27 Apr 2010 - 4:13 a. m.

Parafiscales en el debate electoral

Carta de Uribe a alumnos del Sena revive discusión sobre participación indebida en política por parte del mandatario.

Redacción Política

Desde el pasado 13 de abril, en todas las regionales del Sena en el país, se viene repartiendo una carta firmada por el presidente Álvaro Uribe Vélez, dirigida a los “aprendices” y toda la “familia” del Sena, en la que insta a trabajar todos los días “para fortalecer” la entidad. En la misiva, el Primer Mandatario destaca los logros en cuanto al incremento en el número de cupos, que este año llegarán a 7’857.713, lo cual ha sido posible, según dice gracias al crecimiento del presupuesto, que en el año 2002 era de $589.454 millones y en  2010 llegará a cerca de $2 billones, y a la “defensa permanente de la fuente sagrada de ese presupuesto, que son los parafiscales”.

El Presidente les agradece también la confianza que han depositado en el Sena y garantiza su compromiso con el futuro de la entidad. “Espero sinceramente que los próximos presidentes también vean en el Sena todas las oportunidades de seguir cambiando este país, tal como lo hicimos en mi gobierno”, concluye. La carta no dejaría de ser un trámite más si no fuera por que el tema de los parafiscales —aquellos aportes que hacen las empresas y los trabajadores destinados a solventar al Sena, a Bienestar Familiar y las cajas de compensación— se ha convertido en punto de controversia dentro de la actual campaña electoral por la Presidencia.

En las posiciones de los candidatos y las interpretaciones que se hacen de sus propuestas frente al tema de los parafiscales radica la polémica. Por eso, cuando el mismo director del Sena, Darío Montoya, invitó a cerrar filas en la defensa de los recursos de la institución y que se les diera la oportunidad “de demostrar por qué la entidad requiere los parafiscales para seguir prestándole este servicio al país de educación de calidad, de oportunidades, de empleo, de emprendimiento y de trabajo”, le llovieron críticas y acusaciones de estarse metiendo en política, algo de lo que también podría ser señalado el presidente Uribe.

Las suspicacias surgen por las posiciones de los candidatos presidenciales. Mientras algunos defienden los parafiscales, hay quienes plantean modificaciones y otros se inclinan por su eliminación por considerarlos un obstáculo para la generación de empleo. Por ejemplo, Juan Manuel Santos, de la U, es visto como un defensor, aunque la presencia en su campaña de Mauricio Santamaría, ex director de Fedesarrollo, se percibe con recelo por sus conocidas críticas en el sentido de que esos gravámenes causan desempleo e informalidad y su propuesta de suspenderlos temporalmente mientras la economía se recupera.

Antanas Mockus, del Partido Verde, ha sido señalado de enemigo de los parafiscales. Lo cierto es que sí los considera una traba para la generación de empleo formal, pero reconoce que su reducción impediría la continuación del Sena y el ICBF, por lo que propone darles mayores beneficios a los empresarios que cumplan con su puntual pago. Gustavo Petro, del Polo Democrático Alternativo, ha dicho que mantendrá los parafiscales, “vitales para sostener el Sena y el ICBF”.

En la línea de establecer modificaciones está Rafael Pardo, del Partido Liberal, quien propone que se rebajen para aquellos empresarios que contraten jóvenes recién egresados. Germán Vargas Lleras, de Cambio Radical, plantea abiertamente “redefinir los aportes parafiscales y reducir los costos de despido para disminuir el costo relativo del empleo”, y Noemí Sanín, del Partido Conservador, ha dicho que no los va a desmontar. Lo cierto es que el tema seguirá en el centro del debate político-electoral y las suspicacias seguirán a la orden del día a raíz de cartas como la del presidente Uribe al Sena.

Comparte: