Bogotá

7 May 2021 - 6:13 p. m.

Gonzalo Jiménez de Quesada, la estatua que han bajado cuatro veces de su pedestal en el centro de Bogotá

Desde 1937, en la antesala de los 400 años de la fundación de Santafé, el Concejo de Bogotá dispuso la erección de la estatua del adelantado Jiménez de Quesada. En 1960, se obedeció la ordenanza y fue ubicada en la calle 19 con carrera segunda y se trasladó a la Avenida Jiménez con carrera 8a. En su lucha contra los símbolos del exterminio indígena de América, el pueblo Misak la desmontó.

Jerónimo Carranza Barés, historiador

La estatua del conquistador Gonzalo Jiménez de Quesada cuenta la historia de un monumento que se ha paseado por el centro de Bogotá. El 7 de mayo de 2021 indígenas Misak, del sur de país, y que desmontaron a Belalcázar de Popayán y de Cali, bajaron al español de su pedestal en la Candelaria.

Su concepción se remonta casi a principios del siglo pasado cuando el Concejo Distrital dispuso mediante el Acuerdo 26 de 1937 “erigir un monumento a Gonzalo Jiménez de Quesada, considerando que en la celebración no debía faltar como número especial el condigno homenaje al fundador de la ciudad capital”.

LEA: Razones por las que indígenas tumbaron la estatua de Gonzalo Jimenez de Quesada

Sin embargo, pasaron 23 años antes de que la orden se cumpliera y fue hasta 1960 que se hizo realidad la obra. Después de convocarse a un concurso para su realización, ganado por el escultor Juan de Ávalos, la estatua fue inaugurada el 6 de agosto de ese año, aniversario de la capital. La obra presidía la Avenida que lleva su nombre y que parte del punto donde esta se hallaba, a la altura de la calle 19 con carrera segunda.

Ocho años después de su inauguración (1968), fue trasladada a la plazoleta situada frente al edificio de la Caja Agraria, en la Av. Jiménez, entre carreras octava y novena. Ese año, el Gobierno peruano le obsequió a Bogotá una estatua del escritor Ricardo Palma. La calle 19 se estaba ensanchando o acabando de abrir en ese entonces y se le otorgó el nombre de Avenida Ciudad de Lima. Colocaron allí a la estatua del autor de Tradiciones Peruanas, en lugar de la de Jiménez de Quesada.

(Puede ver: Indígenas Misak tumbaron la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada en Bogotá)

La obra fue reinaugurada el 6 de agosto de 1968 y, ese mismo año, el predio que se halla frente del Colegio Mayor del Rosario, en la Av. Jiménez con carrera 6, fue declarado de utilidad pública e interés social. El Distrito pagó por los edificios que había en la mitad de la manzana, estos se demolieron y abrió espacio a una nueva plaza en la ciudad.

Con motivo de los 450 años de Bogotá, finalmente se emprendió la reforma de la plazoleta del Rosario. En 1987, el Concejo de Monumentos Nacionales creó un Comité Técnico Asesor del Concejo para la zona histórica y monumentos nacionales de Bogotá, el cual fue encargado de agilizar obras de remodelación del centro histórico.

La estatura fue montada sobre un pedestal diseñado por el arquitecto Ernesto Moure Eraso, en torno a un círculo rodeado por una estrella. La estatua fue reparada y trasladada a su nuevo pedestal durante la última semana de junio de 1988 e inaugurada, por tercera vez, el 7 de agosto de 1988.

LEA: La protesta simbólica de los misaks en Cali

Hace unos años, la Universidad de El Rosario propuso un proyecto de remodelación del entorno de la Plazoleta, en el que participaron la Fundación Parque Santander- Plazoleta del Rosario, y la Corporación de Universidades del Centro, coordinados por Renovación Urbana. Aun no se sabe qué sucederá con la estatua de Jiménez de Quesada.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X