23 Apr 2012 - 3:00 a. m.

Operaciones de riesgo en Ecopetrol

Se abre debate por operaciones de más de $810.000 millones en pérdidas. ¿Fue una apuesta errónea? Ecopetrol responde.

Felipe Morales Mogollón

Con el objetivo de protegerse de las fluctuaciones internacionales de los precios del petróleo y de las tasas de cambio, desde que Ecopetrol pasó a ser una sociedad de economía mixta aceptó realizar operaciones financieras denominadas ‘cobertura estratégica de precios’. Esta directriz implica riesgos tan inciertos como la volatilidad de los precios. Una política que al parecer no está dando los resultados esperados, y que genera un debate público que ya llegó a los organismos de control, perfilándose como asunto de tensión en el Congreso de la República.

La evidencia es una misiva enviada por el senador Jorge Robledo a la contralora Sandra Morelli el pasado 15 de marzo, a través de la cual sostiene que, en esas operaciones de cobertura, Ecopetrol perdió el año pasado $810.000 millones, y que las pérdidas desde que se decidió asumir esta estrategia económica, superan los $1.23 billones. La denuncia de Robledo apunta a que el organismo de control intervenga debido a que, según él, desde 2008, Ecopetrol estaba advertido del cuidado que debía tener al efectuar este tipo de operaciones económicas.

Dicha situación que tuvo su origen en una reunión del Comité de Finanzas de Ecopetrol, que tuvo logar en diciembre de 2010, en la cual se evaluó la dinámica del mercado del crudo y se concluyó que, debido a la incierta volatilidad en los precios, era viable realizar operaciones de ‘cobertura estratégica’ a través de dos instrumentos financieros: la opción put, una especie de seguro para proteger a la entidad si el precio del crudo caía por debajo del nivel pactado con la banca, y el swap, para blindarse frente a eventuales alzas.

Como quedó registrado en el acta de ese Comité de Finanzas en diciembre de 2010, se dispuso un seguimiento continuo a la estrategia, monitoreando los indicadores de valor esperados y las expectativas del mercado. Ya en marzo de 2011, durante una nueva reunión, quedó consignado que debían hacerse pagos a la contraparte por US$100 millones, pero que en razón a las ganancias de la empresa se iban a compensar estos pagos. No obstante, dos meses después, en otra reunión del Comité, quedó advertido que había dudas.

En este último, realizado el 11 de mayo de 2011, no sólo participó el experto Iván Gallegos, director de Commodities de Goldman Sachs, quien hizo observaciones puntuales sobre las dificultades de las operaciones de cobertura, sino que quedó consignado que, al finalizar el año, Ecopetrol podría estar pagando a la contraparte US$ 161 millones por concepto de swap. Además, en el acta del comité quedó escrito que debía realizarse un seguimiento continuo al tema para determinar la diferencia entre los pagos a la contraparte y las ganancias.

Según dejó consignado el senador Robledo en su carta a la contralora Sandra Morelli, desde febrero de 2011 los precios del petróleo tuvieron un comportamiento radicalmente opuesto a los estimados por Ecopetrol y, solo por concepto del swap, las pérdidas llegaron a $607.000 millones. En cuanto a la opción put, la empresa tuvo que girar $203.000 millones a los banqueros; en total, fueron $810.000 millones. Una cifra que, en criterio de Robledo, obedece a un equivocado juego de especulación financiera de perdedores y de ganadores.

En una respuesta del Ministerio de Hacienda, a través de un documento, aclaró que desde que Ecopetrol se transformó en una sociedad de economía mixta, a través de la ley 1118 de 2006, la entidad adoptó prácticas propias de la industria, aceptando las operaciones de cobertura para mitigar la volatilidad de los precios esperados. Por eso, la junta directiva de la estatal de petróleos aprobó el uso de instrumentos financieros, dejando claro que no podían ser de carácter especulativo. En otras palabras, una política de riesgos reduciendo pérdidas.

A renglón seguido, el ministerio de Hacienda defendió las operaciones de cobertura y aseguró que Ecopetrol tuvo en 2011 un año récord en materia de resultados financieros, a pesar de las difíciles condiciones del mercado internacional. Además, destacó que estos resultados fueron tan positivos, que las utilidades netas de la empresa llegaron a $15.4 billones, con incremento del 81.5% con respecto al año anterior. Es decir, el Ejecutivo consideró viable la estrategia financiera desplegada por Ecopetrol con las operaciones de cobertura.

En contraste, un análisis sobre las decisiones adoptadas por el Comité de Finanzas de Ecopetrol permite entrever que hubo dudas sobre las operaciones financieras que fueron desarrolladas en 2011. Paso a paso, las actas del referido comité dan cuenta de que incluso, ante los resultados adversos de la operación swap, alcanzó a proponerse que se deshiciera el negocio, e incluso, se adelantó una reunión extraordinaria a mediados de 2011 en la que se propuso liquidar la gestión hasta tanto no se garantizara el éxito de las operaciones en marcha; lo que finalmente se hizo hasta septiembre de 2011.

En opinión del senador Jorge Robledo, así Ecopetrol haya reportado utilidades considerables en 2011, la Contraloría debería examinar si la empresa tiene la capacidad técnica suficiente como para entrar en el juego de las predicciones en los precios del petróleo, y si las preocupaciones detectadas obedecen a errores de cálculo o a administración de los riesgos. Es más, agregó Robledo que si desde marzo de 2011, el Comité de Finanzas de Ecopetrol detectó que las pérdidas por swap ya llegaban a US$ 100 millones, debió liquidar la operación.

El Espectador consultó a Ecopetrol sobre las operaciones de cobertura realizadas en 2011. En primer término, la empresa sostuvo que no fueron acciones especulativas, y que el único objetivo de esas inversiones fue garantizar la ejecución de sus planes y el flujo de caja necesario para cumplir con los recursos destinados a la nación y a los demás accionistas. Además, la empresa añadió oficialmente que estas operaciones son una práctica generalizada en la industria del petróleo, y que son muy inferiores respecto a las exportaciones.

En concreto, Ecopetrol sostiene que se cubrieron 35 millones de barriles con los instrumentos financieros (put y swap), y que esta acción fue equivalente al 16% de las exportaciones de la empresa. Sobre esos cálculos, asegura que no hubo pérdidas. Si bien se pagaron US$427 millones a las entidades financieras con las que se contrataron las coberturas, se obtuvieron US$1.647 millones por las ventas del petróleo. El balance finalmente, según Ecopetrol, fue favorable a la empresa.

A la pregunta de por qué una empresa mixta que maneja capitales públicos y privados realiza inversiones con altos niveles de riesgo, Ecopetrol respondió que precisamente lo hace para mitigar los riesgos y que no hacerlo sería más especulativo. “Lo hacen Petrobras, Apache, Anadarko y Pemex, con un cubrimiento superior al de Ecopetrol. Además, lo recomiendan los expertos nacionales e internacionales. Esta información es pública y las conferencias con analistas son transmitidas por internet”, respondió Ecopetrol a El Espectador.

Sin embargo, los reclamos a la petrolera están sustentados casi en los mismos argumentos. Es cierto que otras petroleras realizan operaciones de cobertura estratégica, pero el control es minucioso,

se determinan las pérdidas diariamente y se evalúan los escenarios posibles, probables y remotos para tomar decisiones. El interrogante que se hacen los expertos es, si no es necesario una normatividad precisa para tomar esta clase de riesgos, y si los accionistas privados conocen en detalle cómo se realizan estos negocios.

Aunque se trata de un debate técnico, hay demasiados intereses económicos en juego. Lo peculiar es que, interrogando a Ecopetrol sobre cuántos accionistas formularon inquietudes en la asamblea del pasado 22 de marzo, sobre los resultados financieros negativos de operaciones de cobertura en 2011, la respuesta de la empresa, a través de la vicepresidenta de suministro y mercadeo Claudia Castellanos, fue que “no se realizaron inquietudes o comentarios sobre los resultados de esas operaciones”. La pregunta obligada es: ¿Lo conocían en detalle los socios privados?.

En sus estados financieros, Ecopetrol incluye las operaciones de cobertura que se llevan a cabo con bancos y otras entidades con calificación de riesgo crediticio, como ‘gastos de la entidad’. Una decisión que, en criterio de la empresa, obedece a que las normas de contabilidad en Colombia obligan a registrar estas operaciones desglosadas en rubros independientes (ingresos y egresos). En Estados Unidos la contabilidad de coberturas es obligatoria. Así las cosas, queda otra duda: ¿son perdidas o son gastos?.

Por ahora, el tema va a convertirse en un debate de control político en el Senado de la República, y precisamente será el congresista Jorge Robledo quien busque aclarar si, tratándose de recursos públicos e incluso de regalías, si se justifica realizar operaciones con altísimos costos, así las pérdidas que éstas generen queden aminoradas por las enormes ganancias del negocio petrolero. Un escenario de dudas y cálculos económicos que fue advertido por el extinto senador Hugo Serrano desde 2004 y que por lo pronto la Contraloría podría ayudar a aclarar.

Comparte: