18 May 2018 - 6:04 p. m.

El lunes se termina de construir el muro que evitaría una mayor tragedia en Hidroituango: Ministro de Minas

Faltan 9 metros para terminar de construir el muro de contención que por el momento, es lo único que podría evitar una tragedia mayor.

- Redacción Vivir

En conversación Blu Radio, el Ministro de Minas y Energía, Germán Arce, dijo que en tres días a partir de hoy se estaría terminando la construcción de los nueve metros faltantes en la presa que evitarían que el nivel de agua la desborde y provoque una emergencia de mayores proporciones a las que se han dado a la fecha en la zona de influencia de la represa hidroeléctrica Hidroituango.

Según ha explicado Empresas Públicas de Medellín, uno de los principales frentes de trabajo es la culminación de la presa y el muro de contención de 225 metros (equivalente a un edificio de 75 pisos). A un ritmo de 2 metros por días, faltan 9 metros por construir.

"Esperamos que en cuatro días la presa alcance su altura que da tranquilidad para que el agua empiece a salir por el vertedero", aseguró Luis Pérez, gobernador de Antioquia, a RCN Radio.

Mientras el muro no esté terminado, la orden de evacuación se mantiene. Según el director de la Unidad Nacional de Riesgo y Desastres, Carlos Iván Márquez, hay 2.194 personas evacuadas en Valdivia, 814 en Tarazá, 1.12 en Cáceres y 849 personas en Caucasia. En total hay 6.515 evacuados, pero esa no es la totalidad de la población en estos municipios rivereños del río Cauca. (Lea también: La pesada carga del gerente de EPM, Jorge Londoño)

En Puerto Valdivia hay 2.194 habitantes, Tarazá tiene 42.641 habitantes, Cáceres, 33.192 habitantes, Caucacia, 117.670 y Nechí, 28.392. En el peor escenario, es decir, si la presa se rompe y el caudal del río crece, habría que evacuar a unas 100.000 personas en 10 horas.

 

Aunque el caudal del río Cauca es normal para el invierno –con unos 1.200 metros cúbicos en invierno–, la alerta se mantiene y según dijo EPM, “el riesgo es inminente y el proyecto está en manos de Dios y la naturaleza”.

Sus palabras, pronunciadas con preocupación, ilustran la complejidad del problema: “El desafío es quién llega primero: si nosotros a la cota que estamos aspirando (210 metros de altura) o el río a su nivel máximo”, le dijo Jorge Londoño, gerente de Empresas Públicas de Medellín, a Caracol Radio. A lo que se refería era a la necesidad de alzar la presa siete metros más para obligar al agua a pasar a través de un vertedero. Es una carrera contra el tiempo en la que se busca evitar que el nivel del afluente sobrepase la construcción. Si esto sucede, el riesgo de que la estructura empiece a presentar fallas parece inminente. (Puede leer: Si colapsa Hidroituango, puede haber una avalancha peor que la de Armero)

EPM advirtió que no se descarta el destaponamiento de manera natural de alguno de los túneles de desviación, situación que podría generar nuevas crecientes en el Bajo Cauca.

Comparte:
X