22 Jan 2010 - 9:52 p. m.

Tatuajes y piercing, ¿igual a buenos genes?

Un grupo de investigadores polacos cree que adornar el cuerpo con dibujos y metales sería un síntoma de buena salud entre los hombres.

Redacción Vivir

Quizá sea hora de ver con otros ojos esa serpiente cobra enroscada en el bíceps de su vecino o el rostro de Jesús ocupando todo el músculo pectoral del mecánico que le arregla el carro. De acuerdo con investigadores polacos, podrían ser síntomas de buena salud y por lo tanto de calidad genética.

Desde tiempo atrás, expertos en evolución han creído que detrás de esa vieja costumbre de adornar el cuerpo con dibujos y atravesarlo con metales existen mensajes biológicos. Según esta teoría de las “señales”, muchos de los comportamientos riesgosos y aparentemente inútiles que aún sobreviven en las sociedades occidentales son una forma de enviar mensajes a posibles parejas e incluso a los rivales.

Para comprobar si la teoría era o no cierta, un grupo de investigadores en Polonia, liderados por Slawomir Koziel de la Academy of Sciences Institute of Anthropology, decidieron estudiar y comparar a 200 personas con y sin tatuajes y piercings exóticos en sus cuerpos. El plan consistió en medir la simetría de los cuerpos, un parámetro que para los biólogos es un signo indirecto de la calidad genética de los individuos.

Koziel encontró que los lugares favoritos para tatuarse son las piernas y brazos entre los hombres, mientras en las mujeres son  la espalda y el estómago. En el caso de los piercings, los hombres los lucen en la cara en el 76% y las mujeres prefieren el abdomen (46%). Pero lo realmente interesante del estudio es que encontraron que existía una tendencia a la simetría corporal mayor entre los hombres tatuados o con piercings que en sus compañeros más convencionales.

“La mayor simetría entre los hombres con tatuajes y piercings indica que este tipo de decoración en las sociedades occidentales podría estar relacionada con señales honestas de calidad biológica”, escribieron Koziel y sus colegas al divulgar los resultados en la revista Evolution and Human Behavior.

Una posible explicación para entender esta relación entre calidad genética y los adornos corporales según los biólogos es que los tatuajes y los piercings representan riesgos para la salud, pero al sobrellevarlos con éxito los hombres están enviando señales de fortaleza.

Estos datos desmentirían una teoría contraria sobre el uso de adornos en la piel, de acuerdo con la cual los seres humanos recurren a ellos para distraer la atención y esconder posibles defectos. Todo esto sin olvidar el rol que juegan como distintivos culturales en algunos grupos.

Temas relacionados

Tatuajes
Comparte: