21 Aug 2008 - 3:11 a. m.

“Nos preocupa la actitud de Ortega”

Diálogo con el ministro de Relaciones Exteriores, Jaime Bermúdez. Existe interés en avanzar en las relaciones con Ecuador, pero no hay una agenda definida.

Andrea Forero Aguirre

El canciller Jaime Bermúdez es recordado como el hombre estratégico en la primera reelección del presidente Álvaro Uribe. A dos años de terminar este gobierno regresó a Colombia, tras ser embajador en Argentina, pero según él, en esta oportunidad estará concentrado exclusivamente en la política exterior. A la hora de hablar, lejos de ser espontáneo, es más bien prudente, como buen diplomático, y optimista cuando se le pregunta por el futuro de las relaciones con los países vecinos.

Hace un mes llegó a la Cancillería y ya ha enviado dos notas de protesta a Nicaragua...

A nosotros sí nos preocupa la actitud que ha asumido Daniel Ortega con el tema de las Farc y lo hemos expresado públicamente a través de esas notas y también llevándolo al seno de la OEA. Nos preocupa muchísimo y esperamos que este tema se vaya solucionando de forma positiva.

¿Y si Ortega insiste en seguir dando asilo a guerrilleros colombianos?

No hablemos sobre suposiciones. Tenemos que ser muy responsables en la política y nos toca evaluar el día a día, según las decisiones que se tomen.

¿Cómo le pareció la reacción de Ortega frente a la nota de protesta?

No tengo ningún comentario. Colombia es muy respetuosa de no hacer agresiones personales, nosotros somos muy claros y contundentes en lo que es una política de Estado. Esa es la posición de Colombia, siempre con mucho respeto a las personas.

En su gira de la semana pasada tuvo tiempo para reunirse con la canciller ecuatoriana, ¿qué pasó?

Nosotros hemos dicho que tenemos interés de avanzar y normalizar esa relación cuanto antes. Tuvimos una reunión con la canciller de Ecuador y prefiero no comentar nada en particular, porque se trató de un encuentro reservado y en este momento lo que necesitamos es mucha paciencia y mucha prudencia.

¿Pero las cosas van por buen camino?

Nosotros tenemos toda la disposición de avanzar y lo que necesitamos es precisamente que se den los pasos para eso.

¿Quedaron de reunirse nuevamente?

No, no se definió una agenda en particular.

Hablemos ahora de Venezuela, ¿han mejorado realmente las cosas?

La reunión de los presidentes Uribe y Hugo Chávez fue muy importante, porque permitió revisar toda la agenda de una manera amplia. Con Venezuela tenemos una relación muy significativa, no sólo comercial, sino porque hay muchos nacionales allá. La frontera es activa y nosotros apreciamos mucho esa relación. Ahora estamos pendientes de avanzar precisamente en reuniones entre cancilleres. Le hemos expresado al gobierno venezolano el interés de reunirnos cuanto antes y estamos pendientes de una fecha. Será en Caracas y vamos a ir allá.

¿Quién más iría a esa reunión?

Nosotros quisiéramos que fuera lo más amplia posible, en el sentido que involucre a las autoridades competentes en temas fundamentales. Ese sería el sentido de la reunión.

¿En qué contribuyó la visita de la canciller de Suiza, Micheline Calmy-Rey, en el caso del emisario de ese país Jean Pierre Gontard?

Gontard es un tema muy particular que también lo hemos abordado anteriormente. Lo que hemos dicho es que la información que tenemos de los computadores de las Farc se la entregamos al gobierno suizo, como lo hicimos con otros gobiernos, y nosotros hemos preservado esa información. Compete a las autoridades suizas o a las


internacionales del caso evaluar las eventuales responsabilidades. Lo fundamental es que ellos tengan la información y avanzar en lo demás.

¿Ellos han mostrado disposición de colaborar?

Ellos han dicho que respetan los avances y las investigaciones a que haya lugar y, sobre eso, a mí no me corresponde comentar nada específico.

¿Qué pasó en la reunión con la Cruz Roja Internacional?

Ese encuentro estaba agendado desde hace tiempo. Básicamente lo que buscaba era tocar la preocupación por el uso de los símbolos, un tema del que ya públicamente hemos expresado que se trató de una acción inconsulta. Colombia respeta y aprecia la gestión del Comité de la Cruz Roja Internacional y, por supuesto, no es política del Gobierno ni del Estado hacer uso de esos símbolos. Lo que queremos es seguir colaborando y cooperando.

Pero ellos no dejaron de manifestar su molestia a pesar de las explicaciones...

Es un tema que ya se da por entendido y lo que hay es que seguir hacia delante.

¿Se fijó algún compromiso?

Eso se sobreentiende, porque nosotros tenemos el compromiso de hacerlo así. El compromiso es que eso no vuelva a ocurrir.

¿Cómo percibió el impacto de la ‘Operación Jaque’ tras el escándalo por los logos?

Creo que es impresionante la receptividad, la atención y el interés que despertó este hecho. Creo que eso le dio a Colombia un estatus diferente en torno al respeto que generó en la comunidad internacional, por lo que implicó una operación de alta sofisticación, pero al mismo tiempo con profundo respeto por los derechos humanos. Se cumplieron muchas condiciones en esa operación y eso generó una reacción muy positiva. Por supuesto es negativo lo que sucedió con la Cruz Roja, algo que no debió pasar y por supuesto es lamentable, pero me parece que con las aclaraciones que el Gobierno ha dado y con la disposición de seguir trabajando con ellos, eso no tiene que afectar el sentido fundamental de lo que implicó esta operación, sobre todo la preocupación y obsesión constante de la libertad de todos los secuestrados.

¿Se ha considerado que los países amigos vuelvan a participar en acercamientos con las Farc?

El Gobierno colombiano ha sido claro en que se debe avanzar en una negociación directa.

¿En qué va el proyecto de política de misión internacional?

Es algo muy significativo. Nosotros lo que queremos es consultarle a un grupo de expertos internacionales y nacionales sobre qué consideran que debe hacer Colombia en los próximos años para tener una presencia internacional más dinámica y activa. Ese no es un órgano de consulta ni que vincule con sus propuestas al Gobierno, simplemente se trata de poder utilizar la experiencia de unas personas que tendremos que evaluar y, por supuesto, miraremos qué nos sirve y qué no. Me parece que ayuda a elevar el debate y la discusión, así como a posicionar de mejor manera el tema de la política internacional. Estamos evaluando nombres, estamos buscando la financiación y cuando lo concretemos les estaremos contando. Ojalá sea más pronto que tarde.

¿Ya hay algún nombre?

No por ahora.

¿En que va el anunciado revolcón diplomático?

¿Quién ha hablado de revolcón? Nosotros hablamos es de fortalecimiento de la Cancillería, que debe ser el eje articulador de la política exterior. Es un hecho también que hay dificultades misionales y presupuestales. Queremos fortalecer la Cancillería para que pueda cumplir con esas funciones. Este es el Ministerio peor pagado de todos, algo que tenemos que ver cómo lo solucionamos sabiendo que existen restricciones fiscales. Pero hay que hacer un esfuerzo por resolver cómo están operando las misiones y la iniquidad en las escalas diplomáticas. Ya resolvimos mediante un decreto, que firmó el Presidente hace 15 días, crear lo que se llama el Sistema Administrativo de


Coordinación de Política Exterior, es decir, una instancia que preside el Presidente y el Consejo de Ministros, con participación de diversos actores. Allí creamos, en ese decreto, el Grupo No Gubernamental de Coordinación de Política Exterior, que es un espacio donde los sectores privados, las ONG y la academia pueden servir de articuladores con el Gobierno para procurar una mejor defensa de los intereses nacionales ante el mundo.

¿Qué otras prioridades tiene usted en la Cancillería?

Colombia tiene que ser vista en el mundo como un país de oportunidades; que ha hecho avances en seguridad, en mejora de los derechos humanos, en profundizar la democracia. Que somos una democracia respetable y, claro, que tenemos problemas de pobreza, inseguridad, terrorismo y de narcotráfico, pero estamos en el camino de solucionarlos.

¿Cuándo vendrá Barak Obama?

Lo hemos invitado, tenemos todo el interés si él lo considera oportuno. Queremos tener las mejores relaciones con los dos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos y, por supuesto, les deseamos suerte para que gane el mejor en su momento.

Usted fue un hombre estratégico para la primera reelección del presidente Uribe, ¿qué piensa de una nueva candidatura?

En ese sentido mi papel fundamental es dedicarme a la política exterior. En eso me concentro.

¿Pero qué piensa de una segunda reelección?

Estoy totalmente dedicado a la política exterior.

Temas relacionados

FarcDaniel Ortega
Comparte: