7 May 2010 - 4:13 a. m.

Un resultado electoral incierto en el Reino Unido

Según sondeos a boca de urna, el partido conservador de David Cameron habría ganado.

Redacción Internacional

La incertidumbre reina en Gran Bretaña. Después del cierre de los colegios electorales, el conteo de los votos se convirtió en un proceso largo y tedioso. Sin embargo, los primeros sondeos a boca de urna de la cadena pública BBC y de Skynews señalaban a David Cameron como el ganador de la jornada electoral. No obstante, su triunfo no sería completo porque su partido, el Conservador, no consiguió la mayoría de escaños para controlar el Parlamento de Westminster.

Según los primeros resultados, los conservadores (“tories”) habrían obtenido 305 escaños de los 650 que tiene la Cámara de los Comunes; los laboristas, el partido del actual primer ministro, Gordon Brown, tendrían 255 escaños, mientras que los liberal-demócratas sólo habrían obtenido 59, un resultado extremadamente bajo si se compara con las altas expectativas que generó el candidato Nick Clegg. El resto de formaciones políticas sumarían 29 sitios.

Si este resultado se confirma con las cifras oficiales que serán reveladas este viernes, los conservadores habrían obtenido 97 escaños más que en las últimas elecciones generales de 2005, mientras que los laboristas habrían perdido 94.

Así las cosas, explicaban anoche los periódicos del Reino Unido, aún sin mayoría absoluta Cameron podría convertirse en primer ministro y estaría capacitado para intentar gobernar en solitario. Sin embargo, analistas consultados por El Espectador, explican: “Si Cameron tiene el partido más grande, pero no la mayoría absoluta, Gordon Brown se puede quedar en el poder hasta que él o Cameron puedan garantizar una mayoría por medio de alianzas”.

Informaciones emitidas en la madrugada por fuentes de Downing Street, señalaban que el líder laborista está dispuesto a formar un Gobierno de coalición si ningún partido obtiene la mayoría absoluta en estas elecciones generales, lo que le complicaría el panorama a Cameron.

“Mi deber con el país es poner de mi parte para que el Reino Unido tenga un Gobierno fuerte y estable, capaz de liderar una recuperación económica sostenida y capaz de aplicar nuestros compromisos para reformar a fondo nuestro sistema político, algo sobre lo que hay un creciente consenso”, aseguró Brown. Y agregó: “el resultado de la votación en este país todavía no se conoce”.

Las encuestas pronosticaron el apretado resultado. Durante semanas de frenética campaña quedó claro que no había un claro ganador. Esa incertidumbre por los resultados claros fue precisamente el factor que disparó la participación de los ciudadanos en la jornada electoral. Según las consultas que llevó a cabo el diario The Telegraph, la votación del jueves fue la más alta de los últimos 13 años. Algunos medios calculan que alcanzó el 64%, cifra que no rompe la barrera del 70% registrada en 1992, cuando el primer ministro conservador John Major consiguió contra pronóstico darle la vuelta a las encuestas preelectorales y derrotar al aspirante laborista de la época, Neil Kinnock.

Si los conservadores confirman este viernes su triunfo significaría el regreso de los “tories” al poder luego de 13 años de permanecer en la oposición. El nuevo Parlamento deberá posesionarse el próximo 12 de mayo y la Reina Isabel deberá presentar el nuevo plan de Gobierno el 25 de este mes.

Comparte: