28 Sep 2021 - 10:26 p. m.

Destituyen e inhabilitan por 10 años a policía señalado de acoso sexual en Soacha

El hecho se habría presentado en un baño de la estación de Policía de ese municipio. Aunque se habla de más víctimas, por ahora solo dos han denunciado.

A un par de semanas de cumplirse tres meses desde que dos auxiliares de la Policía, adscritas al Comando Departamental de la Policía de Cundinamarca, denunciaran un presunto hecho de acoso y abuso sexual por parte de uno de sus superiores, se hacen los primeros anuncios disciplinarios que tomó la institución.

Este lunes, 27 de septiembre, durante la lectura de fallo por el proceso que enfrenta Walter Javier Martínez Melo, exintendente de la Policía, se conoció de su destitución e inhabilidad, por 10 años, para ejercer cargos públicos, esto como respuesta, puntualmente, a los señalamientos de acoso sexual, pues en materia disciplinaria no se tuvo en cuenta el presunto abuso.

>LEA: Auxiliares de Policía en Soacha denuncian a intendente por supuesto abuso sexual

Los hechos por los que es investigado este hombre habría ocurrido el pasado 12 de julio al interior del mismo Comando Departamental, en el vecino municipio, en el momento en el que una de las afectadas le solicitó un permiso, al cual él, denuncia la mamá de la víctima, respondió de forma agresiva y llevándosela para una baño en donde “la obligó a practicarle sexo oral”.

Este hecho, presuntamente, no fue el único en el que el acusado intentó acceder a la joven de 18 años. En otro relato, entregado también por la mamá de la víctima, se pudo establecer que su hija, junto con otra auxiliar de la Policía, fueron llevadas hasta un motel en la localidad de Bosa, al sur de Bogotá, en donde él les habría hecho algunas propuestas indecentes.

En cuanto al proceso penal, se confirmó que la investigativo sigue en curso y allí, Martínez Melo, enfrenta dos delitos: acoso y abuso sexual. Incluso se está investigando una acción que lo podría inculpar aún más en el caso, y es, presuntamente, haber borrado la evidencia de un celular que era de una de las víctimas, el cual le mandó a quitar con otros subalternos y en donde estaría el registro de las insinuaciones sexuales que él le hacía a ella.

Comparte: