19 Jan 2010 - 3:44 a. m.

Se recortarán gastos e inversión por $4,2 billones

Era previsible que la situación fiscal del Gobierno se estrecharía este año, como consecuencia de la contracción en el crecimiento en 2009, que en el mejor de los casos bordeará el 0%.

El Espectador

También de la caída en el recaudo tributario, que según datos preliminares pudo alcanzar $65,4 billones, inferior en $1 billón a la meta. Incluso, este año se proyecta una caída de $4 billones frente a 2009.

Igualmente por el esfuerzo fiscal que se hizo el año pasado, en especial en el gasto público, que creció 7,1%, mientras para este año se estima en 2,7%. Según Fedesarrollo, el impacto del impulso fiscal que el Gobierno pudo sostener en 2009 se diluirá este año.

Esta situación la recogió el Plan Financiero para 2010, que ayer presentó el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, según el cual, el Ejecutivo hará un recorte de $5,9 billones. Zuluaga indicó que “el objetivo es mantener la estabilidad fiscal de las finanzas públicas a mediano plazo”. Por gastos de funcionamiento el ajuste será de $2,2 billones, en inversión $2 billones y por menor inflación y tasa de cambio se estimaron $1,7 billones. Daniel Niño, gerente de investigaciones económicas de Bancolombia, consideró que “es responsable que el Gobierno recomponga el gasto, en lugar de emitir deuda, aunque queda la duda de dónde se va a recortar, lo que puede tener impacto en el crecimiento”.

Los sectores y áreas que tendrán menor inversión están siendo estudiados por el Departamento Nacional de Planeación, aunque quedó claro que no se tocarán vigencias futuras, ni programas sociales como desplazados y Familias en Acción, en época electoral. Lo que sí se definió fue que el aumento salarial para el sector público será de 2% y que no se suplirán las vacantes en la nómina del Estado.

El Gobierno también espera que se concrete en el primer semestre la venta de Isagén, por cerca de $3 billones, y en el curso del año, la de las electrificadoras de Boyacá, Huila, Caquetá, Meta y Nariño, por alrededor de $1 billón.

Las determinaciones se reflejan en el déficit del Gobierno Nacional Central, el cual se proyectó en 4,5% del PIB ($23,4 billones), cuando en el Plan Financiero de Mediano Plazo para este año, se había establecido en 4,3% del PIB. La diferencia se dio por la nueva estimación de las variables macroeconómicas: el crecimiento se mantuvo en 2,5%, la tasa de cambio promedio se ubicó en $2.048,3, la inflación en 3% y el precio promedio del petróleo en US$60. Por su parte, el déficit del Sector Público Consolidado se elevó a 3,8% del PIB, cuando en septiembre pasado se estimaba en 2,7%, resultado del mayor gasto de municipios y departamentos.

Temas relacionados

SaludDéficit fiscal
Comparte: