Publicidad
11 Jul 2022 - 2:45 p. m.

Hay que valorar a la naturaleza más allá de su utilización para el mercado: IPBES

En el reciente informe publicado por la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas, se hace un llamado por reconocer y apreciar los más de más de 50 métodos y enfoques de valoración que hay sobre la naturaleza.
"Las decisiones políticas y económicas han priorizado y preferido cierto tipo de valores de la naturaleza, particularmente aquellos valores de mercado instrumentales, como los relacionados con la producción intensiva de alimentos", señala el reciente informe del IPBES.
"Las decisiones políticas y económicas han priorizado y preferido cierto tipo de valores de la naturaleza, particularmente aquellos valores de mercado instrumentales, como los relacionados con la producción intensiva de alimentos", señala el reciente informe del IPBES.
Foto: Jorge Londoño - José Vargas

En la mañana de este lunes, la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (Ipbes, por sus siglas en inglés), lanzó el Informe de evaluación sobre los valores diversos y la valoración de la naturaleza. En este documento, elaborado por 82 científicos de todas las regiones del mundo, los expertos abordaron cómo se ha valorado la naturaleza hasta el momento y cuáles deben ser los nuevos enfoques hacia el futuro.

La principal conclusión, presentada tras una evaluación metodológica que duró cuatro años y tuvo una base de más de 13.000 referencias entre documentos científicos y de comunidades indígenas y locales, señala que “las decisiones políticas y económicas han priorizado y preferido cierto tipo de valores de la naturaleza, particularmente aquellos valores de mercado instrumentales, como los relacionados con la producción intensiva de alimentos”. (Puede leer: El 70% de las personas más pobres del mundo dependen de las especies silvestres)

Sin embargo, advierte la plataforma, “aunque son los privilegiados a la hora de formular políticas, estos valores de mercado no reflejan adecuadamente cómo los cambios en la naturaleza afectan la calidad de vida de las personas”. Estos valores, además pasan por alto otros valores no comerciales como la regulación climática, la identidad cultural, u otros relacionados con las contribuciones que la naturaleza brinda a las personas.

Para los autores de este nuevo informe, no es que no haya otras formas de valorar la naturaleza ya que “existen más de 50 métodos y enfoques de valoración, así que no faltan formas ni herramientas para hacer visibles los valores de la naturaleza”. El problema, señalan, tiene que ver con que los métodos de valoración “que permitan hacer frente a los desequilibrios de poder entre las partes interesadas”, además que permitan incorporar los diversos valores de la naturaleza, son muy escasos. (Le puede interesar: El 90% de las personas que se dedican a la pesca, lo hacen para subsistir)

“Solo el 2 % de los más de 1.000 estudios analizados consultan a las partes interesadas sus conclusiones acerca de la valoración de la naturaleza y únicamente el 1 % de los estudios involucran a las partes interesadas en cada uno de los pasos del proceso de valoración de la naturaleza”, apunta el informe.

Vivir de, con, en y como parte de la naturaleza

Los autores del informe elaboraron una tipología que le permite a los formuladores de política comprender las diferentes formas en que las personas conciben y valoran la naturaleza. La primera, Vivir de la naturaleza, “hace énfasis en la capacidad que tiene la naturaleza para brindar recursos que sostienen los medios de vida, las necesidades y los deseos de las personas como los alimentos y bienes materiales”.

Vivir con la naturaleza, por su parte, se refiere a la vida “no humana” como, por ejemplo, el derecho de los peces en un río a prosperar más allá de las necesidades humanas. La tercera, Vivir en la naturaleza, resalta la importancia de la naturaleza como en entorno que permite a las personas desarrollar su sentido de la identidad y de pertenencia por un lugar. Por último, Vivir como parte de la naturaleza, “implica concebir al mundo natural como parte física, mental y espiritual de las personas”. (También puede leer: Esto dicen expertos y ONGs ante decisión del Consejo de Estado sobre fracking)

Mike Christie, uno de los cuatro codirectores que tuvo este informe, afirmó que “el tipo y la calidad de la información que pueden producir los estudios de valoración depende en gran medida de cómo, por qué y por quién se diseña la valoración. Esto influye en los valores de la naturaleza que se reconocerán en las decisiones y en la distribución equitativa de los beneficios y las cargas de estas decisiones”.

Por su parte, la bióloga colombiana y actualmente rectora de la Universidad EAN, Brigitte Baptiste, que también codirigió la investigación, se refirió a la importancia de los valores que tienen los pueblos indígenas y las comunidades locales. “Reconocer y respetas las cosmovisiones, los valores y los conocimientos tradicionales de los pueblos indígenas y las comunidades locales permite que las políticas sean más inclusivas, lo que también se traduce en mejores resultados para las personas y la naturaleza”. Baptiste, también hizo un llamado a reconocer el papel de las mujeres y a superar las asimetrías de poder relacionadas con el género en las decisiones sobre la naturaleza. (Puede leer: ¿Cómo afecta la guerra entre Rusia y Ucrania a los delfines del mar Negro?)

La bióloga mexicana, Patricia Balvanera, que también lideró este informe, hizo un llamado a reoritentar la toma de decisiones hacia los múltiples valores de la naturaleza como un paso fundamental para combatir la crisis mundial de diversidad biológica. “Para ellos es necesario elaborar una definición nueva de lo que significan el desarrollo y el bienestar, así como reconocer las diversas maneras en que las personas se relacionan tanto entre ellas como en el mundo natural”.

Con el ánimo de reorientar esa toma de decisiones de la que habla Balvanera, los autores del informe elaboraron “cuatro puntos de apoyo”. El primero, enfatiza el llamado de reconocer los diversos valores de la naturaleza, mientras que el segundo insta a incorporarlos en la toma de decisiones. El tercer punto, busca que se reformen las políticas y que se incentive el cambio institucional. Por último, se debe “cambiar las normas y los objetivos sociales para promover valores acordes con la sostenibilidad en todos los sectores”.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.