Publicidad
2 Dec 2021 - 2:01 a. m.

Embera en el Parque Nacional: 13 familias aceptaron el traslado a La Florida

La Secretaría de Gobierno señaló que se trata de 36 personas. Hoy también se inició el retorno de 460 indígenas a Risaralda.
Indígenas han armado cambuches con plásticos en el Parque Nacional, al que llegaron el 29 de septiembre en su mayoría son niños, mujeres embarazadas y lactantes.
Indígenas han armado cambuches con plásticos en el Parque Nacional, al que llegaron el 29 de septiembre en su mayoría son niños, mujeres embarazadas y lactantes.
Foto: Carlos Rosas - Óscar Pérez

Al mismo tiempo que se adelantaba el retorno de 460 embera Chamí a sus resguardos en Risaralda, en el Parque Nacional se concretó el traslado de 13 familias embera Katío, al parque La Florida mientras se concretan las ayudas del Gobierno Nacional.

Lea: Así se realiza el traslado de los indígenas embera de Bogotá a Risaralda

“Queremos que los niños se trasladen allá, porque sí hay techo, agua al día y si le dejo el mensaje a las mujeres que se vayan a un lugar que no pongan a sufrir a los niños, porque no somos animales para vivir en estas condiciones”, dijo Claudia Queragama, líder indígena que desde hace dos meses está en La Florida. De acuerdo con la Secretaría de Gobierno, se trata de 36 personas que aceptaron el traslado tras la intermediación de Queragama.

Según cifras de la Defensoría del Pueblo, en el Parque Nacional se concentran 480 familias integradas por 480 niños menores de 11 años, 70 adolescentes, 80 mujeres embarazadas, 120 madres lactantes y 60 personas mayores de 60 años.

Estos indígenas completan dos meses viviendo en cambuches que armaron en el parque, luego de que finalizó el acuerdo con el Distrito, que durante un año les entregó subsidios de arriendo y alimentación. Pese a que los emberas solicitaron ampliar los auxilios, la Secretaría de Gobierno advirtió que las ayudas de la ciudad eran una medida transitoria, por lo que el llamado a responder es la Unidad de Víctimas.

Como parte de las alternativas, el Distrito ofreció el traslado al parque La Florida, mientras el Gobierno Nacional garantizaba el retorno de las familias a sus comunidades. La propuesta fue acogida por un grupo de embera Chamí y una parte de los Katío, pero otro grupo considerable decidió permanecer en el Parque Nacional, alegando que no se estaba dando respuesta a sus solicitudes y desde este nuevo espacio era muy difícil transportarse.

A lo largo de los últimos dos meses una serie de confrontaciones se han dado alrededor de su estadía en el Parque Nacional. Como respuesta a una querella de los vecinos, un inspector avaló una orden de desalojo a los indígenas por invasión del espacio público, mientras que a la par entes de control como la Personería Distrital han insistido en que se abran canales reales de diálogo para encontrar soluciones.

Además, se abrió una indagación preliminar a las secretarías de Integración Social, Salud y Gobierno por la muerte, el pasado domingo, de un niño embera de un año y nueve meses que presentaba enfermedades de base, pero también tenía complicaciones por las condiciones en que viven en el parque Nacional. Según datos de la Defensoría, se han registrado 4 casos de rubeola y sarampión y 11 casos graves enfermedades respiratorias.

Por el momento, los líderes de las autoridades indígenas de Bakatá se mantienen en sus solicitudes: traslado a un lugar con condiciones dignas, garantizar el retorno de las comunidades y su inclusión dentro de la política pública de la ciudad. Mientras que el Distrito insisten a los indígenas que permitan la instalación de un punto de atención en salud y acojan alguna de las alternativas que les han propuesto, pues además del parque de La Florida, se ha ofrecido una bodega en el barrio Santa Fe para garantizar las condiciones mínimas a los indígenas.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias