31 May 2008 - 1:09 a. m.

Test de aliento para medir niveles de contaminación

Un estudio efectuado por científicos mexicanos reveló que es posible regular la cantidad de polución que inhalan los niños.

Mariana Suárez Rueda

Todos los días niños y adolescentes están expuestos a altos niveles de contaminación del aire en la escuela y los espacios públicos que suelen frecuentar como parques o centros comerciales. Aunque muchos colegios alrededor del mundo han tomado la decisión de trasladarse a los suburbios para mitigar los efectos sobre la salud que genera la polución del aire producida especialmente por el tráfico vehicular y las fábricas, la medida no ha sido suficiente para garantizar el bienestar de los estudiantes.

Preocupados por esta situación, un grupo de médicos y científicos del Instituto Nacional de Salud Pública de Cuernavaca, México (uno de los países con los niveles más altos de contaminación del aire), elaboró un estudio con 107 niños asmáticos, para medir qué tanto los afectan los compuestos tóxicos que inhalan del aire y si es posible identificar cuáles agravan sus problemas de asma.

La investigación consistió en someterlos durante diez meses a un test de aliento, para tratar de establecer los compuestos que estarían inhalando mientras se desplazan de su casa al colegio, caminan con sus amigos hasta el centro comercial o van a cine.

Los resultados, publicados por la agencia de noticias Reuters Health, son sorprendentes. No sólo demostraron que es posible detectar a través del aliento los niveles de contaminación del aire a los que están expuestos los niños en su vida diaria, sino que hay un compuesto llamado malondialdehído que está relacionado con una reducción de la función pulmonar de los menores y un aumento de la cantidad de secreciones nasales, factores que empeoran sus problemas respiratorios.

En total se tomaron 480 muestras del aliento. Isabelle Romieu, médica del Instituto Nacional de Salud Pública de Cuernava y directora de la investigación, explicó a la agencia Reuters Health, que las concentraciones de malondialdehído en las pruebas de aliento coincidieron con los niveles de contaminación que produce, en especial, el tráfico vehicular. Un resultado que ya conoció el gobierno mexicano y que buscará contrarrestar estableciendo medidas aún más estrictas para controlar las emisiones de gases de los carros y proteger las zonas escolares.

Entre tanto, Isabelle Romieu y su equipo investigador aguardan a que las autoridades ambientales del país accedan a realizar las pruebas de aliento a los estudiantes en la mayoría de ciudades, pues “comprobamos que esta sencilla herramienta permite controlar los niveles de contaminación a los que están expuestos los niños y manejar de manera más adecuada los problemas respiratorios y de asma que sufre un gran número de estudiantes alrededor del mundo”.

Temas relacionados

Contaminación
Comparte: