16 Nov 2021 - 5:09 p. m.

Distrito busca vender el 9,4 % de acciones del Grupo de Energía de Bogotá

Aunque en campaña la alcaldesa Claudia López aseguró que no vendería las empresas públicas, de realizarse la venta, el dinero recaudado se destinaría para la Segunda Línea del Metro, la ampliación de la calle 13 y el cable aéreo de San Cristóbal.
El Distrito cuenta con el 65,68 % de las acciones del GEB, por lo que de realizarse la venta éste seguiría teniendo el control sobre la compañía.
El Distrito cuenta con el 65,68 % de las acciones del GEB, por lo que de realizarse la venta éste seguiría teniendo el control sobre la compañía.

La última decisión de la Administración Distrital, de iniciar labores de exploración de mercado para la venta del 9,4 % de las acciones del Grupo de Energía de Bogotá (GEB), ha generado rechazo de algunos concejales. Recuerdan que en campaña la alcaldesa Claudia López aseguró que estos bienes públicos no los vendería.

>LEA: Las jugadas que tienen en vilo el POT, puntos pruebas PCR y otras noticias de Bogotá

Para la comercialización de las acciones, el GEB firmó un contrato interadministrativo con el accionista mayor que es el Distrito Capital, con el fin de que la Secretaría de Hacienda comience con las labores de coordinación de trámites para buscar compradores e implementar el acuerdo.

Es de resaltar que esta propuesta está descrita en el plan de Presupuesto Distrital para el próximo año, el cual está en debate en el Concejo de Bogotá. De realizar la venta, el Distrito recaudaría cerca de $2,9 billones, con los que, dicen, se financiaría la Segunda Línea del Metro, la ampliación de la calle 13 y la construcción del cable aéreo de San Cristóbal.

La propuesta no fue bien recibida por algunos concejales y representantes a la Cámara. La concejala Heidy Sánchez publicó una carta firmada por las bancadas de Colombia Humana, Unión Patriótica (UP) y los representantes a la Cámara por Bogotá, María José Pizarro y David Racero. En ella destacan que, la GEB hace parte de los sectores estratégicos de la ciudad, al ser el que mayores ingresos genera.

“Con esta eventual venta, la administración financiaría la construcción de la fase 2 de la Primera Línea del Metro, que no tiene estudios de factibilidad, ni de ingeniería de detalle. A su vez, se convierte en uno más de los engaños de la actual alcaldesa, quien en campaña se proclamó defensora de lo público”, se lee en la carta.

Le puede interesar: Con la mira en el Congreso: la apuesta de los concejales y los partidos en Bogotá.

El cabildante Carlos Carillo (Polo Democrático) también comunicó su rechazo, pues destacó que, de realizarse la venta, solo el 5 % del dinero iría para la construcción del cable aéreo y, lo que más preocupa es la “ambigüedad con relación a la segunda línea del Metro de Bogotá”. Por lo cual considera que la decisión es “inaceptable y en parte por eso, mi ponencia será negativa. Esto es un incumplimiento flagrante del programa de Gobierno de la alcaldesa”.

Cabe resaltar que, con el objetivo de fortalecer el gobierno corporativo de la compañía y que tuviera mayor independencia de los vaivenes políticos, así como conseguir recursos para financiar el plan de infraestructura vial de la ciudad, en 2016 el entonces alcalde Enrique Peñalosa propuso ante el Concejo vender hasta el 20 % de las acciones de la entonces Empresa de Energía de Bogotá (EEB), hoy Grupo Energía Bogotá (GEB).

Lea también: Opinión: Salvaguardando los recursos públicos.

Esta propuesta fue autorizada por el Concejo el 8 de noviembre de 2016 y en los años siguiente se vendió el 10,6 % de las acciones del GEB en dos etapas. La primera al sector solidario, es decir a los empleados, pensionados, entre otros; y, la segunda a todos los demás interesados. Por lo que quedaron el 9,4 % de acciones para la comercialización.

Actualmente, el Distrito cuenta con el 65,68 % de las acciones del GEB, por lo que de realizarse la venta este seguiría teniendo el control sobre la compañía. Por su parte, el presidente del Grupo, Juan Ricardo Ortega mencionó que, “es una decisión de los accionistas, no es nuestra. Entonces, estamos listos para apoyar el proceso y creemos que es una buena decisión, tanto para el grupo como para el Distrito”.

Comparte: