En vivo
Contrato del Mintic: juez decide si envía a la cárcel a tres implicados
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Minimizar
20 Apr 2010 - 12:03 a. m.

Piden revisar manuales de convivencia

Investigadores de la Universidad Nacional de Medellín encontraron que las normas en algunos colegios van en contravía de la ley.

Redacción Vivir

Luego de analizar alrededor de 75 manuales de convivencia de colegios, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Medellín, concluyó que es necesaria una reelaboración de un buen número de ellos, pues violan derechos fundamentales de los jóvenes así como otras normas constitucionales.

Édgar de Jesús Ramírez Monsalve, profesor de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas y coordinador del estudio resaltó que “algunos códigos son de una línea disciplinar muy fuerte, casi tipo Inpec donde prima el aspecto represivo”.

En la revisión de los manuales, encargada por la Secretaría de Educación, se detectaron algunos que abiertamente prohiben la homosexualidad, los embarazos y otros que imponen normas que atentan contra el libre desarrollo de la personalidad como el corte de cabello o el uso de adornos.

“Hay manuales que se meten demasiado con el desarrollo libre de la personalidad”, explicó Ramírez y añadió: “En lo que tiene que ver con el debido proceso, nos preocupó que los estudiantes no tienen derecho a replicar, ni un tribunal imparcial, sino que son muchas veces sancionados según el capricho de los directivos”.

En opinión de los investigadores, este desacuerdo entre la Constitución y las leyes con los manuales de convivencia se debe a que cuando los colegios se vieron en la obligación, años atrás, de redactarlos recurrieron a estrategias como la contratación de abogados que sin conocimientos en pedagogía redactaron los textos. Algunos otros, por la premura, copiaron normas sin pensar en su impacto.

Para los investigadores, la falta de coherencia de los manuales ha generado una cascada de tutelas que constantemente obligan a los colegios y sus directivas a rectificar normas. Según Ramírez, “en la consulta que hicimos, encontramos que cada colegio en Medellín tiene al menos dos, tres o cuatro tutelas como mínimo, falladas por procedimientos ilegales”.

A partir de las observaciones realizadas por el grupo de la Universidad Nacional, la Secretaría de Educación de Medellín ofrecerá unas guías a través de internet para docentes y directivos que sirvan como modelo para la reelaboración de los manuales. El objetivo es promover una educación en la que se entienda al estudiante como un ciudadano en formación.

Comparte: