12 Mar 2011 - 9:29 p. m.

"Pretendemos reducir emisiones en un 45%": Juan Antonio Nieto

El secretario distrital de Ambiente habló sobre los retos ambientales de Bogotá. Preámbulo de Foros El Espectador, el 16 de marzo con Al Gore.

Redacción Vivir

Juan Antonio Nieto, secretario distrital de Ambiente y quien estará presente en el Foro de El Espectador del próximo miércoles 16 de marzo, al que asistirá el premio Nobel de Paz y exvicepresidente de Estados Unidos Al Gore, habló sobre los retos que enfrenta la ciudad en materia ambiental.


¿Qué tan verde es Bogotá?


Bogotá ya tiene el reconocimiento internacional del Green City Index como la cuarta capital de Latinoamérica más ecológica. Sólo nos resta mejorar lo concerniente a calidad del aire. Aunque cuando se realizó la medición no había entrado a funcionar el pacto con Ecopetrol ni las zonas piloto de recuperación ambiental. Si hoy se hiciera la evaluación, estaríamos disputando el segundo o tercer lugar.


Si tuviera que hacer una lista de prioridades ambientales de la ciudad, ¿cuáles serían?


Hay que vigilar la contaminación del aire y también mejorar las condiciones del río Bogotá y los afluentes como el Fucha, Salitre y Tunjuelo.


¿Qué se está haciendo para solucionar el problema del aire?


Acabamos de expedir el Plan Decenal de Descontaminación, que contempla once grandes acciones que este gobierno y los próximos deberán abordar para lograr poner la calidad del aire que respiramos dentro de estándares internacionales. Pretendemos reducir emisiones totales en un 45% de las actuales en una década. Esto implica bajar los niveles de óxido de nitrógeno, monóxido de carbono, carbono orgánico total y dióxido de carbono, entre otros.


¿Y para el río Bogotá?


Para el río Bogotá ya se logró el cierre financiero para la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales de Canoas. Esto, más todas las acciones previas, nos permitirá en un mediano y largo plazo descontaminar las aguas de los afluentes. Primero podríamos usarlas para riego y luego para consumo humano.


Bogotá firmó un acuerdo con otras ciudades del mundo para combatir el cambio climático. ¿Sí están avanzado los compromisos?


Los compromisos que firmó Bogotá en Copenhague y México guardan relación con lo que establecimos en este gobierno en marzo y junio de 2008 con la puesta en marcha del Programa Distrital frente al Cambio Climático y la suscripción del Manifiesto Frente al Cambio Climático. En ese manifiesto, 41 empresas, tanto públicas como privadas, además de la academia, se vincularon a la iniciativa.


¿Cómo se imagina a Bogotá en  2050?


Lo que creo es que debe integrarse la ciudad con la región. No podemos seguir mirándonos el ombligo. Y por supuesto creo, a propósito de las bases que estamos dejando en el plan territorial y el Plan de Ordenamiento del Norte, que Bogotá será una megalópolis como la soñamos todos.


¿Un reto ambiental del próximo gobierno distrital?


Aunque parezca mentira, recibimos un sector con pocas líneas base. Lo que me indica que hubo alto grado de improvisación en el pasado en manejo de temas ambientales. El primer y parte del segundo año lo dedicamos a dejar sembradas las bases que les van a permitir a próximos alcaldes tener un referente técnico para decidir y disminuir riesgo en improvisación. Una equivocación es grave. Los retos están planteados: bajar contaminación del aire, agua, cuidar humedales, arborización, meter en cintura a grandes contaminadores. Ejercicios de control con las empresas. Pero sobre todo debe haber énfasis en educación ambiental, para que unos y otros entendamos que es una responsabilidad de todos.


¿Qué tema le gustaría discutir con Al Gore en su visita a Colombia?


Tengo tres inquietudes que rondan en mi cabeza. Uno es qué tan cerca estamos de que las grandes potencias puedan llegar a bajar los niveles de emisión de gases de efecto invernadero. Dos, cual es el tratamiento real y efectivo, aparte del fondo al que inyectan plata, para lograr que reservas como las de América Latina puedan ser cuidadas. Tres, cómo lograr que la pobreza y el desorden no nos lleven a depredar todo el medio ambiente.

Comparte: