18 Feb 2009 - 11:00 p. m.

Podría ser padre en coma

El ginecólogo italiano Severino Antinori es, hoy por hoy, el centro de atención de los medios de comunicación de su país. El martes visitó el hospital San Mateo en el municipio de Pavía con una misión particular: extraer el semen a un hombre de 35 años sumido en estado de coma por la acción de un cáncer cerebral sorpresivo.

El Espectador

El doctor asumió la tarea motivado por los deseos de la esposa del paciente, quien argumentaba que un mes antes de que la enfermedad acercara a su pareja al calvario, y en común acuerdo, habían tomado la decisión de traer un hijo al mundo.

“Decidí actuar porque hay una mujer que quiere ser madre y necesita motivos para superar la inmensa tristeza”, declaró Antinori al diario italiano Corriere della Sera, en medio de una gran polémica que tuvo su primer capítulo hace dos semanas, cuando la esposa hizo expresa su intención de recurrir a la fecundación in vitro con espermatozoides de su marido.

El hospital San Mateo se negó a practicar el procedimiento sin la autorización del paciente, así que su padre tuvo que oficiar ante un juez como “tutor” y dar la autorización. Sin embargo, luego de conseguirla, el hospital se declaró impedido “por falta de instalaciones adecuadas”.

Fue entonces cuando el viernes pasado apareció Antinori y ofreció sus servicios gratuitos para realizar la fecundación en el Centro de Crioconservación de Gametos Masculinos de Padua y prometió a la mujer que todo estaría listo en un mes.

Comparte: