29 Jul 2013 - 11:37 p. m.

Vivir entre pigmentos

A través del tiempo muchas culturas han adoptado la práctica del tatuaje con diversas técnicas y significados simbólicos, en la actualidad algunas personas tienden a verlo como arte o simplemente como una expresión individual que genera tanto detractores como seguidores, lo cual ha desplazado un poco el estigma carcelario que por muchos años ha tenido.

Por Alejandro Triana L., colaborador de Soyperiodista.com

Me he encontrado con David Bohórquez un bogotano lleno de estilo, simpatía y humildad que decidió ingresar hace 3 años al mundo del tatuaje, hoy con la “edad de cristo” recientemente cumplida ha querido compartir algunas experiencias de su vida y trabajo.

Tengo entendido que usted realizó un largo viaje cuénteme un poco sobre esta experiencia.

Si, pues fue una experiencia súper bacana que inicia cuando acabo el bachillerato en 1999, exactamente en noviembre emprendí una travesía con dos amigos artesanos de Bogotá, decidimos recorrer Suramérica en busca de aventuras y nuevos conocimientos en cuanto al arte se tratara.

Fue algo improvisado nada planeado, recuerdo que salí con 8 mil pesos que cubría el pasaje hasta Mariquita, allá recogimos un parcero que también era artesano, esa fue nuestra primera noche fuera de Bogotá. Así inicio viaje por diferentes pueblos y ciudades de Ecuador, Bolivia, Perú, Uruguay, Argentina y Chile, que culminó luego de 6 años de estar canjeando ideas y artesanías por comida. Extrañaba mi ciudad (que no cambio por nada del mundo), visite muchos lugares mágicos y hermosos pero Bogotá es Bogotá y así emprendimos el regreso pasando por otras ciudades y pueblos, ya quería volver a casa, ver a mi mamá. Volví con la seguridad de que en todos estos lugares por donde pasamos dejamos legado, amigos y familias enteras que nos quisieron bastante y con las cuales compartimos experiencias de trabajo y cruce de conocimientos artesanales.

¿Este viaje influyó en lo que hace usted ahora?

Si claro, este viaje influyo en todo lo que hago hoy en día, porque este recorrido me hizo entrar en razón de que quería hacer en mi vida, y que no quería crecer y vivir como vivía más de un artesano por ahí viviendo por un diario y siendo conformista. Aprendí a relacionarme con la gente sea rico o pobre, sin importar sus creencias, culturas y lo mas importante aprendí a ser una muy buena persona y a vivir la vida como es.

¿Cómo inicia en el mundo de los tatuajes?

Bueno al mundo del tatuaje llego porque donde iba al ver mis ilustraciones y mi estilo de vida la gente siempre me preguntaba: ¿usted tatúa? Obviamente yo decía que no, porque no sabía hacerlo, ¡debería hacerlo! me decían. A partir de esto decidí aprender a tatuar con unos de los mejores amigos y tatuadores de Medellín Fabio Sepúlveda junto con David Teuta tatuador de Bogotá, ellos fueron mis maestros en esta técnica, que era nueva para mí y en la cual me ha ido muy bien, como dicen “el que anda entre la miel algo se le pega”.

¿Qué es lo más apasionante de tatuar?

Ver la satisfacción de las personas cuando ven su tatuaje terminado, algunas superan las expectativas de lo que querían, otras simplemente quedan satisfechas ¡pero todos quedan felices!

¿Qué proceso sigue desde el momento que alguien decide ponerse en tus manos?

Siempre sigo como dicen por ahí “un protocolo” en donde primero tengo que entrar en confianza con el cliente, tratar de investigar un poco de su vida, saber que le gusta, que hace, a que se dedica, cosas así para poder filtrarme en lo que el cliente quiere y poder superar sus expectativas en el trazo que desea llevar en su piel. Ya cuando comenzamos hacer el tatuaje sigo las normas de todo tatuador: Un buen espacio limpio cómodo para trabajar, hacer una buena esterilización de las partes de la máquina, de mis manos, mesa de trabajo, luego armo las maquinas y que el cliente se dé cuenta en que las boquillas y las agujas estén selladas, que la fecha de vencimiento este bien y que las tintas sean de una buena casa de pigmentos.

Al final de tatuaje hago una buena limpieza con agua destilada aplico vaselina, cubro y doy las recomendaciones para su buena cicatrización

¿Qué considera como un rasgo personal o distintivo en sus tatuajes? ¿Qué lo diferencia de los demás?

El hecho de que lo esté tatuando una persona que se preocupa por el cliente, porque yo solo interpreto lo que ellos quieren, y si no logro infiltrarme y conocer su vida difícilmente lograría superar la expectativa.

¿Cuál es el tatuaje más extraño que ha hecho y dónde?

El tatuaje más extraño fue uno que hice en Medellín fue una mariposa, pero fue en una vagina ¡wow! que rostro el de esa chica, porque le dolió bastante y por eso nos demoramos mucho más de lo que debíamos, fue extraño de veras nunca pensé que una chica me dejara pintarle en su vagina.

¿Qué le recomendaría a quienes desean realizarse algún tatuaje?

1. Que conozcan al tatuador al que le van a confiar su piel, que no sea un pelagato atarbán que solo quiere hacer dinero sin importarle quien sea o el trabajo que sea.

2. Que siempre observen el catálogo de trabajo del artista.

3 Que sea un sitio de confianza

4. Que tenga todo lo necesario en bioseguridad todo limpio esterilizado como agujas y boquillas mirar su fecha de vencimiento y que estén total mente selladas.

¿Cómo cree usted que la sociedad percibe el tatuaje en estos tiempos?

Considero que la sociedad piensa que los tatuajes se han convertido en moda, pero ¡ojo! no es moda, porque la moda pasa y un tatuaje es para toda la vida

Años atrás podría ser hasta un pecado hacerse un tatuaje, pero ahora es legal en casi todas las partes del mundo, ¿por qué todavía en Colombia lo llamamos tabú?, porque de pronto no se acepte a una persona tatuada para un trabajo, porque se ve estéticamente feo, porque puede dañar su piel y causarse enfermedades. Mil cosas se le pasa a la gente por la cabeza, como dice mi abuela: “el que se raya el cuero no entra al reino de los cielos“, pues lastimosamente en nuestro país falta mucho conocimiento sobre este tema, en otras ciudades del mundo es muy normal ver a una persona con tatuajes en su cuerpo, ¿pero aquí qué sucede cuando vemos a una persona tatuada? ¡Qué nos podrá hacer esa persona!, pero nos hemos puesto a pensar por qué se tatuaría o que significa para ellos este dibujo en su cuerpo, tengo la fortuna de haber visto como se hace un tatuaje, y ver como la gente decide hacerlo por gusto, porque les recuerda un lapso de su vida que bueno o malo quieren volver a revivir cuando vean su tatuaje, muchas de estas personas se han hecho retratos de seres queridos ya fallecidos o los nombres de sus hijos, en fin mil cosas que les pasa por su mente en el momento de recordar, como alguien dice: “recordar es vivir”, pues para ellos y para muchos eso es el tatuaje.

Le he visto trabajos de aerografía ¿hace cuánto y cómo entro en contacto con la aerografía?

Entró en contacto con la aerografía mientras estuve en Ecuador, cuando le compré a un chileno un parche de aerografía con latas y esténcil, me llamó la atención aprendí hacer cuadros a punta de esténcil sobre acetatos que me había regalado un señor que nos adoptó, desde ese momento me llamó mucho la atención al ver que a la gente le gustaba mis composiciones y los más chévere que se podía hacer dinero.

Al regresar a Bogotá comencé a trabajar con un señor que hacia aerografía en los carteles de Cine Colombia, allí estuve varios meses, no me enseñaba nada simplemente me le pegaba a ver cómo era la vuelta preguntándole a cada rato como hacia esto y aquello, pero él solo me mostraba de forma rápida, nunca me dijo esto se hace así y esto así. Paso el tiempo y me compré el primer aerógrafo, practicaba en mi casa todos los días hasta que llego el momento de mandarme al estrellato, hace 9 años cuando hice mi primer cuadro, plasme un “cover” de Boris Vallejo. Luego entre a la universidad y allí aprendí más técnicas, no fue mucho pero si lo suficiente para pulir mis obras, desde entonces hago aerografía en la mayoría de mis trabajos.

¿Cómo es tu método de trabajo?

Cuando comienzo una obra lo primero que hago es hacer un boceto a lápiz en un papel luego lo pulo al máximo, lo digitalizo y lo proyecto con vídeo beam para ahorrar tiempo y no hacer cuadricula, y para que me quede proporcionado, saco mis líneas guías, ya el resto es a mano alzada basándome en la composición que hice en el papel. Corto platillas y curvígrafos que es lo que voy a necesitar, preparo los tonos a aplicar y comienzo desde los colores oscuros para finalmente darle brillos y acabarlo con blancos por ultimo aplico barniz si es necesario dependiendo la superficie que esté trabajando

¿Cómo define usted la aerografía?

Defino el arte de la aerografía como la ciencia de aplicar tinta a base de aire comprimido con un dispositivo neumático que genera un fino rocío de pintura, tinte o revestimiento protector de diámetros variados y que sirve para recubrir superficies generalmente pequeñas con fines artísticos o industriales Debido a que es difícil realizar la técnica, depende del artista y de la calidad de los equipos lograrlo, la realización de la misma requiere una cierta preparación de los profesionales o estudiantes de arte. Los resultados son muy superiores a la aplicación con pincel o brocha y tienden a compensar la dificultad inicial.

¿Cuál ha sido el proceso para perfeccionar la técnica?

El proceso no ha sido fácil, en lo personal siempre he pensado que es la constancia la mejor técnica para pulirse, ya que todo se basa en la repetidera de la repetidera aunque aún faltan muchas cosas por aprender pero como digo la constancia y la dedicación llevan a un buen resultado.

Normalmente los tatuadores combinan su actividad con perforaciones ¿por qué usted lo hizo con la aerografía?

Claro que sí, pero aquí es lo contrario soy aerografista y combino esta técnica con el tatuaje ya que como soy ilustrador desde hace tiempo ví el tatuaje como un recurso más de plasmar una ilustración, pero en una técnica diferente ya que la aplicación del color es totalmente distinta a la de un aerógrafo; en el tatuaje hay que ser más cuidadoso no hay margen de error al aplicar las líneas , tonalidades, los degradados mientras que con el aerógrafo los degradados van saliendo por sí mismo y si se falla en algún momento es más breve corregir.

También por lo que el tatuaje se ha vuelto algo más popular en la gente hoy en día todos quieren un tatoo, lo veo como un recurso más a la hora de ilustrar para pulir mis trazos y por otro lado ganar algo de dinero con algo que la gente quiere ver en su piel y lo mejor que se pueden obtener efectos sorprendentes claro con más tiempo de elaboración.

Por último ¿tatuaje o aerografía?

Es difícil, tal ves me incline un poco por la aerografía, pero el tatuaje me da la satisfacción de complacer el gusto de las personas, también lo veo como un complemento a mi trabajo.

Actualmente Davis hace parte del colectivo Index Finger y es uno de los 15 artistas que muestran sus propuestas en la exposición “Tendencias, artistas y estudios del tatuaje” que estará abierta al público hasta el 31 de julio en el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá, si esta interesado en algún tatuaje o simplemente quiere tomarse una pola y conversar con este personaje lo puede contactar en el 3123647819.

 

Por Alejandro Triana L., colaborador de Soyperiodista.com

Temas relacionados

Tatuajes
Comparte: