4 Aug 2011 - 11:00 a. m.

Reunificación liberal, a las urnas

Sería el 30 de octubre, día de las elecciones. Consejo Electoral tramita solicitud que busca retorno de militantes de la U y Cambio Radical.

Redacción Política

El Partido Liberal planea convocar para el próximo 30 de octubre, día de las elecciones para autoridades locales y regionales, una consulta popular preguntándoles a militantes y seguidores si están o no de acuerdo en que se trabaje en función de la reunificación de la colectividad.

La pregunta, que será sometida a consideración de los votantes, es la siguiente: “Voto porque la Dirección Nacional Liberal promueva un proceso de reunificación liberal con otros partidos y movimientos políticos con personería jurídica, así como con grupos de ciudadanos, sobre la base de los principios ideológicos de nuestra colectividad. En consecuencia, autorizo al Partido Liberal para hacer la adecuación normativa y estatutaria que facilite este propósito” (ver facsímil).

El proceso incluiría a todas aquellas corrientes surgidas en los últimos años de sus propias entrañas, a raíz de las crisis internas vividas y que hoy constituyen movimientos políticos como el Partido de la U, Cambio Radical, entre otros.

Para ello, el director único del liberalismo, Rafael Pardo Rueda, en carta enviada el pasado 29 de julio, le preguntó al Consejo Nacional Electoral (CNE) sobre la viabilidad de hacer dicha consulta, incluyendo en los próximos comicios una papeleta con la pregunta.

Un tema que estuvo en primera línea hace apenas un mes, cuando en un homenaje del mismo Partido Liberal al expresidente César Gaviria, el hoy primer mandatario Juan Manuel Santos dijo: “Si ustedes me consideran su presidente, yo los considero mi partido”. Palabras que muchos interpretaron como el primer paso de un objetivo que el jefe de Estado tendría trazado desde que llegó a la Casa de Nariño: el de la reunificación de los rojos.

Horas después, Santos tuvo que salir a aclarar en Twitter que “compartir ideas no significa abandonar el que es y seguirá siendo mi partido, la U”. Sin embargo, desde ese entonces los rumores no paran, más aún cuando los mismos César Gaviria y Rafael Pardo han dado señales en ese sentido. “No creo que haya grandes diferencias ideológicas entre sectores que surgieron en el gobierno del presidente Uribe”, señaló el exmandatario, mientras que Pardo ha sido más directo: “Tenemos la propuesta, que ha sido clara, y en eso hemos dado pasos importantes. No es sorpresa para nadie que haya avances”, dijo.

Pero además, el expresidente Ernesto Samper contribuyó en echarle más leña al fuego al advertir que “tras la Unidad Nacional de Santos viene la reunificación liberal”. Y hasta el también exmandatario conservador Andrés Pastrana se atrevió a dar su vaticinio, cuando en declaraciones a Caracol Televisión expresó que estaba convencido de que el presidente (Santos) buscaría “fortalecer el liberalismo como soporte de su gobierno”.

Lo cierto es que el hecho de realizar una consulta popular, preguntando por la reunificación liberal, plantea varios escenarios y deja sobre la mesa algunos interrogantes: ¿Tiene conocimiento el presidente Santos de ello? ¿Qué piensan en el Partido de la U y Cambio Radical? ¿Cómo jugarían los conservadores y los llamados ‘uribistas purasangre’ ante lo que sería una nueva configuración de la Unidad Nacional? Por ahora, según conoció El Espectador, parece claro que si bien Pardo está hoy al frente del proceso, probablemente en poco tiempo tendrá que hacerse a un lado, cuando entre a formar parte del equipo ministerial del presidente.

Siendo así, hoy en el liberalismo se viven horas de tensión, pues los objetivos son grandes y si Pardo se va es necesario designar a un sucesor que genere consenso y represente a gaviristas, samperistas y, claro, santistas. Ya alguien habló de rescatar una jefatura plural, pero las experiencias recientes no lo recomiendan. De cualquier manera, el Partido Liberal tiene una premisa clara: el apoyo total al gobierno de Juan Manuel Santos.

Al consultar en el CNE sobre si es viable o no realizar la consulta preguntando por la reunificación liberal, fuentes del organismo le explicaron a este diario que ese es un derecho de todos los partidos y que la ley estipula que se debe informar sobre tal decisión 45 días antes de la fecha de las elecciones. Pardo, curándose en salud, lo hizo con más de 90 días de anticipación.

La reunificación significaría que aquellos que en cierto momento se declararon disidentes y se fueron para la U, Cambio Radical u otros movimientos, vuelvan a lo que se conoce como el “oficialismo liberal”. De darse la unión, serían nada más ni nada menos que el presidente Santos y Germán Vargas Lleras, hoy ministro del Interior y de Justicia, los llamados a erigirse como los ‘jefes naturales’ de ese nuevo ‘gran Partido Liberal’.

Así, quedarían en el pasado los duros momentos de crisis que, sólo para hablar de los últimos 20 años, se dieron por el Proceso 8.000, cuando varios dirigentes liberales dejaron la casa roja ante el escándalo que sacudió el gobierno de Samper y fueron a parar en 1998 a la campaña de Pastrana, entre ellos el mismo Pardo. “Liberales con Pastrana” se llamó el movimiento que ayudó a derrotar al candidato del oficialismo liberal, Horacio Serpa.

O cuando en 2002, en rebeldía contra la segunda candidatura serpista, varios líderes —incluido Vargas Lleras— se alinearon con el entonces disidente Álvaro Uribe y su propuesta ganadora de la seguridad democrática. Tras la derrota, el partido se declaró en “oposición con independencia crítica”, lo que obligó a muchos a dejar el barco para fundar el Partido de la U. Un proceso que lideró en su momento el ya fallecido Luis Guillermo Vélez, presidente del liberalismo. Hoy, el presente habla sobre la posibilidad de reunificación en el camino liberal, un proceso que, de darse, revolcaría por completo la política nacional.

Comparte: