20 Aug 2008 - 9:29 p. m.

Primera red de carros eléctricos

Israel planea construir 500.000 estaciones para recargar baterías y masificar el uso de esta tecnología limpia.

Redacción Vivir

Las reservas de crudo escasean. El precio del barril de petróleo sigue su escalada por encima de los 130 dólares. Las emisiones de gases contaminantes tienen al planeta al borde de una fiebre climática. Ante ese panorama, vivir sin petróleo se ha convertido en un sueño y una obsesión para un gran número de países. Dispuestos a cortar su dependencia energética y lograr la autosuficiencia, los israelitas han decidido tomar la delantera y apostarle a los carros eléctricos en el siglo XXI.

Si se cumplen las metas trazadas por el gobierno de Israel, el próximo año estará configurada la primera red de autos alimentados con electricidad, que contará con 500.000 puntos para recargar baterías. Las multinacionales Nissan y Renault ya se comprometieron en la producción masiva de este tipo de vehículos y el gobierno planea una serie de medidas que apuntan a rebajar impuestos para incentivar la compra, así como a incrementar el número de placas solares sembradas en el desierto del Néguev para alimentar la red.

“En el pasado ya lo hicimos con la alta tecnología, con el software. En el futuro lideraremos el mundo de las energías renovables”, comentó Hezi Kugler, director general del Ministerio de Infraestructuras israelí al periódico El País, de España.

El mayor tropiezo para la masificación de vehículos impulsados por electricidad hasta ahora, ha sido la falta de una infraestructura que los alimente. Pero Israel parece ser el lugar ideal para revertir esta tendencia, pues por su reducida geografía, las distancias entre una ciudad y otra no sobrepasan los 150 kilómetros.

Sin embargo, crear una red de autos eléctricos va más allá de reemplazar a los tradicionales que funcionan con gasolina. El cambio de tecnología implica un cambio de mentalidad y costumbres. Y lo más difícil puede ser renunciar a la idea del carro propio. El modelo económico que se ha pensado implementar supone que cada cliente alquila para un número máximo de kilómetros un vehículo, así como el servicio técnico.

Como explicó Dafna Berezovski, directora de marketing de Better Place, la empresa detrás del invento, al diario El País, “el precio mensual del contrato del coche eléctrico será siempre menor que lo que los conductores invierten ahora cada mes en gasolina”.

Better Place invertirá en la primera fase 130,5 millones de euros, a los que deberán añadir otros 533 más adelante. El gobierno se ha comprometido con ajustar la legislación y estimular el uso de la nueva tecnología. Como lo informó el periódico español,  los israelíes hoy pagan hasta un 80% de impuestos al comprar un coche y el gobierno podría llegar a reducirlos hasta el 20% para la compra de vehículos eléctricos.

El hombre eléctrico

Uno de los artífices de las redes de autos eléctricos es el empresario Shai Agassi. Fue este israelí quien convenció al gobierno israelí y al danés de apostarle a esta tecnología y ya apunta su diplomacia económica hacia países europeos, entre ellos el Reino Unido. Agassi cautivó la atención del gobierno israelí cuando prometió que con una revolución de esta magnitud, a la vuelta de 12 años el país podría reducir hasta en un 25% sus importaciones de petróleo. Esto, además de un gran ahorro para la economía nacional, equivaldría a una mejor posición en las negociaciones geopolíticas.

Este mes, Israel aprobó un paquete legislativo para incentivar el uso de energía renovable y en el desierto de Néguev comienza a tapizarse la arena con placas de energía solar con las que se pretende producir hasta 4.000 megavatios. Los demás países dependientes de petróleo, ahora sí tendrán que ponerse las pilas.

Comparte: