Pensilvania, la primera hembra de oso andino que será rastreada con un collar de telemetría GPS en Colombia

Noticias destacadas de Ambiente

Este mecanismo solo se había empleado anteriormente en dos osos macho. Fue liberada en el santuario Alto Río Fonce, ubicado entre Boyacá y Santander.

Pensilvania, una hembra de oso andino, tuvo su primer encuentro con funcionarios de la Corporación Autónoma Regional de Boyacá (Corpoboyacá) y la Fundación Santuario del Oso de Anteojos a comienzos del año pasado. La osa adulta (Tremarctos ornatus) se había trepado a un árbol de la vereda Pensilvania (Moniquirá) y parecía no querer moverse de allí. (Le sugerimos: Más de 100 animales silvestres fueron liberados en el Meta)

“La gente empezó a comunicarse con diferentes entidades e instituciones ambientales para que ayudaran a la osa andina, una especie que ya está catalogada como vulnerable a la extinción debido a la acelerada pérdida del bosque y a la cacería por retaliación de los campesinos”, comenta Nicolás Reyes Amaya, biólogo, mastozoólogo, PhD en ciencias biológicas y curador de la colección de mamíferos del Instituto Alexander von Humboldt.

Después de tres días, las autoridades lograron capturarla para que hoy, casi un año después, fuera liberada en el santuario Alto Río Fonce, entre Boyacá y Santander, y se convirtiera en la primera hembra de oso andino que será rastreada con un collar de telemetría GPS en Colombia.

“Pensilvania será la primera hembra de oso andino a la que se le instale un collar de telemetría con GPS en el país, con lo cual esperamos estudiar varios aspectos como su área de distribución, el uso de los ecosistemas y el grado de adaptación en su nuevo hogar: el bosque del santuario”, dijo Hernando García, director del Instituto Humboldt.

Por su parte, Reyes agregó que espera que el ejercicio con esta hembra sea igual de exitoso al llevado a cabo con Apipa Utut, el primer oso andino macho rastreado con GPS en el territorio nacional. (Le puede interesar: Liberan animales silvestres en reserva del Huila )

Este oso macho fue liberado con un collar de telemetría GPS en Chingaza, herramienta que entre octubre y diciembre de 2013 arrojó varios datos, como que se movió por un área de 238,86 kilómetros cuadrados y prefirió los matorrales de páramo y subpáramo para sus desplazamientos.

A Apipa Utut luego se le unió otro oso macho con collar de telemetría GPS, marcado por la Wildlife Conservation Society (WCS) en Chingaza. “Es decir que Pensilvania sería la primera osa andina rastreada con esta tecnología en el país y el tercer oso andino”, complementó Reyes.

A través de un comunicado, el Humboldt también explicó que, durante un año, la osa estuvo en un hogar de paso conocido como el Santuario del Oso de Anteojos de la Fundación Bioandina, localizado en el municipio de Guasca (Cundinamarca), donde expertos iniciaron el proceso de rehabilitación.

“En este hogar de paso el objetivo era que la osa pudiera alimentarse bien, subiera de peso y recuperara su masa corporal. Los biólogos y zootecnistas se dieron cuenta que tenía fracturado un colmillo, razón por la cual Corpoboyacá determinó que era necesario realizarle un tratamiento odontológico”, dijo el curador de la colección de mamíferos del Humboldt.

Sin embargo, las prótesis en el colmillo no fueron exitosas, ya que todas se rompieron al poco tiempo de ser instaladas. Con asesoría del Instituto Humboldt y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la autoridad ambiental tomó la decisión de liberar a la osa sin más intervenciones. (Le recomendamos: Una mirada genética al oso andino)

Corpoboyacá, Fundación Bioandina, Fundación Wii, la reserva de la sociedad civil Corazón de la Montaña, Parques Nacionales Naturales, Fundación Juan de Castellanos y el Instituto Humboldt, iniciaron un largo trabajo para poder liberar a la osa en predios de la Reserva de la Sociedad Civil Corazón de la Montaña, en inmediaciones del Santuario de Fauna y Flora Alto Río Fonce, de donde posiblemente es nativa.

Comparte en redes: