27 Oct 2019 - 10:54 p. m.

El Galán que no conquistó a Bogotá

Carlos Fernando Galán nació en 1977 y, luego de haber sido concejal y senador, intentó por segunda llegar al Palacio Liévano. El candidato de Bogotá para la Gente, que se proclamó independiente, perdió en una reñida contienda. Obtuvo casi un millón de votos.

María Dilia Reyes Torres - mreyes@elespectador.com - @Madinewss

Carlos Fernando Galán nació el 4 de junio de 1977. Él, un hombre de ojos claros, verdes en unas fotos y cafés en otras, se planteó como objetivo el gobernar la capital de Colombia, por el movimiento Bogotá para la Gente, creado justo para esta contienda. Sin embargo, en una reñida contienda, le faltó impulso para ser alcalde. Logró obtener casi un millón de votos.

En su vida se ha movido en el periodismo y la política, dos caminos que recorrieron sus padres. Es hijo de Luis Carlos Galán, exsenador del partido Nuevo Liberalismo, quien fue asesinado hace 30 años cuando aspiraba a la Presidencia. Su madre es Gloria Pachón, periodista y exembajadora de Colombia en Francia.

>>> Lea: “Bogotá no debe apostarle a 15 troncales nuevas de Transmilenio”: Carlos F. Galán

Durante tres meses, llevando puesta una chaqueta roja, el color distintivo de su movimiento y con el que la gente recuerda a su padre, hizo campaña para tratar de conquistar a la ciudadanía capitalina, prometiéndole que su prioridad sería la seguridad; que haría un esfuerzo para mejorar el transporte público, y que en su administración la protagonista en el desarrollo económico de la ciudad. Le faltó poco.

Un fuerte sacudón

Hasta en la forma de caminar Carlos Fernando Galán es como lo describen quienes lo rodean: racional, perfeccionista y temperamental. “Estudié en un colegio público, en el Instituto Pedagógico Nacional, hasta primero de bachillerato. Esos años fueron especiales”, recuerda cada vez que se le pregunta por sus formación académica.  

La mayoría de los recuerdos sobre su infancia, que se fragmentó cuando tenía 12, son en el colegio y en campañas electorales. “Mi primera vez fue cuando tenía seis meses de edad. Me llevaron a Bucaramanga, me cuentan, porque mi papá estaba en campaña para el Senado. En el 80 fue la segunda, en el 82 otra vez, en el 84 otra vez, en el 86 otra vez y en el 88 otra vez. Vivíamos en campañas permanentes, entonces la mitad de mi niñez la recuerdo con eso. Se trababa de estar con mi papá, viajar con mi papá, recorrer el país con él –baja la mirada–. Nos involucraba mucho”, agrega.

Sapo. Así era mi hermano –sostiene Juan Manuel Galán– Recuerdo que a mi papá le habían regalado un jarrón muy fino, en uno de sus cumpleaños, y al día siguiente, Claudio, nuestro otro hermano, y yo nos pusimos a jugar futbol dentro de la casa. El regalo se rompió con un balonazo. Lo primero que hizo Carlos fue contarle a mi mamá. En ese entonces él tenía como siete años”, continúa.

***

Los momentos en los que no estaba acompañando a su padre en los viajes o estudiando en el colegio, jugaba con sus dos hermanos mayores, Juan Manuel y Claudio Mario, a ser los personajes de Revivamos nuestra Historia, una serie sobre los próceres de la Patria. El mayor de ellos, Juan Manuel, quien hoy es senador de la República, era el español y los dos menores hacían las veces de criollos, mestizos, indígenas o esclavos. La serie fue emitida hasta 1986, tres años antes de que asesinaran a su padre.

Como en un abismo me sentí cuando me enteré de que habían matado a mi papá. Fue un fuerte sacudón que paró y frenó la vida  que llevábamos. Sentía que no había para donde coger. Entonces empezó una nueva etapa”, indica Carlos Fernando.

>>> Lea: Galán, el presidente que no fue

Y continúa: “Nos fuimos del país a vivir a París con mi mamá, que fue muy importante para nosotros, porque ella es muy fuerte y aguanta mucho y nos dijo: ‘Los voy a sacar adelante, mi meta ahora es ponerlos a estudiar’. Los primeros años no fueron fáciles, porque fueron de duelo”. 

***

“A Carlos le dio muy duro, porque él era muy apegado con mi papá. Ellos compartían mucho tiempo juntos, pues era el menor y mi papá se lo llevaba para los eventos de las campañas”, recuerda Juan Manuel.

***

A raíz de esa decisión, a Carlos Fernando le tocó aprender un nuevo idioma, hacer nuevos amigos, dejar la timidez y, en medio de esa avalancha de cambios, se volvió más cercano a su familia. En Francia estuvo seis años, hasta cuando se graduó como bachiller.

 

Definiendo la vocación

La promesa de Gloria Pachón a sus hijos, de ponerlos a estudiar y sacarlos adelante, direccionó la vida de todos ellos, especialmente, la de Carlos Fernando, por ser el menor. “Ella quería que yo aprendiera inglés como mis hermanos, entonces me mandó para donde una tía en Washington”.

Allá, ya convertido en angloparlante, empezó a estudiar Servicio Exterior con énfasis en Economía Internacional, en la Universidad de Georgetown, donde creó una asociación de estudiantes colombianos que vivían en la capital de Estados Unidos y tuvo su primer trabajo construyendo una base de datos sobre los políticos de Latinoamérica. “Me pagaban como seis dólares por hora”, recuerda.

>>> Lea: Carlos Fernando Galán en Claro Oscuro

Luego el sueldo subió, pues se volvió corresponsal de la Revista Semana en Washington. “El pago no era fijo, sino por página, pero tuve una suerte enorme porque en el 2000 fueron las elecciones presidenciales en ese país, me pedían muchos textos y yo estaba feliz. Después pasó algo adicional que me mejoró la situación y fue que en los resultados de esos comicios hubo empate, entonces me tocó cubrir todo eso”, señala.

Ese fue su primer trabajo como periodista y posteriormente llegaron más. Fue redactor de informes sobre la pobreza en América Latina para la OEA. En su regreso a Colombia trabajó en la revista Cambio y fue editor político del periódico El Tiempo, donde culminó su trayectoria periodística.

Arenas electorales

En 2007, luego de que varios amigos lo convencieron, se estrenó como político. Fue candidato al Concejo de Bogotá y obtuvo altas votaciones, cerca de 48.000 votos. Por esos días también conoció al amor. Un amigo le presentó a Carolina Deik, una estudiante de Derecho que le realizaría una entrevista. “Al verla inmediatamente, me encantó y la perseguí”.

***

“Llevábamos como cinco meses de novios y fuimos a un paseo en Villa de Leyva. Nos pusimos a montar caballo y Carlos empezó a andar muy rápido y mi caballo se fue a perseguir al de él. Nos caímos, nos raspamos y nos dimos durísimo, yo hasta me lesioné. La relación empezó accidentada”, cuenta entre risas la esposa de Galán, Carolina Deik.

***

Con esa vena la política, una herencia de su padre y su tesón para denunciar, que su hermano descubrió cuando le contaba a Pachón las travesuras que hacía cuando niños, le marcaron el camino. Por eso y otras labores, fue destacado como el mejor cabildante de la capital, de acuerdo con la medición Bogotá Cómo Vamos y fue elegido el Concejal más Destacado del 2011.

En ese año decidió ser candidato a la Alcaldía. Sin embargo, su recorrido en el Concejo no lo ayudó, pues en esas elecciones quedó electo Gustavo Petro. Entonces, sin Alcaldía y sin curul, en 2012, se convirtió en el primer Secretario de Transparencia del país, un puesto que recién había creado el expresidente Juan Manuel Santos.

>>> Lea: Senador Carlos Fernando Galán renuncia a Cambio Radical y a su curul en el Congreso

No obstante, en esa vida duró poco. La política lo volvió a llamar, empezó a dirigir Cambio Radical, se lanzó al Senado y ganó. Tanto en la colectividad como en el Congreso, donde se enfocó en problemas de carácter urbano, estuvo hasta 2018.

***

“Meses antes de empezar la campaña de esa contienda, nació nuestra hija Julieta. Yo pasaba con ella, todo el tiempo, metida en la sede atendiendo proveedores, voluntarios… trabajando”, asegura Deik”.

***

De acuerdo con él, la razón principal por la cual desistió fue porque el partido manifestó que apoyaría a Iván Duque para la Presidencia, pero ya antes había tenido diferencias con ellos, por lo que revocó avales a aspirantes a corporaciones que estaban vinculados en investigaciones penales.

A meses de su renuncia anunció su candidatura a la Alcaldía de Bogotá y creó el movimiento Bogotá para la Gente. Ahora, a los días de que naciera su segundo hijo, según los resultados de las encuestas, es el que más cuenta con el apoyo de la ciudadanía, pese a las críticas que hacen sus detractores.

Algunos comentarios negativos que se escucharon sobre él fueron que era un delfín, a lo que él responde que no es así, pues su padre murió antes de que él o sus hermanos anduvieran en las arenas de la política. También le señalan que continuará con el modelo del actual mandatario Enrique Peñalosa y que por su apellido, algunos capitalinos no sabrán de cuál Galán se trata, si de él o de su papá.

Lo cierto es que, pasada la contienda, pudo medir la popularidad que tiene en la capital como político. Con casi un millón de votos, Carlos Fernando Galán ahora tendrá que decidir acepta asumir una curul en el Concejo. 

      *      *      *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Comparte: