18 Mar 2011 - 3:00 a. m.

ONU da luz verde para atacar Libia

EE.UU. desplegó toda su maquinaria diplomática para hacer efectiva la resolución.

Redacción Internacional

El Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobó una resolución en la que autoriza todas las medidas necesarias, “incluido el uso de la fuerza”, para detener los ataques del coronel Muamar Gadafi contra los rebeldes libios. Asimismo, autorizó el establecimiento de una zona de exclusión aérea y el embargo de los bienes del dictador libio. Al recibir luz verde de la ONU, la comunidad internacional tiene la oportunidad de intervenir en Libia contundentemente, con los medios militares que se crean convenientes para cumplir esa misión.


Según analistas, para establecer la zona de exclusión aérea se requiere una operación militar de mediana envergadura. Se calcula que se necesitan 400 cazabombarderos que lanzarían una lluvia de bombas sobre Libia para anular las defensas antiaéreas y destruir radares y baterías de misiles del régimen libio.


Dicha incursión será estudiada hoy por los 28 países miembros de la OTAN. Según explicó un diplomático europeo, “toda decisión de la OTAN se fundamentará sobre tres condiciones que recordó su secretario general, Anders Fogh Rasmussen, es decir, la necesidad de que la intervención sea justificada, la exigencia de un mandato jurídicamente claro y el apoyo de las organizaciones regionales implicadas”.


Sin embargo, un portavoz del Pentágono manifestó que Estados Unidos dispone ya de recursos militares en el Mediterráneo como para actuar de inmediato. Otro país que pidió acciones rápidas fue Francia. “Hay que bombardear a Libia ya”, pidió su presidente Nicolás Sarkozy.


La resolución fue criticada por el gobierno libio a través del viceministro de Exteriores, Jaled Keem, quien aseguró que “están empujando a los libios a matarse entre ellos”. La medida se toma justo cuando Gadafi anunció que estaba a un día de la batalla final, que sería en Bengasi, bastión de los rebeldes.


Existen dos precedentes de la medida de exclusión aérea: en Irak, establecida para proteger las poblaciones kurda y chií que se sublevaron contra el régimen de Sadam Hussein en 1991 y que no logró contener los bombardeos desde helicópteros contra la población civil, y en Bosnia-Herzegovina (1992), que no evitó la masacre de Srebrenica en abril de ese año.

Temas relacionados

Crisis en Libia
Comparte: