3 Jun 2018 - 2:00 a. m.

Así fue como Sutec armó sus balances para el contrato de semáforos en Bogotá

Al analizar documentos de Sutec se evidencia cómo los estados financieros 2015-2016, que presentaron para participar en la licitación (señalados de ser falsos) se elaboraron con retazos de otros balances. El Distrito aún no toma una decisión.

Alexánder Marin Correa

Las sospechas sobre las posibles irregularidades que cometió la firma Sutec para quedarse con el contrato de semáforos en Bogotá parecen cada vez más sólidas. No obstante, el Distrito sigue sin tomar una decisión de fondo, algo entendible si se tiene en cuenta que un paso en falso expondría a la ciudad a una demanda multimillonaria o a sus funcionarios a un proceso penal . Y si bien la situación no es fácil, los indicios sobre cómo alguien “maquilló” los balances de la empresa, para cumplir las exigencias de la licitación en Bogotá, parecen tan claros que expertos se atreven a decir que a la Alcaldía no le queda otro camino que anular el contrato.

Para quienes no conocen este lío, el resumen es el siguiente: la Secretaría de Movilidad abrió el año pasado una licitación para elegir la empresa que se encargaría de renovar la red de semáforos de la ciudad. A pesar de múltiples advertencias de la Procuraduría, en las que pedía revocar el proceso por posibles irregularidades, la administración adjudicó en diciembre el contrato por $173.000 millones al consorcio Movilidad Futura 2050, integrado por Sutec Argentina (99 %) y la multinacional Siemens (1%).

Lea: Forenses analizarán documentos del contrato de semáforos en Bogotá

Sin embargo, en marzo pasado se conocieron nuevos elementos sobre las posibles irregularidades en la adjudicación, cuando El Espectador publicó los detalles de una denuncia que señalaba que Sutec habría presentado en Colombia unos estados financieros que no coincidían (ni en datos ni en firmas) con los que había radicado en diciembre del año pasado ante las autoridades argentinas, en donde está su casa matriz. Mientras en Bogotá se mostraron como una empresa solvente, allá estaban al borde de la quiebra. Es decir, al parecer la firma ganó la licitación tras una falsedad.

Al principio, la firma desestimó la denuncia, diciendo que sí había cumplido los requisitos y que estaba lista para ejecutar el contrato. Sin embargo, ante la insistencia de la administración para que aclarara los hechos, hace un mes envió una nueva explicación. En el documento, si bien reconoció que los balances que presentó en Colombia no correspondían con los que radicó en Argentina a finales del año pasado (confirmando la denuncia), se limitó a decir que estaba investigando y corrigiendo las cuentas. Agregó que con sus nuevos balances, pese a todo, cumplía las condiciones del contrato.

Lea: Contratista de semáforos en Bogotá sigue sin dar explicación de fondo

No obstante, desde que se conoció la denuncia, El Espectador ha recopilado documentos que contienen indicios sobre cómo alguien, al parecer, de manera irregular confeccionó con “retazos” de otros estados financieros los balances que presentó la empresa el año pasado en Colombia para participar y ganar dos contratos en el país: la renovación de semáforos en Bogotá y la de parqueo en vía en Manizales.

Balances

Para entender la maniobra es importante tener en cuenta que, a la fecha, Sutec ha presentado tres estados financieros diferentes correspondientes al periodo 2015 y 2016: primero los que radicó en mayo del año pasado ante la Cámara de Comercio de Bogotá (que son señalados de ser falsos); luego, los que radicó en diciembre del año pasado ante las autoridades argentinas y, finalmente, los que le envió hace un mes a la Secretaría de Movilidad, argumentando que esos sí eran los reales y que estaban en proceso de rectificación en su país.

Para hacer un análisis más amplio, este diario extendió la búsqueda a los balances de los años 2012-2013-2014. Al comparar la información, se encuentra consistencia en las cifras de casi todos los documentos presentados ante las autoridades argentinas y colombianas, salvo en los que usó para ganar la licitación de semáforos en Bogotá.

En esta historia hay un punto de quiebre y lo relata Sutec en la última explicación que le presentó a la Secretaría de Movilidad. En ella cuentan cómo, a mediados de 2016, los dueños descubrieron un fraude que supuestamente cometió el entonces presidente de la compañía, Andrés Saavedra Camerano. Eso los llevó a cambiar el presidente (cargo que desde entonces ocupa Andrés Cufiño) y a realizar una auditoría a sus cuentas desde 2015, cuando se supone comenzó la estafa.

Lea: A ganador de contrato de semáforos en Bogotá se le enredaría negocio en Manizales

Antes de dejar el cargo, Saavedra Camerano había dejado los balances del período 2014-2015, que mostraban una empresa sólida, con alto nivel de liquidez y solvencia, suficiente para participar en cualquier licitación. Sin embargo, según las actas de junta, con la llegada de Cufiño y gracias a la auditoría interna, descubrieron que la compañía estaba casi en quiebra.

Esto llevó al nuevo presidente y a su equipo a corregir las cuentas de 2015, ya que las de Saavedra, al parecer, no correspondían con la realidad. Descubrieron, por ejemplo, que no había dinero en los bancos y las deudas se habían cuadruplicado. Luego se dedicaron a revisar las cuentas de 2016, tarea en la que se gastaron casi todo el año pasado. “Esto nos retrasó la presentación de los balances de 2016 en Argentina, que finalmente se radicaron en diciembre del año pasado”, explicó la empresa a la Secretaría de Movilidad.

Lea: Procuraduría pide suspender contrato de semáforos en Bogotá

Esto quiere decir que, para mayo de 2017, fecha en la que Sutec debía renovar su Registro de Proponentes (RUP) en la Cámara de Comercio de Bogotá, no tenía estados financieros certificados de 2016, requeridos para licitaciones. Sin embargo, de manera cumplida, el representante legal de la empresa en Colombia allegó balances y renovó la inscripción, con lo que pudieron competir el año pasado por los contratos de parqueo en vía en Manizales y de semáforos en Bogotá.

La maniobra

Entonces, ¿de donde salieron esos balances? La respuesta parece estar en los estados financieros de 2014-2015 (que dejó Saavedra Camerano) y los de 2015-2016 (que elaboró Cufiño), ambos radicados oficialmente ante las autoridades argentinas. En ellos se encuentra que los datos que usó Sutec en Colombia para mostrar su situación financiera (activos y pasivos) de 2015 corresponden al documento de Saavedra Camerano, mientras en la columna de activos de 2016 incluyeron los datos también de 2015, pero del balance corregido por Cufiño (ver gráfico).

Lea: Las alertas sobre el ganador del contrato para modernizar los semáforos de Bogotá

En resumen, el documento que hoy está en tela de juicio, con el que ganaron la licitación de semáforos en Bogotá y la de parqueo en vía en Manizales, lo elaboraron combinando datos del mismo año, pero de dos balances diferentes.

Aunque alguien podría argumentar que fue un error de un empleado a la hora de copiar y pegar la información, esto se desvirtúa al analizar los datos registrados como pasivos de 2016, pues son completamente diferentes a los del balance corregido por Cufiño. Mientras en el original se refleja un alto nivel de endeudamiento (que los hubiera dejado por fuera de la licitación de semáforos), en el documento posiblemente adulterado reportan que sus deudas son mínimas.

Por ahora, el caso sigue en manos de los organismos de control y del Distrito. Aunque los involucrados han dicho que adelantan una investigación interna, Bogotá sigue a la espera de la renovación de sus semáforos.

* * *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

El Espectador Bogotá

Comparte: