29 May 2020 - 2:00 p. m.

“Queremos un país diferente que supere la brecha entre la ciudad y el campo”

El vicerrector académico de la Universidad de La Salle, el hermano Cristhian Díaz Meza, en entrevista con El Espectador, nos habla de la importancia de la educación rural y del Proyecto Utopía.

¿Qué tipo de liderazgo educativo ha asumido la Universidad de La Salle ante los desafíos generados por la contingencia del COVID-19?En nuestra universidad hemos adoptado un sinnúmero de medidas integrales que buscan mitigar los efectos que el COVID-19 puede producir en quienes hacemos parte de ella. Esto nos llevó a asumir un liderazgo sistémico, distribuido y participativo que ha permitido descentralizar procesos administrativos, coordinar acciones de respuesta pronta, y tomar decisiones informadas, con el fin de poder afrontar las situaciones que emergen diariamente en el transcurso de esta contingencia.Ha sido interesante ir transitando de un modelo de liderazgo centralizado y vertical hacia uno más abierto, constructivo y horizontal. Esto implica incorporar las voces de los miembros de la comunidad universitaria y construir rutas de acción que nos ayuden a afrontar todos los complejos aspectos que tocan la vida académica y administrativa de la Universidad.

¿Cuál ha sido la labor de la Universidad de La Salle en la formación de jóvenes campesinos líderes que aportan a la transformación productiva de sus lugares de origen?Esta semana justamente estamos celebrando los diez años de inicio del Proyecto Utopía, el primer campus rural del país, una iniciativa que ha buscado formar jóvenes campesinos líderes que provienen de zonas afectadas por la violencia. Los jóvenes que son seleccionados para participar en el proyecto tienen la oportunidad de estudiar en el programa de ingeniería agronómica, desarrollar habilidades de liderazgo comunitario e implementar proyectos productivos en sus zonas de origen. Sin duda alguna, el compromiso con los territorios, la construcción de paz y el desarrollo productivo del país son aportes sólidos y tangibles que la Universidad de La Salle realiza al apostar por una ruralidad diferente, donde los sueños, la convivencia pacífica y el desarrollo humano sostenible se conviertan en posibilidades de mejoramiento de la calidad de vida de nuestra población campesina.

Utopía es una realidad de lo que debe ser la educación rural, ¿cómo ha avanzado este proyecto?Es motivo de júbilo y regocijo celebrar esta fecha. El proyecto está marchando de forma exitosa. Los jóvenes que hacen parte de esta iniciativa se comprometen día a día con su proceso formativo y comunitario. No obstante, su permanencia en el proyecto depende, en gran medida, de los aportes que grupos de organizaciones y personas donantes realicen. Sabemos que el COVID-19 puede tener impactos mayores en muchas de estas organizaciones y personas. Por eso, la mejor manera de celebrar estos diez años, es uniéndonos a la campaña Unisalle Solidaria en su línea de apoyo al proyecto Utopía. Con nuestro aporte personal o institucional estaremos ayudando a que los jóvenes que hacen parte del proyecto puedan continuar sus estudios e impactar positivamente a sus regiones de origen.

Si la educación virtual en la ciudad es un gran desafío, no lo es menos en la ruralidad con la formación de maestros y la adecuación de las Escuelas Normales rurales con la actual coyuntura.Exactamente. Desde la Universidad, hemos defendido siempre la idea de que la educación rural debe ser atendida y transformada, si queremos un país diferente que supere la brecha entre la ciudad y el campo. Esto implica, necesariamente, implementar planes de mejoramiento y fortalecimiento de las Escuelas Normales para que sigan siendo los centros de formación pedagógica, social, comunitaria y cultural que han sido hasta el momento, pero con mayores posibilidades administrativas y presupuestales que les permitan asumir eficientemente el reto de educar en, desde y para el territorio. La educación remota asistida por tecnologías se convierte en un desafío mayor. Por esta razón, necesitamos, hoy más que nunca, del compromiso del gobierno local, regional y nacional para que estos grandes centros de formación docente se conviertan en lugares de excelencia que logren usar herramientas virtuales para apoyar el propósito de llegar a más lugares y a más personas que se encuentran en los lugares más apartados de nuestra geografía nacional.

¿Cómo analiza el futuro de la educación virtual y los planes que tiene la Universidad de La Salle en este aspecto?La educación virtual es una gran apuesta de formación que tiene grandes implicaciones y posibilidades. Podemos decir que el futuro que nos muestra la cuarta revolución industrial ya está aquí. En este contexto, la educación virtual de calidad se convierte en una estupenda oportunidad para aquellas personas que desean avanzar en su formación profesional, a través del uso de nuevas herramientas.Como Universidad, estamos preparados para asumir el reto de ofrecer excelentes programas académicos de pregrado y posgrado que atiendan las necesidades formativas de sus potenciales estudiantes. En este momento ya contamos con seis programas académicos, tanto en pregrado como en posgrado, que se llevan a cabo con el uso completo (virtual) o combinado (blended) de espacios virtuales de aprendizaje que han sido diseñados para llevar una oferta académica de calidad a diferentes lugares del país. En este sentido, nos alineamos con el uso de nuevas tecnologías y su aplicación a la formación universitaria. En la coyuntura que vivimos, aprovechamos el potencial de la educación virtual para crear escenarios de aprendizaje remoto apoyados por tecnologías. Esta experiencia, aunque inusitada, nos ha dejado grandes aprendizajes y nos ha ayudado a descubrir nuestro potencial y capacidad de respuesta ante la incertidumbre.

¿Cuál es la importancia de los educadores rurales en medio de la crisis y el rol de la Universidad de La Salle en su acompañamiento y en la construcción de políticas de educación rural?Los maestros y las maestras rurales tiene un rol muy importante en la generación de ambientes de aprendizaje pertinentes, contextualizados y útiles para los niños, las niñas y los jóvenes de nuestra Colombia rural. Nuestra opción por la formación y el acompañamiento de formadores de maestros, a través de la Red de Escuelas Normales Superiores del país, busca reconocer el compromiso de muchos jóvenes que desean ser docentes en la ruralidad. Hemos afirmado y reconocido la gran capacidad de desarrollo pedagógico, investigativo e innovador que tienen las Escuelas Normales Superiores en los lugares donde se encuentran. Allí, donde se forman los maestros y las maestras rurales, encontramos un potencial que la Universidad ha querido acompañar, fortalecer y dar a conocer.

Temas relacionados

Educación ruralLa Salle
Comparte: