13 Jan 2009 - 11:00 p. m.

Soluciones muy útiles

En medio de la polémica por los costos educativos y los materiales escolares, varios colegios han planteado atractivas alternativas para ahorrarles dinero a los padres. Ferias y rotación de libros son algunas de las propuestas más exitosas.

Redacción Vivir

Después de meses de quejas y reclamos, por cuenta de las largas y minuciosas listas de útiles escolares, que año tras año se convierten en el dolor de cabeza de los padres, el Ministerio de Educación finalmente decidió tomar cartas en el asunto y dio a conocer ayer una serie de orientaciones para que se cumpla la Ley 1269, del 31 de diciembre de 2008, mediante la cual se busca terminar con los llamados útiles inútiles.

De ahora en adelante los colegios estarán en la obligación de llegar a un consenso con los padres de familia para determinar los materiales de estudio que se les deberán exigir a los alumnos. De no hacerlo, tendrán sanciones de hasta 200 salarios mínimos. La noticia tomó por sorpresa a un gran número de instituciones educativas que ya comenzaron las clases y a otras tantas de calendario B, que están en la búsqueda de soluciones para implementar en junio, cuando empiece el año escolar.

Sin embargo, hay algunos planteles que desde hace varios meses se adelantaron a la medida y crearon novedosas y efectivas alternativas para que los padres pudieran ahorrar tiempo y dinero en la compra de los útiles, cuyo costo supera generalmente los $300.000. “Una cifra demasiado alta si se tiene en cuenta que también hemos tenido que pagar los uniformes, la matrícula y los gastos de transporte y alimentación”, advierte Jorge García, padre de familia de dos niñas.

En Bogotá, por ejemplo, el Gimnasio Los Portales tiene un programa de rotación de libros que consiste en que cada estudiante entrega al final del año escolar los textos básicos que se utilizan en las clases de Biología, Cálculo, Física, Sociales y Química, entre otras, para que quienes entran a ese grado puedan reusarlos y así evitar tener que comprar libros costosos que sólo van a servirles durante 12 meses. La única condición para rotar los libros es que se encuentren en buen estado.

Otra de las soluciones que han encontrado colegios como el Anglo Colombiano, en Bogotá, para que los padres no tengan que gastar tanto dinero en la compra de los útiles es realizar ferias escolares. Se trata de un espacio promovido por la institución, en donde se pueden adquirir los útiles que los niños necesitan para estudiar a precios mucho más económicos que los del mercado. Un mecanismo que, según los padres, les ahorra tiempo y dinero.

En cuanto al sector público, se encuentran proyectos como el de los Bibliobancos escolares que se vienen implementando en la ciudad de Medellín y que pretende dotar y renovar anualmente las instituciones oficiales. Por consiguiente, explicó el secretario de Educación de Medellín, Felipe Andrés Gil Barrera, estos centros educativos no pueden exigir textos escolares como condición para la prestación del servicio.

Implementación de la ley

Carlos Ballesteros, presidente de la Confederación Nacional de la Asociación de Padres de Familia, explicó que, de acuerdo con la Ley 1269, los colegios deben convocar al Consejo Directivo y a la Asociación de Padres para que se logre crear en consenso un listado de útiles que realmente se necesiten. “Se debe tomar como punto de partida la lista de materiales de 2008 y excluir de ésta todos aquellos útiles que no son necesarios para la labor académica, de tal forma que se eviten los procesos de investigación que podría adelantar la respectiva Secretaría de Educación”.

Por su parte, la ministra de Educación, Cecilia María Vélez White, precisó que “con esta ley se da autonomía a las instituciones educativas para crear su propia lista de útiles, pero con la participación activa de los consejos directivos y los padres para consolidarla. Se pretende, entonces, mejorar el diálogo entre los padres y las instituciones para que los últimos sepan qué es lo que se está pidiendo”.

El Ministerio de Educación publicará en su página web la lista de colegios que entren a ser investigados por las respectivas secretarías por no cumplir la medida. Por eso, tanto Vélez como Ballesteros invitan a los ciudadanos a denunciar a las instituciones educativas que insisten en crear una lista de útiles inútiles.

Recomendaciones para el cumplimiento de la Ley 1269 de 2008

El Ministerio de Educación expidió ayer una serie de orientaciones para los padres, que buscan garantizar que los colegios no infrinjan la norma.

1. Los establecimientos escolares deben entregar a los padres la lista de útiles junto con la matrícula.

2. El consejo directivo deberá  aprobar esta lista.

3. Las Secretarías de Educación tendrán que realizar planes de vigilancia para garantizar que se cumpla la Ley.

4. Cuando algún colegio no cumpla la Ley, usted podrá presentar la queja ante la Secretaría de Educación correspondiente, la cual sólo autorizará los materiales que se ajusten al PEI.

Temas relacionados

Educación
Comparte: