El presidente Iván Duque lanza campaña nacional para frenar la deforestación

Noticias destacadas de Ambiente

Bajo el nombre de “Artemisa”, el Presidente, en compañía del Fiscal General y los ministros de Ambiente y Defensa, presentó una campaña para detener la tala ilegal de árboles. Desde el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete aseguró que será una estrategia militar, judicial y pedagógica.

Tras hacer un sobrevuelo por el Parque Nacional Natural Serranía de Chibiriquete, ubicado entre los departamentos de Caquetá y Guaviare, el presidente Iván Duque lanzó este 28 abril una nueva campaña para frenar un mal que Colombia aún no ha podido contener: la deforestación. Aunque no dio muchos detalles, bajo el nombre de “Artemisa”, esta estrategia busca evitar que se sigan talando árboles de manera ilegal en territorios protegidos, una práctica que se ha vuelto frecuente en territorios amazónicos. (Lea Con 70 mil firmas pedirán al Congreso que cambie la meta de deforestación del PND)

De acuerdo con Duque, esta campaña, en la que también participan la Fiscalía General, el Ministerio de Ambiente y todo el Sistema Nacional Ambiental y el Ministerio de Defensa y las fuerzas armadas, tiene tres propósitos. El primero, es “para la hemorragia deforestadora de los últimos años” que, en promedio ha dejado un saldo de 200 mil hectáreas de bosque perdidas anualmente.  (Lea Caquetá, la región más afectada por la deforestación, será sede de una cumbre global de bosques)

El segundo objetivo es “recuperar nuestra selva tropical húmeda”. Y, el tercero, implica judicializar a quienes están detrás de esas prácticas ilegales.

Además, señaló Duque, hay otro elemento clave en la estrategia: la pedagogía. El propósito es que en todas las regiones del país haya una “apropiación de la riqueza natural de Colombia”.

El Presidente aseguró la campaña “Artemisa” inició este 28 de abril con la recuperación de 120 hectáreas de bosque en el PNN Chiribiquete y el resguardo Llanos de Yarí. Fueron capturadas 10 personas y se incautaron vehículos, armas y maquinaria amarilla. También se e destruyeron cuatro construcciones tipo vivienda, con estructura en madera, y dos puentes improvisados.

De acuerdo con un comunicado de Presidencia, en la operación las autoridades encontraron que hubo vertimientos de hidrocarburos, que eran utilizados para mantenimiento y operatividad de maquinaria para la construcción ilegal. El objetivo es que, poco a poco, la campaña se extienda a otros parques nacionales naturales. Tinigua, Picachos y Sierra de la Macarena, entre ellos.

“La campaña Artemisa se extenderá a todas las divisiones de Ejército Nacional, a la Infantería de Marina, a la Policía Nacional y a la Fuerza Aérea. Gracias a sus aeronaves hemos podido adelantar ejercicios de inteligencia para medir el impacto de la deforestación”, dijo Iván Duque.

“Es importante recordar que la ocupación de parques nacionales naturales es una actividad ilegal. Es una práctica que va de la mano con tráfico de fauna y flora, con extracción ilegal de minerales, con acaparamiento de tierras y con los cultivos ilícitos”, afirmó por su parte el ministro de Ambiente, Ricardo Lozano.

Según él, esta campaña también busca generar un cambio de comportamiento en los colonos que desde hace décadas están en zona de parques naturales. La idea es firmar compromisos para que ellos implementen acciones de protección. “Es fundamental el acompañamiento a campesinos”, aseguró.

“Todos los días haremos monitoreo. Hemos pasado de la escritura del código a una realidad de juzgado y carcelaria. El Ministerio de Defensa se compromete a hacer una vigilancia diaria de estos parques para que estos actos delincuenciales no se vuelvan a repetir. Vamos a ser persistentes”, señaló Guillermo Botero, ministro de Defensa.

La deforestación, como se ha repetido hasta el cansancio en las páginas de este diario, se ha convertido en uno de los principales males del ambiente en Colombia. Pese a que el país se comprometió reducirla a cero para 2020, no lo ha logrado. A los ojos de los críticos, hoy además hay un punto que podría contribuir al incremento de la tala: en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) se cambió la meta de deforestación.

Mientras que el PND del gobierno de Juan Manuel Santos (II) se determinó que era, máximo, de 90 mil hectáreas por año, lo que propone Iván Duque es poner una línea base en “Crecimiento de la deforestación a nivel nacional respecto al año anterior”, es decir, el número de hectáreas deforestadas entre 2016 y 2017: 179.597.

“Si se conserva el ritmo actual de deforestación, Colombia perdería, a 2020, más de 800.000 hectáreas de bosques: aproximadamente cinco veces el tamaño de Bogotá”, dice una petición de la ONG Dejusticia, con la que ha recolectado más de 70 mil firmas con el propósito de cambiar esa meta.

Comparte en redes: