Publicidad

Colombia firmó pacto para erradicar plásticos de un solo uso, ¿en qué consiste?

El Ministerio de Ambiente afirmó que, a partir de la mitad de 2024, iniciará la sustitución y salida gradual de 14 categorías de productos de plásticos.

Luisa Fernanda Orozco
21 de noviembre de 2023 - 06:25 p. m.
Representantes de las asociaciones de recicladores, industria, academia, jóvenes y Gobierno firmaron hoy el Pacto Nacional Colombia libre de plásticos de un solo uso, que busca reducir y sustituir gradualmente el consumo de estos productos en el país.
Representantes de las asociaciones de recicladores, industria, academia, jóvenes y Gobierno firmaron hoy el Pacto Nacional Colombia libre de plásticos de un solo uso, que busca reducir y sustituir gradualmente el consumo de estos productos en el país.
Foto: Cortesía

Este martes 21 de noviembre en Bogotá, el Ministerio de Ambiente firmó un Pacto Nacional para sustituir los plásticos de un solo uso. Durante el evento, se afirmó que se espera que el cambio ocurra de manera gradual en toda Colombia.

La ministra de Ambiente, Susana Muhamad, explicó que nuestro país produce, anualmente, más de un millón de toneladas de este material y un colombiano promedio puede llegar a consumir 24 kilogramos de plástico en el mismo periodo de tiempo. “Ese producto es uno de los mayores contaminantes, sobre todo para las fuentes hídricas. Por eso, necesitamos un uso racional”, afirmó Muhamad durante la firma del pacto que, además, contó con la presencia de académicos, miembros de la industria del reciclaje e integrantes del Gobierno.

Lea también: Colombia, uno de los países con mayor potencial de energías renovables para 2030.

La firma sucedió en el marco del artículo 27 de la Ley 2232 de 2022, que establece las medidas para la disminución y sustitución de plásticos y elementos de un solo uso. Allí también se explica cómo sucedería su sustitución gradual por alternativas sostenibles, como la bioeconomía y la economía circular. La primera, según la norma, es aquella que gestiona eficiente y sosteniblemente la biodiversidad y la biomasa para generar nuevos productos, procesos y servicios de valor agregado basados en el conocimiento y la innovación. La segunda es un modelo económico basado en sistemas de producción y consumo que promueven la eficiencia en el uso de materiales, agua y energía, teniendo en cuenta la capacidad de recuperación de los ecosistemas, la colaboración entre actores y los nuevos modelos de negocio.

Desde su firma el año pasado, la Ley estableció que productos como bolsas en puntos de pago, envases, pitillos, empaques, láminas, adhesivos y hasta cubiertos deberían ser sustituidos de manera progresiva para ser prohibidos posteriormente.

“Este es un pacto que se ha desarrollado en un trabajo de todo un año con la industria, los recicladores de oficio, los distribuidores, el Congreso de la República, las instituciones del Estado y los jóvenes para poder avanzar significativamente en disminuir la contaminación de plástico en Colombia”, dijo Muhamad.

En palabras de la jefe de cartera, el Ministerio viene trabajando en un plan de reconversión productiva y adaptación laboral que permita generar nuevas oportunidades económicas de la mano de todos los actores que, actualmente, trabajan en la cadena del reciclaje. Además, según ella, es fundamental que, en situaciones donde se requiera utilizar plástico, este tenga una vida útil mayor.

Durante la firma, se estimó también que, a futuro, sean más de 6 mil empresas colombianas las que transformen su modelo de negocio hacia el desarrollo de productos reciclables y aprovechables.

(También puede leer: Desacuerdos en las negociaciones para tener un tratado mundial sobre plástico).

¿Qué productos se estima que salgan del mercado?

Durante la firma, se afirmó que serían 14 categorías de productos plásticos de un solo uso que saldrían del mercado de forma paulatina, con un plazo de dos a ocho años.

Algunos de esos productos serán las bolsas de punto de pago, destinadas a embalar, cargar o transportar artículos, si son reutilizables o de uso industrial. También se incluirán las bolsas para periódicos, revistas, publicidad y lavanderías, junto a los rollos de bolsas de comercios y los productos de origen animal crudos.

En otra categoría se encuentran los mezcladores y pajillas para bebidas, junto con los soportes plásticos empleados para bombas de inflar y los copitos de algodón o hisopos flexibles.

De acuerdo con el Ministerio de Ambiente, la tasa de reciclaje y aprovechamiento de residuos en Colombia se sitúa en el 17 %, pudiendo ser aún más baja en zonas no capitales. Sin embargo, Muhamad es enfática al decir que varias empresas colombianas han iniciado su proceso de reconversión: actualmente, existen 375 Negocios Verdes dedicados a la transformación, manejo y aprovechamiento de plásticos y otros residuos. En relación con la reciente firma del pacto el 21 de noviembre en Bogotá, la ministra expresó su deseo de que este desafío se transforme en una oportunidad económica para el país.

A principios de este año, el Programa de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente (PNUMA) estableció el compromiso, junto a los más de 175 países que lo conforman, de avanzar en las negociaciones para definir a 2024 un tratado global sobre plástico. Desde el pasado 13 de noviembre inició en Nairobi, Kenia, una semana de negociaciones al respecto que culminó el pasado 19 de noviembre.

La dificultad en las negociaciones se ha originado debido a una diversidad de intereses que buscan influir en el tratado de manera favorable a sus propios objetivos. Por un lado, las organizaciones ambientalistas abogan por medidas concretas y significativas para abordar la problemática. Por otro, los representantes de la industria de los plásticos expresan preocupaciones económicas, ya que podrían ser uno de los sectores más afectados. Además, países productores de petróleo han manifestado su intención de flexibilizar las medidas, ya que la producción de plástico está vinculada a combustibles fósiles, lo que podría impactar sus finanzas.

A pesar de las expectativas, el progreso en las negociaciones no ha sido el esperado, y existe la posibilidad de que a principios de 2024 aún no se haya finalizado el tratado de manera definitiva. Actualmente, se han programado dos nuevas rondas de negociaciones para abril y noviembre del próximo año, lo que podría postergar la adopción del tratado hasta el año 2025.

🌳 📄 ¿Quieres conocer las últimas noticias sobre el ambiente? Te invitamos a verlas en El Espectador. 🐝🦜

Luisa Fernanda Orozco

Por Luisa Fernanda Orozco

Periodista de la Universidad de Antioquia.@luisaorvallorozco@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Diego(63255)21 de noviembre de 2023 - 08:04 p. m.
Con el control tan exigente y efectivo qué hay de las autoridades, me parece que esa es una medida que la gente no le va a cumplir.
  • Felix(92108)22 de noviembre de 2023 - 12:42 p. m.
    Con que la cumplamos usted y yo ya somos 2 para empezar
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar