27 Aug 2020 - 1:48 p. m.

“Incendios forestales en 2020 podrían ser peores que los de hace un año″, WWF

La ONG advirtió que, de seguir con la tendencia actual, habrá consecuencias devastadoras porque se presentará una mayor liberación de millones de toneladas adicionales de dióxido de carbono. En 2019 se registraron más de 4,5 millones de incendios en todo el mundo.

Redacción Ambiente

Medio Ambiente

El informe ‘Incendios, bosques y futuro: una crisis fuera de control’, realizado por la organización ambiental WWF y Boston Consulting Group (BCG), revela que los incendios que se están registrando durante 2020 podrían ser peores que los presentados hace un año, cuando se alcanzaron cifras récord. Se estima que en 2019 hubo más de 4,5 millones de incendios forestales en todo el mundo. (Lea: El cambio climático favoreció “claramente” los incendios en Australia)

De seguir con las tendencias actuales, advierte el documento, podrían traer consecuencias devastadoras para el medio ambiente, principalmente porque se presentará una mayor liberación de millones de toneladas adicionales de dióxido de carbono. Según el documento, el número de alertas de incendios en todo el mundo en abril, aumentó en un 13% en comparación con el año pasado.

Los principales factores de los incendios forestales son el clima, que cada vez es más cálido y seco por el cambio climático; y la deforestación, provocada principalmente por la transformación del suelo para la agricultura. La temporada de alto riesgo de incendios forestales aumentó en todo el mundo seis semanas.

Las personas son responsables del 75 % de todos los incendios forestales a escala mundial (...) Un factor que se suma a los impactos inmediatos que diezman la biodiversidad, destruyen ecosistemas vitales, amenazan vidas, propiedades, formas de vida y economías, junto con el riesgo de graves problemas de salud a largo plazo para millones de personas en todo el mundo”, añade la ONG.

Desde 2010 cada año se han quemado alrededor de cuatro millones de kilómetros cuadrados, lo que equivale al 3 % de la superficie del planeta. Una situación que impide que la vegetación pueda actuar como reservorio de CO2, a la vez que libera lo almacenado, agravando el cambio climático. Por eso, la ONG invita a tomar acciones. (Puede leer: Satélites de Copernicus detectan incendios en el Ártico que podrían intensificarse)

“Necesitamos que haya un compromiso decidido de los países de todas las zonas más afectadas por los incendios forestales y, en particular, de la Amazonía y de la cuenca del Congo, que tienen que desarrollar planes y políticas de deforestación cero de sus bosques primarios”, señala. Además, pidió a los países europeos que evite la entrada de productos vinculados con la destrucción de los bosques.

Aumentan incendios en la Amazonia y California

La temporada de incendios en la Amazonia de Brasil arrancó más fuerte que nunca. En los primeros 10 días de agosto se han detectado más de 10.000 focos de incendios en el Amazonas brasileño, según un último reporte realizado por Unearthed de Greenpeace. Un aumento del 17% con respecto al año pasado.

De hecho, ha habido más incendios en el bioma amazónico durante los primeros diez días de agosto que en el mismo periodo de cualquier otro año desde 2010. La ONG aseguró que la pérdida de selva amazónica este año (hasta julio) fue de 9.205 kilómetros cuadrados. Un tercio más que el año anterior y el equivalente a más de dos campos de fútbol arrasados por minuto. (Lea también: La temporada de incendios en la Amazonía de Brasil arrancó más fuerte que nunca)

El aumento de puntos críticos dentro de los territorios indígenas también aumentó. Fue incluso mayor que el del bioma completo durante julio, pasando de 305 incendios en 2019 a 540 este año, subió 77%. En otras áreas de conservación, como parques estatales y parques federales, también hubo incremento. En los primeros fueron 51% mayores que en julio de 2019, y en los segundos el aumento fue del 48%.

En California los bomberos combaten contra dos de los incendios más fuertes en la historia del estado. Según reportes oficiales, las llamas han alcanzado a 445.000 hectáreas y más de 100.000 personas han sido evacuadas. Advierten que la situación podría agravarse en las próximas horas, los centros meteorológicos aseguran que podrían presentarse tormentas eléctricas sin lluvia y con fuertes vientos.

La zona de Napa, en los condados de Sonoma y Lake, ha sido una de las más afectadas. Hasta el momento, cerca de 130.000 hectáreas se han visto afectadas por la conflagración. Los bomberos han informado que un 10% del fuego se encuentra controlado. En los condados de Santa Clara, San Joaquín y Alameda se han quemado 137.500 hectáreas, siendo el segundo incendio más fuerte.

Estos dos incendios son parte de los 585 registrados durante este verano en California. Un reporte oficial de las autoridades señala que un 96% de los miembros del Departamento de Bomberos están dedicados a contrarrestar las llamas forestales. Hasta el momento se registran una decena más de incendios que todavía están activos en el norte y la costa.

Comparte: