9 Sep 2020 - 2:53 a. m.

“Fue una ‘jugadita’ que no aplica”: concejales del Polo sobre recusación de Cambio Radical

Los cuatro cabildantes del Polo Democrático rechazaron la recusación que les hizo la bancada de oposición y que derivó en que se suspendiera la discusión del cupo de endeudamiento. Ahora se debe volver a tramitar el proyecto, pero el episodio deja la duda de cómo actuará el Polo en cuanto al metro y otros temas que vienen de la anterior administración.

El trámite de los proyectos de reactivación económica para Bogotá ha estado más que accidentado en el Concejo. Esa corporación, que debe discutir los dos planes que planteó el Distrito para aplacar el impacto de la pandemia, fue testigo de cómo ambos proyectos se cayeron sin siquiera llegar a discutirse. Primero fue el “Plan Marshall”, que retiró el secretario de Gobierno al considerar que se le dio mal trámite. Y este martes fue el cupo de endeudamiento por $10,78 billones, que iba a ser discutido en la Comisión de Hacienda, en una sesión que se canceló debido a una recusación de la bancada de Cambio Radical (CR) contra la del Polo Democrático.

El lunes, poco antes de la sesión para discutir el cupo de endeudamiento, al correo de los cabildantes llegó un mensaje de la bancada de CR (Carolina Arbeláez, Rolando González, Yefer Vega y Julián López Sierra). Era una recusación en contra de los concejales Manuel Sarmiento, Celio Nieves y Álvaro Argote, del Polo Democrático, por no haberse declarado impedidos para ese debate. Según los concejales de oposición, sus colegas Sarmiento, Nieves y Argote debieron declarar impedimentos, pues el año pasado presentaron una demanda en contra del metro de Bogotá, y el cupo de endeudamiento prevé $780 mil millones para fortalecer y extender ese proyecto. Y, como agravante, está que Argote fue uno de los ponentes del proyecto.

>LEA: Cupo de endeudamiento: con viento a favor en el Concejo para el primer debate

Como este martes finalizaban las sesiones ordinarias, solo había este día para la aprobación del proyecto en la comisión. Pero como primero se debía resolver la recusación por parte de los 45 concejales, la sesión se canceló y ahora el proyecto se tendrá que presentar de nuevo esta semana, cuando inicien las sesiones extraordinarias, logrando tumbar de momento una iniciativa que tiene todo a favor para su aprobación en primer debate.

Es por eso, según los cuatro concejales del Polo, que Cambio Radical acudió a la recusación como forma de frenar el trámite de una iniciativa que seguramente también logrará los votos en el debate definitivo en plenaria. Los cabildantes, que rechazaron la recusación coinciden primero en que la recusación no aplica y, segundo, en que se trató de una “jugada política" que se tenía planeada para que a última hora se evitara que el inicio de la discusión.

De acuerdo con el concejal Argote, principal involucrado en la recusación, lo ocurrido fue toda una sorpresa. “No entendemos por qué acuden a eso. Son oposición y tienen el legítimo derecho, pero lo hicieron a última hora y fue extraño. Se pudo haber hecho desde que fui seleccionado como ponente, pero lo hicieron de forma intempestiva, al borde del inicio del debate”, dijo.

Más allá de eso, para Nieves, la bancada de Cambio Radical “cumplió con su objetivo de que no siguiera el trámite”, pero a su juicio solo lo atrasaron, pues igual la discusión se dará con o sin la participación de los concejales del Polo. Eso sí, la no participación de los tres concejales podría poner a gobierno y oposición a sacar la calculadora y hacer cuentas sobre los votos que se tendrían a favor y en contra.

Sobre las razones que dio CR para recusarlos, Sarmiento cree que “no tienen ningún sustento” y que es evidente que fue una maniobra para dilatar la discusión del cupo de endeudamiento. “No tienen ningún fundamento en la medida que somos demandantes en una acción de nulidad, que es pública y no genera un conflicto de interés. Es una demanda que busca proteger el interés general, pues su propósito es que el juez revise la violación del argumento jurídico en la estructuración del metro”, explicó.

Además, para Sarmiento el cupo de endeudamiento no destina dinero al metro elevado que dejó contratado la administración de Enrique Peñalosa, sino que la destinación es para un proyecto distinto. “Es una ampliación que ni siquiera está incluida dentro del Conpes y los contratos que dejó firmados Peñalosa. Al ser dos proyectos distintos no se puede concluir que se trata del mismo y se configura conflicto de intereses”, agregó.

Por otro lado, los concejales del Polo que fueron recusados afirmaron que su partido, desde que llegó al Concejo, nunca ha interpuesto una acción en beneficio personal y que, por tanto, jamás ha tenido que declarar conflictos de intereses. “Como partido siempre hemos demandado acciones de todos los gobiernos distritales cuando van en contra de intereses generales. Hemos demandado, por ejemplo, la privatización de la ETB, la intervención del parque en la Calera, el Metro, entre otros proyectos, porque creemos que son inconvenientes y van en detrimento de los intereses de la ciudad. No lo hacemos porque seamos contratistas o tengamos intereses personales ahí. Son todas acciones de interés público”, manifestó Argote.

En una carta que enviaron los tres cabildantes del Polo al presidente del Concejo, Carlos Fernando Galán, en la que expresan sus rechazo a la recusación, consignaron que “la tesis de la bancada de Cambio Radical es extremadamente peligrosa y violatoria de los principios más básicos de una democracia”. De acuerdo con los concejales recusados, si esta acción prospera tendría consecuencias, como que los concejales acudan a las instancias judiciales para cuestionar la legalidad de las actuaciones administrativas de los gobiernos de turno.

Más allá de todo esto, el episodio sienta un precedente en lo que respecta a la posición del Polo frente a lo relacionado con el metro. Es un proyecto que si bien inició y contrató la anterior administración, y que por tanto el Polo le hizo una férrea oposición, quien deberá ejecutarlo e iniciar su construcción será la administración de Claudia López, a quien el Polo apoyó y que de hecho forma parte de la bancada de gobierno. Así lo cree el concejal Carrillo, quien mira toda la situación “desde la tribuna” ya que la recusación no aplica contra él, pues no firmó la demanda contra el metro.

Según Carrillo, esto “pone en evidencia la contradicción del partido en cuanto al tema del metro y también deja al descubierto la profunda contradicción de la ponencia positiva que se presentó . Esto también nos dice que, por razones políticas, se presentó una ponencia a favor de algo que se ha demandado. Creo que no hay recusación, pero sí una contradicion enorme”.

Lo que viene

Sobre el trámite del cupo de endeudamiento ahora queda que la plenaria del Concejo defina si los concejales del Polo deben o no declararse inhabilitados para la discusión. Después de eso, el Distrito tendrá que presentar de nuevo el proyecto, pero también se espera que vuelva a llevar el “Plan Marshall”. Todo eso debe ocurrir esta misma semana. Luego vendrá la discusión de si se deben cambiar los ponentes del proyecto: la oposición dice que sí y el Distrito que no.

En cuanto al choque entre partidos, Argote buscará llevar la actuación de Cambio Radical ante la Procuraduría, al considerar no solo que “manipularon” el trámite, sino que los están acusando de forma grave. “Están haciendo una acusación temeraria y cuando esto pase buscaré que la Procuraduría investigue la conducta de Cambio Radical. Deben mostrar las pruebas de que estamos actuando a beneficio propio, y esas pruebas no existen porque estamos actuando en beneficio público”.

Comparte: