10 Dec 2010 - 5:14 a. m.

Revuelo por capítulo Wikileaks Colombia

Primeros cables que se conocen, supuestamente emitidos desde la Embajada de EE. UU. en Bogotá, prenden la polémica.

El Espectador

Las sospechas de Naranjo

En octubre de 2009,  según el periódico ‘Le Monde’, el embajador  William Brownfield recibe al general Óscar Naranjo, director de la Policía, “quien le comunica sus sospechas” sobre las órdenes de espionaje ilegal. De acuerdo con el cable, la orden de las interceptaciones ilegales vendría del secretario general de Palacio, Bernardo Moreno, y  el consejero  José Obdulio Gaviria. Aunque Brownfield asegura que lo dicho por Naranjo es una especulación, comenta: “Pero una especulación de Naranjo tiene muchas probabilidades de ser verificada”. La revelación causó una  tormenta política y José Obdulio  se despachó en Twitter (ver todos sus tweets). El fiscal (e) Guillermo Mendoza  dijo que podría llamar al general Naranjo en calidad de testigo. En otro cable se reseña que Baruch Vega, un ex informante de la DEA, “estuvo conspirando con alias ‘Don Mario’ y otros paramilitares extraditados para construir un caso falso en contra del general Naranjo, pues el objetivo era desprestigiarlo. Por último,  Brownfield considera a Naranjo como “la segunda persona más popular de Colombia y sin duda el miembro del gobierno más astuto y mejor informado”.

Los ‘tweets’ de José Obdulio

8:00 a.m.

“Apenas ahora viene a entenderse mapa de calumnias y persecuciones que llevan meses. Naranjo mintiendo, denigrando de mí. ¿Qué pruebas tenía?”

 

 “Jefe de policía, fiscal general, actual director DAS, Jojoy, Iván Ríos detrás de mí. Y horda de perseguidores en los medios. ¿Cómo sobreviví?”

 

 “Naranjo, Muñoz, Iguarán: ¿Qué hice, fuera de servirles, para esa saña contra mí? ¿Chuzadas? ¡Respondan uds, si las hubo! Yo respondo por mí”

 

“¿Qué pruebas tenías, Naranjo? Yo sí notaba ese ambiente hostil, pero, ingenuo, pensaba en enemigos, no en traición”.

 

“Bien se ha dicho siempre: nada queda oculto bajo el sol. Funcionarios dedicados a regalar ‘chivas’ contra mí y yo haciéndome moler por ellos”.

 

“No me llamen más las emisoras. Estoy en Suiza, sale muy caro y soy muy amarrado. Twitter es mi emisora”.

 

“Conteste general. Yo le creo al embajador. Verá la diferencia cuando mencionen mis conversaciones. Sólo defensa y respeto por los compañeros”.

 

“Yo hablé mensualmente con la embajada: defendí una política, expliqué e hice respetar a la fuerza pública, atacada por cuatro costados”.

 

“Hice respetar al país, honor de policías y soldados. Diga alguien que propuse cosa chueca. Ni un tinto tomé del Estado. Soy un combatiente”.

9:00 a.m.

“A defender un gobierno de varones. Levantemos el fervor uribista. Abajo la cobardía. Abajo la traición. A luchar contra la calumnia”.

 

“Me cuentan que cierta bigornia periodística alabando a Naranjo. ¡Claro! Ya se supo quién los alimentó todo el tiempo contra mí. ¡Tápense!”

10:00 a.m.

“Colombia tiene derecho a saber: ¿Naranjo informó a Santos sus sospechas? Como chisme aunque sea. ¿O hacía méritos mintiendo a los gringos?”

 

“¿Ocultando sus ‘sospechas’ a sus superiores? En cualquier caso, grave. ¿Por qué no me denunció? ¡Cómo no le hicieron caso a Fernando Londoño!”

 

“Siempre previno sobre la personalidad de los tres ‘sabuesos’. Nadie le hizo caso. ¡Qué daño hicieron al Estado y al gobierno Uribe!”

 

“Esperemos qué va saliendo. Que publiquen mis conversaciones. Verán lo que es ser serio, veraz y leal. Que se investigue y castigue la traición”.

 

11:00 a.m.

“Dice alguien que me quiere que he sobrevivido. Pero teme no sobreviva a este contraataque. ¡Los cobardes sabrán que no mataron a un cobarde!”

 

“Presidente Santos: ¿no leeremos que Naranjo informó que yo ordené falsos positivos? O, peor, ¿que usted? Peligroso mantenerlo en el entorno”.


Los reproches a Piedad Córdoba

En un cable enviado desde la embajada de Estados Unidos el 11 de febrero de 2010 se reportan quejas “del enviado especial de la Iglesia católica de que Piedad Córdoba había manipulado la fecha de entrega de los secuestrados para extender el efecto de las elecciones al Congreso”. Es decir, el delegado de la Iglesia le hizo conocer a la embajada su molestia por las supuestas dilaciones de la senadora Córdoba para la liberación de Pablo Emilio Moncayo y Josué Calvo.

Según el cable, se reportó desde la embajada que el padre de Pablo Emilio, Gustavo Moncayo, “era cómplice de este plan”. En el mismo documento se resaltan los avances en contactos con las Farc y el Eln, pero el escándalo son los señalamientos a Piedad Córdoba y Gustavo Moncayo.

Pugnas en las Fuerzas Militares

En un cable fechado en noviembre de 2009, el embajador Brownfield reporta la molestia del gobierno Uribe por el silencio de Estados Unidos frente a las agresiones de Venezuela. La fuente de esta información, según ‘Le Monde’, era el general Naranjo, quien a su vez aportó otros detalles sobre las tensiones que había entre el ministro de Defensa Gabriel Silva y el comandante de las Fuerzas Militares Freddy Padilla de León, de quien dijo que no se llevaban bien. Se refiere en el cable que ellos “raramente hablan” y que al parecer hay molestia porque la secretaria personal del ministro Silva tenía mucho acceso a reuniones confidenciales, lo cual genera preocupación por asuntos de seguridad. “Padilla no permite al comandante del Ejército, González, dirigir el Ejército y Silva no apoya a Padilla, por eso en el Ejército los oficiales están jugando uno contra otro”.


 Las quejas del general Suárez En uno de los cables se dice que el ex inspector de las Fuerzas Militares, general Carlos Suárez, refiere que el fenómeno de los falsos positivos es un problema que se ha expandido, que se inició en la IV Brigada de Medellín y que después se fue replicando en otras regiones. Suárez advirtió que algunos comandantes militares se basaban en el conteo de las bajas como una medida de éxito y que todo esto derivó en un patrón de asesinatos cometidos en Soacha, crímenes que minaron la credibilidad del Ejército y que dieron una falsa ilusión de éxito. En otro cable, de febrero de 2009, se lee que el ex comandante del Ejército, general Óscar González, “ha impedido las investigaciones” sobre el escándalo de los falsos positivos al limitar el campo de acción de la justicia penal militar. El general Suárez se quejó de que había unos oficiales activos apoyados por unos generales en retiro y políticos de derecha con los que mantenía enfrentamientos y, además, admitió que había sido impuesto por el general Freddy Padilla de León en su cargo y que el general González no sólo “se ha opuesto a su trabajo”, sino que “ha tratado de intimidar a algunos testigos para que no rindan testimonio sobre los asesinatos cometidos por la Brigada XI de Sucre y que González trata de limitar los recursos de su oficina”, que ha transferido personal de su despacho y reducido el cuerpo de escoltas de la Inspección General. Además, citó que Suárez ubicó a los generales Mario Montoya y Rito Alejo del Río como colaboradores de políticos de derecha “para frenar las iniciativas de Juan Manuel Santos en derechos humanos”.

Consideraciones de Francisco Santos

En un cable de septiembre 16 de 2009 se reporta que el escándalo de las ‘chuzadas’ del DAS tiene muy preocupado a Estados Unidos y que el Gobierno no ha sido capaz de aclarar la controversia. El embajador Brownfield le dijo al vicepresidente Francisco Santos que su gobierno estuvo a punto de cortar toda relación con el DAS y transferir ese apoyo a otras entidades del Estado. En otro cable el vicepresidente Santos explicó que sentía una fuerza interna y externa antiuribista y que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, las Farc, narcotraficantes, el gobierno cubano y empleados corruptos del DAS, así como partidos de oposición, estaban detrás de los ataques hacia el DAS. Santos le confesó que temía que la inteligencia de la Policía pudiera ser el próximo objetivo de esta conspiración, le pidió ayuda al gobierno de Estados Unidos para identificar al responsable y señaló que “el presidente Uribe no ha entendido la profundidad de la crisis y recomendó que el embajador mismo fuera quien le señalara la gravedad de la situación”.

El rescate

En un cable enviado el 2 de septiembre de 2004 se reporta la ofensiva del Plan Patriota en la zona del Yarí, en donde las Farc tenían secuestrados a tres contratistas norteamericanos. Se expresaba la preocupación por un eventual rescate que haría que ellos fueran ejecutados. Brownfield afirma: “de acuerdo con nuestro análisis del entrenamiento, sus equipos y tácticas, el Ejército de Colombia es incapaz de efectuar una operación de rescate sin poner en peligro la vida de los rehenes”. Según se lee, el presidente Uribe estuvo de acuerdo en que en un eventual rescate se compartiera información por Estados Unidos.

Lula y Putin apoyan a Wikileaks

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, empezó a recibir los primeros apoyos públicos por las filtraciones.

El primer jefe de Estado en defender a Assange fue el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien manifestó que éste "desnuda una diplomacia que parecía inalcanzable, la más correcta del mundo (...) Y lo detienen y no veo ni una protesta (por) la libertad de expresión", destacó durante una ceremonia en Brasilia.

Luego fue el turno del primer ministro ruso, Vladimir Putin quien, al ser interrogado sobre la filtración, respondió: "¿Por qué han encarcelado a Assange? ¿Es esto la democracia?".

La respuesta del gobierno de EE.UU. no tardó en llegar. El portavoz del Departamento de Estado, Charles Luoma-Overstreet, dijo: "Las acusaciones por las cuales Assange fue detenido no tienen nada que ver con Wikileaks".

Uribe no confiaba en Chávez

El 4 de agosto de 2005 se fecha un reporte de una reunión entre el presidente Uribe y Nicholas Burns, subsecretario para asuntos políticos de EE.UU. En el cable se comenta que se pidió más resultados en la protección de Derechos Humanos e implementación de la Ley de Justicia y Paz. Uribe declaró que no iba a realizar ningún acuerdo con las Farc que no incluya a los tres contratistas norteamericanos secuestrados. También resaltó en esa conversación que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, “es una mezcla de alguien con sentimientos imperiales, borracho de socialismo”. Uribe expresó que creía que Chávez, con el supuesto apoyo del presidente de Brasil, Lula da Silva, tiene la esperanza de crear una nueva coalición para hacer frente a los Estados Unidos. En el mismo cable, Uribe confesó que no confiaba en Chávez, que nunca habló con él solo y que siempre puso de testigo a la canciller Carolina Barco. Por último, reportó el cable que “Uribe aseguró que Chávez le ha dicho que no protege a la guerrilla, pero no podía negar que algunos miembros de su organización política la apoyaron”.

En palabras de Padilla

El 14 de abril de 2008 se reportan las opiniones del general Freddy Padilla de León. “Padilla recordó al embajador que el primero de abril el presidente Uribe expresó su deseo de celebrar un acuerdo de cooperación militar en Palanquero en 2008. Padilla dijo que el gobierno de Colombia entiende que el anuncio de una cooperación militar provocaría una reacción por parte de los venezolanos y ecuatorianos. El gobierno colombiano nunca lo diría en público, pero es lo que el gobierno colombiano está buscando”. Asimismo, Padilla describió que en la frontera las Fuerzas Armadas venezolanas “son mucho más débiles de lo que pensaban”, muy al contrario de lo que ocurría en Ecuador.

Revolución en la red 

Operación Venganza

Desde que la página de Wikileaks comenzó a ser bloqueada en la red, cientos de hackers acudieron en su rescate. El ataque se intensificó el miércoles con el nombre de Operation Payback (Operación Venganza).

Anonymous

Las primeras páginas en ser bloqueadas: PostFinance, banco suizo que congeló las cuentas de Julian Assange, fundador de Wikileaks y PayPal, que canceló los servicios de transferencias monetarias al portal.

Contraataque

La página de Operación Venganza, creada por los activistas pro Wikileaks, fue borrada de la red social Facebook, que se suma así a Twitter, que canceló anoche la cuenta original de Anonymous.

Ni un paso atrás

Los golpes no frenan en cualquier caso las intenciones de Anonymous. Ayer atacaron a la Fiscalía sueca y contra el abogado de Miss A. y Miss W., las mujeres que denunciaron a Assange por delitos sexuales.

Contra Visa y MasterCard

La ofensiva hacker también apuntó contra las firmas MasterCard y Visa, que bloquearon el sistema de donaciones que servía de fuente de ingresos para Wikileaks. El ataque dejó sin servicio a sus portales web durante más de un día.

Defensa exitosa

El anuncio de Anonymous obligó a las páginas web a tomar precauciones en seguridad informática. El grupo fracasó en su intento de boicotear la página web de Amazon, la empresa que quitó el soporte de sus servidores al portal Wikileaks.

Comparte: