14 Apr 2012 - 4:18 a. m.

"Venezuela ha cambiado sus alianzas en el vecindario de forma destructiva"

El presidente de EE. UU. arribó ayer a Cartagena para participar en la Cumbre de las Américas. Enfatizó que lo que quiere es que la gente de Latinoamérica controle su propio destino.

Luis Carlos Vélez, Especial para El Espectador

A su llegada a Cartagena para participar en la VI Cumbre de las Américas, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó como legítima la discusión planteada por los países de Latinoamérica en torno a un cambio en la lucha contra las drogas y tras señalar que no ve a Venezuela como una amenaza, advirtió que ese país sí ha cambiado sus alianzas en el vecindario de forma “destructiva”.

En entrevista con el director de Noticias Caracol, Luis Carlos Vélez, el mandatario estadounidense les respondió a quienes han clamado por la inclusión de Cuba en este tipo de encuentros regionales, enfatizando que el continente no puede cerrar los ojos ante los abusos que, según él, se siguen cometiendo en la isla.

¿Es Colombia una prioridad para los Estados Unidos?

Totalmente. La alianza entre nosotros durante la última década no solamente ha ayudado a Colombia a afrontar sus retos de la seguridad con los ciudadanos. También ahora, con el TLC, ofrece grandes oportunidades para el crecimiento de ambos países y yo creo que el presidente Santos continúa el trabajo que hizo el presidente Uribe y ha creado el fundamento, el cimiento para un futuro muy prometedor para Colombia. Hay aún muchos retos y todos lo sabemos, pero en general me impresiona mucho la gente en Colombia, porque cuando les dan una oportunidad, ellos son creativos, inteligentes, trabajan fuerte y yo creo que se puede lograr un gran avance. Con toda Latinoamérica existe la posibilidad de abrir nuevos negocios y trabajos en Estados Unidos, y también para negocios y trabajos en Colombia.

¿Van a incrementar la presencia acá?

Una de las cosas que hemos visto es que podemos dar asistencia a las Fuerzas Militares de Colombia. Obviamente nos preocupa mucho la seguridad de los ciudadanos aquí, pero las Fuerzas Militares son muy capaces, muy profesionales, están más cimentadas en el gobierno de ley, han ganado legitimidad y el gobierno civil ha logrado una alianza con ellas, así que el asunto no es que Estados Unidos expanda su presencia aquí, sino más bien ser un aliado efectivo. La meta es que Colombia sea responsable de su propia seguridad.

Uno de los temas más importantes de esta Cumbre es la legalización de las drogas. ¿Cuál es su punto de vista?

Yo sé de los retos que enfrentan los países caribeños y de Suramérica con el narcotráfico y obviamente Estados Unidos tiene un rol muy importante que jugar, porque somos el jugador principal. Por eso hemos invertido grandes cantidades de dinero en medios de tratamiento y estamos reduciendo la demanda en Estados Unidos; también hemos tomado decisiones para evitar la entrada de armas y efectivo que fluyen de Norte a Sur. No creo que la legalización de las drogas sea la respuesta, pero respeto el hecho de que los gobiernos acá se sienten afectados por esto y quiero tener una conversación constructiva sobre cómo podemos aliarnos. Pero no podemos pensar que hay una solución general que va a arreglar todo y que esto reduzca el gran reto, que es el comercio trasnacional criminal a través de la violencia, que está tratando de controlar grandes porciones de la economía.

Hablemos de nuestros vecinos: Venezuela. ¿Usted lo ve como una amenaza para Latinoamérica o para Estados Unidos?

No vemos a Venezuela como amenaza para EE. UU. Venezuela, en algunos momentos, ha cambiado sus alianzas en el vecindario de forma destructiva. Los venezolanos no creen ya en la retórica: se están socavando las instituciones democráticas, se está pidiendo el libre derecho a la expresión y la organización de la oposición. Nosotros creemos que ciertos principios son importantes para los países: el Estado de Derecho, la democracia, la libertad de prensa, la libertad de expresión, la libertad de organizarse, los derechos humanos. Entonces, por supuesto, esos países que se mueven en la dirección de esos valores universales son a los que les va bien. Y los que se apartan de esos principios son los que tienen problemas. Queremos que la gente de Latinoamérica y del Caribe controle su propio destino, defendiendo esos principios que creemos importantes para todas las personas.

Hablemos de negocios en Colombia, el TLC con Estados Unidos. Algunos industriales se preocupan por lo que puede pasar con sus compañías, ¿qué les diría?

Vivimos en un mercado global. Obviamente, Estados Unidos se ha visto impactado por el comercio. Hay comunidades que han perdido empleos, que han perdido fábricas que se trasladaron a China o a México. Es difícil. Pero no se puede meter de nuevo el genio en la lámpara. Vivimos en una era global. Una compañía puede funcionar en cualquier parte con sólo una conexión a internet. Lo más importante para todos los negocios, en Colombia o en Estados Unidos, es volverse competitivos, hacer buenos productos y de manera agresiva mercadearlos, ofrecerlos a todo el mundo. Lo que busca este TLC es darle acceso al mercado más grande del mundo de forma sin precedentes. Habrá ciertos problemas al principio, así sucede con todos los TLC, pero en el largo plazo ofrece grandes oportunidades para que la gente de Colombia avance.

Sobre la Cumbre de las Américas. La mayoría de los gobiernos que están aquí en Cartagena quieren que Fidel y Raúl Castro vengan y, de hecho, hay una iniciativa para esto...

Creo que en Cuba hay personas maravillosas que quisieran poder hacer su negocio, hacer una vida, educarse, viajar libremente, pero hay un gobierno que tiene personas que van a la cárcel porque su opinión es distinta. Hemos visto algunos gestos económicos hacia la liberación, pero en general sigue siendo un estado antidemocrático y autoritario. A nadie le encantaría ver cambios más que a mí en Cuba, yo quisiera ver a los prisioneros políticos liberados y a los cubanos con el poder de determinar su propio destino. Con los brazos abiertos esperaré ese día y he tomado algunos pasos para liberar las remesas, de manera que los cubanos que estén residiendo en América tengan la oportunidad de hablar con sus familiares, de viajar allá, crear más espacios para la liberación dentro de la isla. Lo que impide que Cuba sea un miembro completo de la comunidad internacional no es Estados Unidos, es su propia práctica, que es contraria a los principios universales de los que ya hablé. Siempre les recuerdo a mis líderes colegas —también de Latinoamérica— que por un lado no se puede discutir que la democracia es importante, que los derechos son importantes, que la libertad de prensa es importante, que el ensamble político es importante y que no podemos cerrar los ojos a los abusos que suceden en un solo país.

* Director Noticias Caracol

Temas relacionados

Cumbre de las Américas
Comparte: