13 Apr 2012 - 3:00 a. m.

Una candidatura sin trabajadores

El vicepresidente Angelino Garzón participó ayer en el foro de los sindicatos en la Cumbre de las Américas, a pesar de que no recibe el apoyo de ellos para su propósito.

Diego Alarcón Rozo / Enviado especial a Cartagena

Cuando el vicepresidente Angelino Garzón aterrizó en Cartagena, resultó inevitable que se asociara su visita a las intenciones, de él y del gobierno de Juan Manuel Santos, de convertirse a partir del próximo año en el director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Apenas se disponía a ser un participante más de la VI Cumbre de las Américas cuando le declaró a la prensa que para su propósito estaba trabajando muy duro en conseguir el respaldo de gobiernos y empresarios, y que esa sería una “tarea difícil”.

Garzón aterrizaba en Cartagena para participar del Foro de Trabajadores de la Cumbre, pero en su discurso nunca apareció esa palabra: “Trabajadores”. Es claro que aspirar a dirigir la principal representación del trabajo en el mundo está lejos de ser un asunto fácil para cualquier aspirante, más cuando por el puesto compiten candidatos curtidos: tres de África, uno de Asia, cuatro de Europa y uno de América, Angelino Garzón. No obstante las últimas declaraciones, en las que el vicepresidente ratificó su experiencia y preparación para asumir el reto, se escucharon quizá un poco pesimistas.

Ya era predecible lo que se iba a encontrar con los representantes de los trabajadores en el mismo foro: él, para su desgracia, no es el candidato con quien ellos mejor se sienten representados. Así que Angelino Garzón escuchaba ayer las discusiones que varias de las centrales obreras de las Américas llevaban acabo sobre el desarrollo sostenible. En el foro también participaba Luis Miguel Morantes Alfonso, presidente de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), quien al final le aseguró a El Espectador que “Angelino, sin duda tiene las capacidades, pero los trabajadores de Colombia ya tenemos nuestro candidato y no es él”, una posición también compartida por la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), representada en Cartagena por su presidente, Tarsicio Mora.

No es un problema de capacidades, sino de prioridades. Dentro del gremio de trabajadores ya estaba definido el candidato antes, incluso, de que Garzón aspirara, como explica Morantes. En Colombia, el problema para las intenciones del vicepresidente no es la falta de apoyo, sino la existencia de Guy Ryder, actual secretario general de la Confederación Sindical Internacional (CSI), una de las más grandes del mundo. Ryder ya se ha desempeñado en el pasado como director de la Oficina del Director General de la OIT, considerado el segundo puesto al mando de la organización, y es quien, a juicio del sector obrero, tiene las mejores capacidades para asumir el cargo.

Mesías Tatamuez representa en Cartagena los intereses de la Coordinadora de Centrales Sindicales Andinas, la organización más grande de trabajadores que participa de los foros de la Cumbre de las Américas. Reconoce el trabajo de Angelino Garzón en el sector público y en el sindical, pero cree que aún “debe trabajar más. Ahora, es importante que él sea el candidato que represente a la región, ojalá alguna vez la OIT sea dirigida por un representante auténtico de nuestros países”.

Tatamuez y Morantes aseguran que las posibilidades de Garzón son limitadas. Sin embargo, no todo está perdido si el sector obrero no lo unge. El gobierno de Colombia se dispone a seguir apoyando su candidatura con los jefes de Estado participantes de la Cumbre, cómo lo han hecho la canciller María Ángela Holguín y Juan Manuel Santos en giras que han incluido Europa, Asia y África.

Lo claro, por ahora, es que los 14 votos que tienen las centrales de trabajadores en el Consejo Directivo de la OIT están en su gran mayoría orientados a Ryder, mientras que los cinco votos de los que gozan los gobiernos de América Latina (Colombia, Argentina, Brasil, Trinidad y Tobago y El Salvador) parecen leales a Garzón. 14 votos más estarán en manos de empresarios y 23 más en Estados de las demás regiones, para un total de 56 sufragios. El 28 de mayo tendrá lugar la elección que Angelino Garzón quiere ganar.

Temas relacionados

Cumbre de las Américas
Comparte: