23 Jul 2013 - 12:21 a. m.

Son ya 40 años sin el pequeño Dragón: Bruce Lee

Este 20 de julio el mundo conmemoró 40 años de su inesperado deceso en Hong Kong. Una noche, donde ocurrió su muerte “extraña”, que después de 4 décadas no ha dejado ser tema de inspiración para documentales, películas y publicaciones.

Por Gadabay69, colaborador de Soyperiodista.com

¿Por qué murió Bruce Lee? ¿Cuáles fueron las causas claras de su deceso? ¿Era Bruce Lee un hombre enfermo aun antes de su muerte? ¿Fue a causa del estrés y la búsqueda de la relajación, del descanso de la presión lo que le empujó a la muerte? ¿Tuvieron que ver con su fallecimiento las últimas personas que lo vieron con vida? ¿Fue acaso negligencia médica? ¿El edema cerebral fue causado por…? ¿Por qué se inflamó tanto su cerebro?

Es más, ¿en verdad Bruce Lee está muerto? Muchos se atreven a apostar por esta leyenda, así como ocurre con los grandes ídolos de este mundo (Elvis, Michael, Marilyn…).

Lee Jun-fan, su nombre real, nació en San Francisco, el 27 de noviembre de 1940 y murió en la flor de la vida, con apenas 32 años y cuando empezaba a ser muy famoso en USA.

********

En 1975 yo era apenas un infante de 6 años, hacía poco, mis padres, junto a mis dos hermanas me habían traído a la zona urbana de Marquetalia.

Recuerdo que en esta época y hasta finales de los 80s una figura era imponente en el ambiente, en casa de mis vecinos había visto un gran afiche y los muchachos un poco mayores que yo tenían tebeos o revistas de un héroe chino, vedette de la época: BRUCE LEE.

De niños, sobre todo los “pelados” de finales de los 80 soñábamos con el karate, con las artes marciales, no fue gratuito por ello que series como Sankokai, el capitán Centella y Kung Fu la serie con Carradine a menor escala, fascinara tanto nuestros espíritus infantiles. En la escuela simulábamos peleas gritando e imitando la onomatopeya de karate (jiiaaakk…o algo así), poniendo zancadillas, alzando los pies y propinando patadas voladoras a los contrincantes… y a lo “teguas”, llevados por el ímpetu y la pasión enceguecida, lejos de imaginar que aquella disciplina de combate tenia reglas, entrenamientos y tácticas bastante distante de nosotros…Pues no teníamos algún instructor, a nadie que pudiera introducirnos y sumergirnos en eso que pensábamos podría hacernos valientes, héroes y famosos.

Sin duda que todo eso estaba influenciado por las películas que nuestros padres visionaban y algunos chicos también, es decir esos hijos con mucha suerte que las habían visto junto a sus progenitores.

A los cines de pueblo y en esos rollos de aluminio, provenientes de las capitales cercanas llegaban abundantemente los films de El Santo, de Blue Demon, Capulina, Vicente Fernandez y por supuesto las de Bruce Lee.

Confieso que no vi ninguna cinta del “pequeño dragón” al menos completa…Pero si es cierto lo que dicen: su presencia en el cine causó gran novedad y revolución por su arte, nadie antes en el cine, ha podido hacer lo que él hizo y nadie ha podido hacerlo como él tampoco después de su muerte, ni el mismo Jackie Chan, ni Chuck Norris…

El pequeño dragón, que no “saltamontes” como el personaje de la serie de Tv “Kung FU”, renovó completamente el cine de artes marciales tradicional que filmaba actores fingiendo combates, desarrollando todo un repertorio técnico surgido de las formas antiguas del Kung fu.

En las películas de Bruce Lee, los estilos se salen de los moldes rigidos para exprimirse de manera fresca, libre de posturas y de figuras demasiado fijas. Todo es dinámica. Los combates no son mímicas, sino relatados, mostrados en sus más mínimos detalles. La técnica no es más que una herramienta o útil que sirve para develar la psicología y las estrategias de los combatientes. Frente a un oponente o estilo determinado, Bruce Lee se adapta y explota las debilidades de su contrincante.

Toda la filosofía de vida de Bruce Lee se encuentra resumida ahí.

Porque uno no se puede equivocar. Bruce Lee no era solamente un atleta excepcional. Su celebridad o fama no se explica solamente por el poder y la rapidez admirable de sus movimientos. Todo en el pequeño dragón dejaba transparentar la profundidad y la luminosidad de su personalidad.

Las artes marciales y la filosofía son las que le ha permitido vencer el dolor o tormento de ser mestizo (su madre era sino alemana) desarraigado (él había viajado a los Estados Unidos) un catalizador en la misión que debe ser aquella de todo ser humano sobre esta tierra: llegar a ser libre para expresar esta libertad. Mezclando a Spinoza y el Zen, integrando el boxeo y la musculación en los estilos tradicionales de las artes marciales, incluyendo el ritmo del cha cha cha en sus coreografias (rompiendo con las cadencias monótonas de los films de Kung fu tradicionales), Bruce Lee ha descubierto todo, ha recreado todo. Su leitmotiv (lema o consigna): Superar los estilos y las ideas predefinidas, deshacerse de todo condicionamiento que podría entrabar la fluidez de la actividad, unir la destreza técnica con la espontaneidad instintiva, no tener límites. No se debe uno detener en la simplicidad del propósito, es suficiente con decir que Bruce Lee es la perfecta ilustración de todo lo anterior.

Los imitadores de Bruce Lee habrían podido continuar pululando como moscas durante un tiempo infinito, jamás habría podido surgir alguien, uno solo que se le acerque o se parezca mismo un poco al pequeño dragón. Es mucho más que una cuestión de física, de técnica, o de interpretación actoral. La fuerza de Bruce Lee, que es la de todos los grandes artistas, es la de haber sido fiel en su arte como a sí mismo. Imitar Bruce Lee, es ser fiel a Bruce Lee y no a sí mismo. Esto es válido tanto en el campo del cine como de las artes marciales. Aquello que se han adentrado en el “Jeet Kune Do” por admiración a Bruce Lee y a su filosofía del combate, creen hacerlo bien si rechazan la práctica de un estilo predefinido, pero estos olvidan que antes de poner al día o perfeccionar su propio método de combate, Bruce Lee dominaba desde ya en profundidad le wing-chun, le mizonquan, le hung gar, le taichí, el boxeo inglés. Bruce Lee se interesaba siempre en los estilos mismo en sus últimos días, pero él los consideraba como cajas de herramientas para el combatiente, y no como moldes en los cuales el practicante debía entrar y encerrarse.

Las películas de Bruce Lee tienen un lugar aparte en la historia del cine. No existe ninguno que pueda equipararse con “Big Boss”, “La furia de Es vencer”, “La furia del dragón” u “operación dragón”. Todos habrían sido estúpidos y vacuos sin la presencia y el toque de Bruce Lee…

Es por esto que imaginar muerto a Bruce Lee, es siempre, después de 40 años , un desafio para la imaginación, una cosa incomprensible.

Es lamentable que Bruce Lee haya muerto tan temprano, y es satisfactorio librarse a la imaginación sobre lo que podría haber sido “el juego de la muerte” si hubiera sido terminada (las escenas no montadas en la versión de Robert Clouse disponibles hoy, muestran que Bruce Lee preparaba su mejor film). Entre más se estudia el carácter y temperamento de Bruce Lee, viendo las circunstancias del rodaje de “operación dragón”, uno se convence más que esta muerte era inevitable, que el destino de Bruce Lee era montar como flecha al cielo para consumirse. No estaba incluido en el temperamento de Bruce Lee, aligerar su empleo de tiempo sobrecargado, o de anular al menos una vez, para estar en familia o limpiar su casa, una sesión de musculación cotidiana que se imponía al final de una jornada bien sobrecargada y fatigante.

Entre más progresaba Bruce Lee en su arte y en su carrera, más los proyectos y las ideas surgían en su cerebro. El no habría podido detenerse…Y después alguien opina que Bruce Lee no estaba hecho para la vejez…muchos no pueden imaginarlo en el ocaso que habría seguido después de sus 33 años. Su flacidez y su cansancio manifiestos en “Operación Dragón” se habrían todavía acentuado?

Si Bruce Lee aun estuviera vivo hoy, tendría 72 años. Cómo habría podido llegar Bruce Lee a esta edad?

Hoy, hace 40 años que Bruce Lee murió de un edema cerebral.

Hace 40 años que por aliviar una fuerte migraña, Lee se tomó un analgésico al mismo tiempo que un relajante muscular para disminuir su dolor en la espalda que sufría desde la vez que había sufrido un accidente durante un entrenamiento.

Hace ya 40 años que Bruce Lee cayó bajo un coma profundo del cual nunca más se despertó.

Si…ya son 40 años que el mundo extraña a Bruce Lee…y a sus seguidores y amantes del cine y las artes marciales, les hace mucha falta…

 

No me equivoco al afirmar que Bruce Lee fue una figura preponderante y muy célebre en nuestro país después de su muerte …Pero es indudable que la figura de este chino que se construyo como filósofo, maestro de artes marciales y actor en USA, continúa ejerciendo una gran influencia en nuestros días, en muchas personas.

Por Gadabay69, colaborador de Soyperiodista.com

Temas relacionados

Bruce Lee
Comparte: