $1 billón anual, como advierte Bocarejo . Además, si el alcalde quiere cumplir con su promesa de renovar la flota de buses e introducir vehículos híbridos o eléctricos, tendrá que buscar recursos para apoyar a los operadores, debido a su alto costo (un bus híbrido cuesta US$400.000 y un bus eléctrico US$800.000).

Aunque el anuncio de Bonilla es preliminar y todavía falta que se reúna con su nuevo equipo en la Secretaría de Hacienda para definir qué tan posibles son las metas que se ha trazado el nuevo alcalde, es una alerta oportuna para que desde ahora Petro les diga a los bogotanos qué tanto de su plan de gobierno podrá cumplir durante el cuatrienio.

Comparte: