Publicidad
5 Jul 2022 - 9:58 p. m.

Caso Adriana Pinzón: Jonathan Torres llega a preacuerdo para lograr rebaja de pena

El acusado se comprometió a aceptar su responsabilidad en la muerte y desaparición de la psicóloga.
Familia de la psicóloga Adriana Pinzón se pronuncia sobre la captura de su cuñado.
Familia de la psicóloga Adriana Pinzón se pronuncia sobre la captura de su cuñado.
Foto: Cortesía: Sandra Pinz

Desde la Fiscalía General de la Nación se confirmó que, de manera voluntaria, Jhonatan Torres Campos, suscribió un acta de preacuerdo dentro del proceso que se le sigue como presunto responsable del crimen de la psicóloga Adriana Pinzón Castellanos, ocurrido el pasado 7 de junio, en el municipio de Zipaquirá, Cundinamarca.

Lea también: Jonathan Torres confesó haber participado en la desaparición de Adriana Pinzón.

En ese orden de ideas, el capturado se comprometió a aceptar los delitos de homicidio agravado y desaparición forzada. De igual manera, previo aval judicial, recibiría una pena de 28 años de prisión y deberá pagar una multa de 600 salarios mínimos mensuales vigentes; además de inhabilidad para ejercer cargos públicos.

De acuerdo con el ente investigador, abundante material de prueba y evidencia física dan cuenta de que Torres Campos habría sido la última persona que vio a la víctima con vida. Asimismo, permitieron detectar las contradicciones en las que, supuestamente, incurrió para evitar que los investigadores lo descubrieran y ubicaran el cuerpo de su cuñada.

Cabe mencionar que en el transcurso de la mañana de este martes, 5 de julio, se conoció que Torres aceptó haber participado en el crimen; sin embargo, aseguró que no fue la única persona que participó en los hechos.

Lo que se sabe del caso

La psicóloga, de 42 años, fue reportada como desaparecida el pasado 7 de junio en el sector de Tres Esquinas de Chía, cumpliendo con una diligencia personal. La última información que tuvieron de ella es que, tras finalizar sus trámites, pidió un vehículo en una aplicación de transporte, y luego desapareció.

Sin embargo, esta información inicial ha sido desmentida por los investigadores del caso que señalaron que Adriana no salió de su apartamento ubicado en el municipio de Zipaquirá, Cundinamarca, contrario a la versión que entregó Torres en su primera indagación.

Esta versión fue ratificada por el dueño del concesionario donde se vendió el carro de Pinzón, que manifestó que ella nunca estuvo en el negocio y que Jonathan fue quien realizó la venta con un traspaso, que tenía algunas inconsistencias, supuestamente firmado por la psicóloga.

A través de grabaciones de las cámaras de seguridad del conjunto residencial en el que vivía Pinzón, se constató que, el día de su desaparición, su cuñado ingresó a su apartamento y, entre las 6:00 y 7:20 de la noche, salió en dos oportunidades. Lo peculiar de sus salidas es que en la primera llevaba un morral de color negro y, al parecer, se comportaba de manera sospechosa mirando con detenimiento si había movimiento en la zona.

Podría interesarle: Caso Adriana Pinzón: ¿quién es el señalado homicida de la psicóloga?

Posteriormente, se alcanza a observar que llevaba unas grandes bolsas de basura que cargaba con sus brazos y en algunos momentos sobre el hombro, comportamiento que, según especialistas forenses, denotaría exceso de fuerza y urgencia para dejar dichas bolsas plásticas en el baúl del vehículo.

Durante las audiencias preliminares, el fiscal reveló que existía el testimonio de un hombre que se acercó al ente investigador para manifestar que Torres le dio a guardar un maletín (el que se ve en su primera salida del apartamento) que contenía cuchillos ensangrentados y documentos como la licencia de conducción de Adriana, entre otros objetos. Cabe señalar que esta afirmación no fue aceptada por el sospechoso.

Por su parte, el 25 de junio, la familia de Pinzón fue notificada sobre el hallazgo de un cuerpo en inmediaciones de Zipaquirá, que según confirmaron las autoridades corresponde al de Adriana. Tras el hallazgo, realizado por investigadores del CTI de la Fiscalía, quienes han intentado reconstruir los momentos previos y posteriores a su desaparición.

Jonathan Torres tendrá que pagar en centro carcelario por los delitos de desaparición forzada y homicidio agravado. Su pena, de acuerdo con la Fiscalía, quedó estipulada en 28 años de prisión tras firmar el preacuerdo, convenio que le reduce la pena que pudo llegar incluso a los 40 años de cárcel, de acuerdo con el artículo 104 del Código Penal Colombiano

Por su parte, la Fiscalía General de la Nación también anunció que se encuentra investigando a dos personas que tendrían información para esclarecer la desaparición de la psicóloga.

Nota relacionada: “Queremos que nos diga por qué lo hizo”, hermana de Adriana Pinzón.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá de El Espectador.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias