30 Nov 2009 - 3:31 p. m.

Shakira y Antonio de la Rúa se lucen en la Cumbre Iberoamericana

El Espectador habló con la pareja sobre los alcances de la Fundación Alas en el tema de la infancia.

Mariana Suárez Rueda / Enviada especial Portugal

En el marco de la XIX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, en Estoril, Portugal, Shakira, acompañada por su novio, Antonio de la Rúa, y una comitiva de la Fundación Alas, protagonizó un panel junto con los presidentes de Colombia, Chile, Argentina y México en el que se habló de la necesidad de crear herramientas que garanticen la protección de los derechos de los niños, entre los cero y seis años de edad, en materia de salud y educación.

El Espectador se reunió con esta pareja de filántropos para hablar sobre su labor en la Fundación Alas y su rol como activistas de la sociedad.

 ¿Qué expectativas tenían de su presencia en esta cumbre?

Antonio: Poder distribuir el documento que elaboró la Fundación sobre la situación de la primera infancia en América Latina y algunas recomendaciones para mejorar la condición de los niños entre los cero y seis años de edad. También buscamos que en la próxima cumbre de jefes de estado, que se realizará el otro año en Argentina, ser conforme una alianza regional mediante la cual se garantice la cobertura de las necesidades básicas de todos los menores de seis años.

Shakira: Hoy logramos algo muy importante, podemos garantizar que los gobiernos de los diferentes países están hablando de educación temprana y naciones como Chile, Panamá y Colombia, por ejemplo, ya tienen un consejo o un departamento dedicado a la atención de la primera infancia.

¿Qué ha sido lo más complicado de trabajar en Alas? Y ¿cuál es su mayor reto?

Shakira: Desde los 18 años estoy trabajando en promover la educación, es un tema por el que me siento inclinada. Creo que es la herramienta más poderosa para romper el círculo de la pobreza. Mi intuición me dijo que ese era el camino. Y cada año desde que estoy en la Fundación he ido aprendiendo, me considero una estudiante de los temas relacionados con la primera infancia. Es algo que me apasiona porque sé que funciona, he visto cómo se transforma la vida de los niños y sus familias, que encuentran en la escuela un oasis para sus vidas.

¿Cuál es el sueño de Alas?

Antonio: Que los 22 presidentes de la región se comprometan en implementar un plan que garantice la cobertura universal de la educación temprana para los niños entre los ceros y seis años.

Shakira: Lograr que haya una cobertura universal en materia de salud y educación para todos los niños entre los cero y seis años. En convenio con los países aliados buscaremos presentar un trabajo mucho más concreto sobre este tema para que se discuta en la próxima cumbre de jefes de estado en Argentina.

¿Ve alguna diferencia entre la filantropía de otros artistas y la labor de la Fundación Alas?

Antonio: Creo que cada fundación tiene su propio objetivo. El nuestro es movilizar a los presidentes para que se enfoquen en la atención temprana a la primera infancia. Juanes y Miguel Bosé, por ejemplo, se dedican a la búsqueda de la paz y la fundación de Maná al medio ambiente.

Shakira: Alas tiene una obligación moral y ética con los niños. Y es importante que nos concienticemos que la sociedad se beneficia de la protección a la niñez, pues la educación temprana genera estabilidad política, económica y social.

Después de haber logrado llamar la atención de los jefes de estado en esta cumbre hacia los temas de la primera infancia, ¿qué sigue para la Fundación Alas?

Shakira: no fue un camino fácil, pero no nos rendimos y vamos a seguir adelante porque hay que lograr que haya un cubrimiento universal en educación en primera infancia. El Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo se comprometieron a ayudarnos, siempre y cuando exista la disponibilidad de los presidentes de la región y eso es en lo que tenemos que seguir trabajando. Esto es como cuadrar ocho micos para una foto (risas), desde Alas debemos hablar con todos para ponerlos de acuerdo y realizar nuestro trabajo de una manera exitosa.

Comparte: