14 Dec 2010 - 4:19 a. m.

Por ola invernal, ordenan a ministros apadrinar departamentos

El Gobierno obligará a los habitantes de las zonas más vulnerables a desalojar de inmediato sus hogares para evitar tragedias mayores.

Redacción País

No cabe duda alguna. El desafío por la ola invernal y la consecuente tragedia en los 32 departamentos del país son la primera preocupación nacional del momento y obligó al Ejecutivo a adoptar dos medidas de urgencia que denotan a las claras cuán grave es la situación que padecen más de 200 mil familias y hasta qué punto ha tenido que replantear el Gobierno sus prioridades de atención: la designación de los Ministros como padrinos de las regiones a atender y la expedición de un decreto que obliga a los habitantes de las zonas más afectadas a desalojarlas de inmediato.

El primer punto se refiere a la creación de una especie de Plan Padrino, en el cual cada uno de los Ministros del gabinete y los altos consejeros presidenciales está encargado, a partir de la fecha, de tutelar las labores de atención a uno o dos departamentos, con el fin de hacer más eficaz la atención a los damnificados. Según el Ejecutivo, no se trata de reemplazar a los gobernadores y demás autoridades locales, sino de brindar una interlocución directa con el alto gobierno para que no se dilaten los esfuerzos de ayuda. Las labores de apoyo en Antioquia, Bolívar y Atlántico, tres de los entes territoriales más golpeados por el fuerte invierno que vive el país desde hace tres meses —y que, según las autoridades meteorológicas, se extenderá hasta marzo— estarán bajo la coordinación de los ministerios de Ambiente, Defensa y Transporte, respectivamente.

La designación no significa, ni más faltaba, que los Ministros abandonen sus funciones cotidianas, pero sí equivale a la orden de apersonarse de inmediato de la asistencia del que hoy es el primer tema de la agenda gubernamental.

En segundo lugar, ante la magnitud de la tragedia del invierno en Colombia, y a usanza de grandes desastres en el mundo, el Gobierno Nacional tomó la determinación de obligar a los habitantes de las zonas en más alto riesgo a evacuar de inmediato dichos lugares, con el fin de evitar que los desbordamientos y deslizamientos ocasionados por las lluvias sigan cobrando vidas. La medida extrema tiene como principales ejes de aplicación a municipios de los mismos departamentos de Bolívar, Atlántico y Antioquia, pero tendrá vigencia nacional, según el Ministerio del Interior.

El panorama en dichas regiones no podía ser más trágico. Ayer, mientras las autoridades reportaban avances en los operativos para la reparación de los daños en el Canal del Dique, el mismo que al abrirse dejó expuestas a miles de personas de cinco municipios del Atlántico ante la furia de las crecidas aguas del río Magdalena, la región vivía un escenario de paradoja en medio del dolor: mientras unos clamaban por ayuda inmediata para huir de la región en la que acaban de perder sus hogares, otros se resistían a salir de allí, ignorando las órdenes gubernamentales y las amenazas de catástrofe natural (ver nota anexa).

El ministro de Transporte, Germán Cardona, redobló esfuerzos para hacer presencia en las zonas afectadas y llegó a Santander y Norte de Santander, en donde constató que el transporte por carga ha sido uno de los renglones más afectados ante los daños en varias de las más importantes vías. Los reportes de los agricultores alcanzaron ayer su nivel más alarmante: ya son 680.000 las hectáreas productivas inundadas por las lluvias. El Ministerio de Educación activó un plan de emergencia para garantizar que en los colegios del país programen planes especiales, con el fin de que los alumnos no tengan que ir a clases en las zonas más afectadas sin que eso signifique que pierdan el año lectivo. y en materia de salud continúa la preocupación por las consecuencias de las inundaciones, especialmente entre la población infantil. Eso sin hablar del incremento en la incidencia de casos de mordeduras de culebras en las zonas templadas y cálidas.

No hay un solo lugar del país en el que se hable de otro tema y casi se puede decir que todos los municipios han sido víctimas, de alguna forma, de las fuertes lluvias.

Afortunadamente, también crece el apoyo ciudadano para los más afectados. La campaña Colombia Humanitaria, promovida por la Presidencia de la República, recibió nuevos apoyos de la empresa privada y de países amigos para asistencia a las víctimas (Brasil donó $1.000 millones en agua y alimentos a través de Naciones Unidas).

Delegados Presidenciales para el inverno

El Gobierno presentó ayer el listado  de ministros y altos consejeros que se encargarán de apoyar a los gobernadores y alcaldes del país en la implementación de medidas para mitigar el impacto del invierno, esta es la lista:

Ministerio de Relaciones Exteriores:  La Guajira.

Ministerio de Hacienda y Crédito Público: Bogotá D.C. y Boyacá.

Ministerio de Defensa Nacional: Bolívar.

Ministerio de Agricultura: Valle del Cauca y Cauca.

Ministerio de la Protección Social: Sucre.

Ministerio de Minas y Energía: Magdalena.

Ministerio de Comercio, Industria y Turismo: Eje Cafetero (Risaralda, Caldas y Quindío).

Ministerio de Educación: Nariño.

Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial: Antioquia.

Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones: Cundinamarca y Tolima.

Ministerio de Transporte: Atlántico.

Ministerio de Cultura: Chocó

Alta Consejería Asesora de Seguridad Nacional: Arauca- Casanare.

Alta Consejería para las Regiones y la Participación Ciudadana: Santander.

Agencia Presidencial para la Acción Social: Caquetá - Putumayo.

Alta Consejería para la Prosperidad: Cesar.

Alta Consejería para la Gestión Pública y Privada: Córdoba.

Alta Consejería de Buen Gobierno:  Huila.

Alta Consejería para la Gestión Ambiental: Meta y Secretaría Consejo de Ministros: Vichada. y  Norte de Santander.

Temas relacionados

Ola invernal
Comparte: