En vivo
Siga la audiencia de Nicaragua-Colombia en La Haya
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
La Corte Internacional de Justicia escucha este lunes los argumentos de una demanda que interpuso Managua contra Bogotá por supuestas violaciones a sus derechos sobre el espacio marítimo que le otorgó esa misma corte en 2012.
Minimizar
25 Mar 2011 - 5:58 a. m.

Primer acuerdo Gobierno-Polo: censo electoral

Reforma política dice que el censo sería de quienes votaron en las pasadas presidenciales.

Redacción Política

Un hecho nada usual ocurrió ayer en la Casa de Nariño. El Polo Democrático Alternativo fue el invitado a un desayuno de trabajo con el presidente Juan Manuel Santos. Hubo diálogo y hasta acuerdo. El jefe de Estado se comprometió a objetar la reforma política en caso de que la Corte Constitucional apruebe la interpretación de que para los próximos comicios sólo podrán votar los colombianos que lo hicieron en la más reciente elección presidencial.

La preocupación del Polo era que, de cumplirse la norma en dichos términos, ellos serían los principales afectados, pues tuvieron la idea de llamar a la abstención en la segunda vuelta presidencial de 2010, como un gesto de desacuerdo con los candidatos finalistas Juan Manuel Santos y Antanas Mockus. Dicha expresión tendría ahora sus efectos y ese grupo de votantes sería uno de los sectores claramente excluidos en los próximos comicios.

Hasta la fecha son aptos para votar y hacer parte del censo electoral los ciudadanos con cédula de ciudadanía vigente expedida después de 1988, así como quienes se han inscrito desde entonces. No obstante, si la reforma política pasa el examen de la Corte y es sancionada por el presidente, el censo se conformaría sólo por quienes sufragaron en la última elección, quienes obtuvieron su cédula por primera vez después de esos comicios y quienes la inscriban antes de la próxima elección.

La idea de excluir del censo electoral a los abstencionistas no es nueva y ha sido objeto de intenso debate político y académico en el continente (ver análisis página. 4).

En el último período de 2009, un total de 2 millones 485 mil 530 colombianos inscribieron sus documentos de identidad para las elecciones de Congreso y Presidencia 2010. De ellos, 76 mil 965 ingresaron al censo electoral. El resto simplemente cambió de puesto de votación. Por eso, el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, sostiene que el Gobierno está de acuerdo en que la interpretación de dicho censo debe ampliarse para incluir a quienes han sufragado desde 2007.

“Hay que incorporar no sólo a aquellos colombianos que votaron en la última elección —primera y segunda vuelta presidenciales—, sino también a aquellos que votaron en la de Congreso y también a los que participaron en las anteriores elecciones de alcaldías, gobernadores, diputados y concejos en 2007”, agregó.

Según Vargas Lleras, en caso de que la Corte se pronunciara con un criterio “restringido” acerca del censo, el presidente ha adquirido el compromiso de objetar la iniciativa para que en ningún caso el censo electoral en Colombia se limite a la última elección presidencial. Precisamente la presidenta del Polo Democrático, Clara López, manifestó que recibió el compromiso de Santos de objetar el punto de la reforma sobre el censo para que su movimiento no sea excluido.

Pero el Polo no ha sido el único que se ha opuesto a la restricción. El registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, ha dicho que el censo electoral debe estar integrado por la cantidad de cédulas renovadas. “Hoy tenemos un censo de 30 millones 376 mil 373 ciudadanos habilitados para votar y un total de 30 millones 426 mil 521 ciudadanos con cédulas de ciudadanía amarillas con hologramas. Las diferencias son mínimas y consisten en los militares y los condenados, que deben estar por fuera del censo”, explicó.

Si bien por la política de puertas abiertas de este gobierno de Unidad Nacional a Palacio habían entrado casi todos los sectores políticos, el Polo había sido el gran ausente y la primera reunión parece que superó las expectativas. El Ejecutivo se comprometió con ellos a mantener el censo y  acordaron sentarse a la mesa para contribuir a la presentación del proyecto de estatuto a la oposición, en el que tanto ha insistido Vargas Lleras y que se espera esté listo para presentar en los próximos días.

Comparte: