25 Jul 2019 - 12:31 a. m.

Plástico, una amenaza para la naturaleza

El costo de las materias primas usadas para producir este material es casi la mitad del precio de hace 10 años, por eso es más rentable fabricar plástico virgen que reusarlo.

-Redacción BIBO

El plástico se ha vuelto ubicuo en la naturaleza. El suelo, el agua dulce y los océanos están contaminados con macro, micro y nanoplásticos. La contaminación causada por este material se ha salido de las manos. ¿La principal causa? Sus beneficios. Es económico, liviano y fácil de producir, lo que ha llevado a un auge en su fabricación y elaboración. Desde los años 50 su producción superó la de casi todos los demás materiales. (Lea: Los insectos ayudan a combatir el hambre y la contaminación)

Este material se produce a partir de productos químicos derivados del petróleo, el gas natural y el carbón, todos recursos naturales no renovables. Pero, la forma desacelerada en la que la sociedad lo transformó en desechable lo convirtió en un desastre ambiental. Hoy, casi la mitad de los plásticos se convierten en desechos en menos de tres años.

Si nada cambia, para 2050 los océanos podrían tener más plásticos que peces. Tan grave es la situación que hoy los seres humanos estaríamos consumiendo cinco gramos de plástico a la semana, el equivalente a una tarjeta de crédito, a través de la comida, el agua (embotellada y de la llave) y la inhalación del aire. Así lo demostró un reciente estudio de WWF y la Universidad de Newcastle (Australia), “Naturaleza sin Plásticos: Evaluación de la Ingestión de Plásticos”.

Se necesitan acciones urgentes para frenar la crisis. Para lograrlo, todas las naciones deben asumir su responsabilidad. Por ejemplo, mientras que los países de ingresos bajos o medios tienen registros más pobres de recolección y manejo de desechos, la demanda de plásticos es abrumadoramente conducida por países de altos ingresos que también exportan mucho de este material. (Puede leer: Prohibirán los plásticos de un solo uso en Parques Nacionales Naturales de Colombia)

Por eso, las soluciones deben estar enfocadas en prevenir el flujo de plásticos hacia la naturaleza. Se deben implementar leyes nacionales robustas para mejorar su manejo, que los gobiernos trabajen juntos para frenar la contaminación y que las empresas asuman la responsabilidad por los plásticos que producen y usan.

Los ciudadanos son una parte fundamental de la solución. Cada decisión puede contribuir a reducir los desechos del material y la contaminación que produce. Existen varias alternativas para decirle no al plástico, o al menos no de una manera desmedida, usar bolsas de tela o de otros materiales y reutilizar el plástico que ya tenemos en casa son algunas de ellas. Informarse sobre la problemática y difundir la voz es otra parte relevante. (Le puede interesar: La alta costura también le dice no a fibras plásticas)

La contaminación del plástico en cifras

270 especies de animales han sido afectadas por estrangulamiento con plástico y otras 240 especies lo han ingerido.

75 por ciento del plástico producido hasta hoy en el mundo es basura. Para 2030, la producción de plástico podría incrementarse un 40 %.

10 veces más basura producen los países con mayores ingresos. Los países con bajos ingresos generan menos, pero tienen sistemas ineficientes de manejo de residuos.

80 por ciento de los plásticos en el océano provienen de fuentes terrestres. Según el programa ambiental de Naciones Unidas, el impacto de la contaminación de plástico en los océanos es de US$8.000 millones al año.

Comparte: