Publicidad
4 Feb 2011 - 11:22 p. m.

Nace movimiento reformista en la Iglesia

Siguiendo el ejemplo de Martín Lutero, un grupo de 144 teólogos alemanes, austriacos y suizos pide un cambio de rumbo desde Roma.

Redacción Vivir

Han transcurrido 494 años desde que el fraile Martín Lutero tuvo la osadía de clavar en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg un documento con las 95 tesis que resumían la doctrina que según él debería guiar una reforma de la Iglesia Católica.

Ayer, siguiendo los pasos del hombre que dividió en dos la historia de la Iglesia, un grupo de 144 teólogos alemanes, austriacos y suizos divulgó un manifiesto que lleva por título “Iglesia 2011: un resurgimiento necesario”. Plantean una serie de reformas para encarar algunos de los problemas más urgentes de la Iglesia actual, entre ellos, los escandalosos episodios de pederastia entre la curia.

Se trata de la “rebelión” más importante entre los intelectuales de la propia Iglesia desde 1989, cuando otro grupo de 220 teólogos suscribió la llamada Declaración de Colonia, una dura crítica a la forma en que Juan Pablo II ejercía el gobierno de las huestes católicas.

A grandes rasgos lo que plantean los reformistas es la inclusión de las mujeres como guías espirituales, el fin del celibato obligatorio, la participación de los fieles en la elección de los obispos y el fin del “rigorismo moral”.

El manifiesto subraya que “la defensa legal y la cultura del derecho” en la Iglesia deben “mejorar urgentemente”, a la vez que insiste en que se creen las condiciones para una reconciliación con aquellos “ante los que es culpable: por violencia, por negar el derecho, por convertir el mensaje bíblico de libertad en una moral rigurosa sin misericordia”.

Judith Könemann, de la Universidad de Münster y una de las promotoras de la iniciativa, se mostró sorprendida por el gran número de colegas que estamparon su firma. “Evidentemente hemos tocado un nervio”, señaló al diario Süddeutsche Zeitung, que divulgó la noticia.

Entre los firmantes figuran algunas celebridades académicas, como el profesor Michael Albus de Friburgo, Reinhold Zwick, de la Universidad de Münster; Peter Hünermann y Dietmar Mieth de Túbinga, así como viejos defensores de una reforma como Heinrich Missalla y Friedhelm Hengsbach.

Consciente de que no es tan buena idea darles la espalda a los intentos de reforma porque se corre el riesgo de perder la mitad de los feligreses, como sucedió hace cinco siglos, la Conferencia Episcopal Alemana, a través de su secretario Peter Hans Langendörfer, reconoció que el manifiesto es un aporte a la discusión sobre el futuro de la fe y la Iglesia.

Síguenos en Google Noticias

Temas recomendados

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.