Publicidad
23 Mar 2022 - 12:51 a. m.

Países como Colombia deben dejar de producir petróleo y gas antes de 2050

El informe, dirigido por el profesor Kevin Anderson del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático de la Universidad de Manchester, analiza la dependencia económica de los países con el carbón, el petróleo y el gas y determina un cronograma basado en ello.
Colombia y otros países latinoamericanos como Brasil o México, se encuentran ubicados en el Grupo 3, que deberá reducir su producción en 28 % hacia 2030 y en más del 90% hacia 2043.
Colombia y otros países latinoamericanos como Brasil o México, se encuentran ubicados en el Grupo 3, que deberá reducir su producción en 28 % hacia 2030 y en más del 90% hacia 2043.
Foto: Henry Chirinos

Desde el Acuerdo de París de 2015 las naciones del mundo se comprometieron a mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C y a proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C. Desde entonces la evidencia científica ha venido asociando con fuerza esas metas a la reducción de la producción de todos los combustibles fósiles. Un nuevo estudio publicado este 22 de marzo le pone fecha a este objetivo, que se deberá cumplir si el mundo quiere evitar un colapso climático.

El informe, dirigido por el profesor Kevin Anderson del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático de la Universidad de Manchester, propone una investigación en la que, entre otras variables, analiza la capacidad de las naciones desarrolladas y en vía de desarrollo de abandonar el petróleo, el carbón y el gas. Aquí tiene algunos de los hallazgos más interesantes. El informe deja absolutamente claro que si se quiere limitar el calentamiento global como se propuso en 2015, no se pueden abrir nuevas instalaciones de producción de cualquier tipo, ya sean minas de carbón, pozos de petróleo o terminales de gas.

“Una transición basada en los principios de equidad requiere que las naciones ricas y de altas emisiones eliminen toda la producción de petróleo y gas antes de 2034, mientras que las naciones más pobres tienen hasta 2050 para poner fin a la producción”, señala la investigación. Anderson analiza que el 95 % de la producción total de petróleo y gas tiene lugar en solo treinta y tres países. La dependencia que cada uno de ellos tenga económicamente respecto a ambos combustibles es determinante en su capacidad de dejarlos.

Puede ver: Personal experto capturó y liberó lejos de San Andrés a tiburón tigre hembra

Algunas naciones, a pesar de ser pequeños productores, tienen pocos ingresos económicos más allá de la producción de petróleo y gas (por ejemplo, Sudán del Sur, Guinea Ecuatorial, Congo-Brazzaville y Gabón). Otras naciones, a pesar de ser grandes productores, tienen economías diversas y vibrantes en las que los ingresos por petróleo y gas son uno más (por ejemplo, Reino Unido, Canadá, Australia e incluso EE. UU.). Aunque países como Qatar o Emiratos Árabes Unidos tienen ingresos muy altos por estos combustibles, también tienen otros igual de altos no relacionados con ellos.

“Las naciones ricas que son grandes productoras suelen seguir siendo ricas incluso una vez que se agotan los ingresos del petróleo y el gas. Por el contrario, varios de los productores más pequeños tienen economías tan arraigadas a la producción de petróleo y gas que tienen muy poca capacidad financiera para reconfigurar sus economías una vez que se eliminan los insumos de petróleo y gas”, señala el estudio.

Después de dividir a los estados en varios grupos según indicadores económicos, el estudio determina que los países más ricos (Grupo 1) deben reducir la producción de petróleo y gas en un 50 % en solo seis años y cesarla completamente en 2034.

Puede ver: Más de 2.000 millones de personas viven sin acceso a agua potable

Para las naciones más pobres y más dependientes de los ingresos del petróleo y el gas (Grupo 5), la fecha para una caída del 50 % en la producción se extiende hasta 2037, con eliminación completa para 2050. Colombia y otros países latinoamericanos como Brasil o México, se encuentran ubicados en el Grupo 3, que deberá reducir su producción en 28 % hacia 2030 y en más del 90% hacia 2043.

Los cronogramas de eliminación de combustibles fósiles que surgen de este análisis no solo se encuentran muy lejos de las propuestas de casi la totalidad de los gobiernos, también incluso van en contravía de lo que están haciendo actualmente algunos grandes productores, que planean aumentar la producción a corto plazo. “Esto es diametralmente opuesto a las vías de producción identificadas en este informe. La producción máxima debe ser ahora, seguida, con efecto inmediato, por la rápida eliminación de la producción existente”, dice el estudio. Para una probabilidad del 50% o más de mantener la temperatura por debajo de un aumento de de 1,5 °C, todos los países productores deben alcanzar su punto máximo de producción de inmediato y comenzar una disminución ininterrumpida.

El equipo de Anderson reconoce que su cronograma para los países en vía de desarrollo y pobres es un golpe a las finanzas. La producción en las naciones más pobres debe reducirse entre una sexta parte (para el Grupo 5, los más pobres) y casi un tercio (para el Grupo 3, por debajo de la capacidad promedio) para 2030. Esto ya representa una pérdida significativa de oportunidades de ingresos a corto plazo para los países menos capaces de tolerar tales pérdidas.

Puede ver: Colombia necesita tener mayor conocimiento de sus aguas subterráneas: Ideam

“Será especialmente difícil (para ellos) eliminar gradualmente la producción para la década de 2040 o 2050, pero esto es exactamente lo que se requiere de ellos para una probabilidad del 50 % o más de 1,5 °C”, dice el estudio. Por ello para Anderson es claro que se necesitará de apoyo financiero internacional.

El carbón presentó algunas particularidades respecto al petróleo y gas. A diferencia de estos últimos, existe un estrecho vínculo entre la producción nacional y el consumo de carbón. Es decir, las naciones más productores son también las que más lo consumen. Para las naciones desarrolladas, la producción de carbón debe caer en un 50% dentro de cinco años y eliminarse efectivamente para 2030. Para las naciones en desarrollo, existe cierto margen relativo. Sin embargo, la producción de carbón tiene que comenzar una disminución inmediata, reduciéndose a la mitad en una década con el cese total de la extracción para 2040.

Puede ver: Candidatos Presidenciales de Colombia, ¿y de los Parques Nacionales Naturales qué?

Citada por The Guardian, Christiana Figueres, la exjefa climática de la ONU que supervisó la cumbre de París de 2015, se refirió a los hallazgos de Anderson: “Este nuevo estudio es un recordatorio oportuno de que todos los países deben eliminar la producción de petróleo y gas rápidamente, con los países ricos yendo más rápido, al tiempo que garantizan una transición justa para los trabajadores y las comunidades que dependen de ella”.

Síguenos en Google Noticias