6 Aug 2021 - 8:38 p. m.

Greenpeace alerta por altos niveles de contaminación en el aire de Bogotá

La organización señaló que el sistema de monitoreo de la calidad del aire en la capital no está bien ubicado, por lo que se vuelve ineficiente.

La ONG Greenpeace, encargada de evaluar y trabajar por el medio ambiente a nivel mundial, cuestionó la ineficiencia del sistema de monitoreo de la calidad de aire en Bogotá y destacó que los niveles de contaminación que se registran en la capital superan los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La ONG advirtió que el 80 % de la contaminación presente en la ciudad se da principalmente por el material particulado (PM 2.5 – PM 10) que emiten las fuentes móviles como buses, camiones o vehículos. A su vez, la suspensión de material particulado como polvo o los gases y sustancias que emiten las industrias y las actividades comerciales contribuyen un 20 % para que el aire en Bogotá sea nocivo.

Lea: Bogotá firmó pacto para mejorar la calidad del aire.

Ante esto, Tatiana Céspedes, coordinadora en Greenpeace de la campaña ‘Por una Nueva Ciudad’ mencionó que las “enfermedades cerebrovasculares, cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares e infecciones respiratorias, como la neumonía, entre otras, son algunas de las afecciones a las que los bogotanos estamos expuestos en consecuencia a los niveles de contaminación de aire”.

Cabe recordar que en febrero de 2020 la Secretaría de Ambiente decretó la alerta amarilla por contaminación del aire en el suroccidente de Bogotá. En cinco localidades los habitantes tuvieron que limitar sus actividades a causa de las altas mediciones de material particulado que se registraron. Durante ese año, el Observatorio de Salud de Bogotá indicó que se atendieron 91.081 personas por enfermedades respiratorias agudas y, se registraron seis muertes por este tipo de enfermedad.

Aunque ya no estamos con las mimas limitaciones que el año anterior, es de resaltar que fueron las restricciones decretadas las que permitieron la disminución de los casos atendidos por enfermedades respiratorias agudas, durante 2019 en Bogotá se atendieron 504.468 casos, que significó un gran aumento comparando con los tres años anteriores en donde la cifra no supero los 283.000 registros.

En Bogotá hay 15 estaciones que monitorean la calidad del aire, actualmente cinco de ellas indican pronostico del aire es moderado, sin embargo, la ONG asegura que el trabajo que se desarrolla es ineficiente pues las estaciones de monitoreo están mal ubicadas, lejos y muy elevadas a las vías principales de transporte, por lo que no miden la calidad del aire en las zonas donde principalmente se movilizan los ciudadanos.

Le puede interesar: Ajustan la forma de medir la calidad del aire en Bogotá.

Según el estudio desarrollado por la organización ambientalista, los parámetros establecidos para la medición de la concentración anual de PM2.5 y PM10 superan en un 150 % los rangos permitidos por la OMS. De igual forma, denuncia que la falta de datos, los promedios utilizados, los tiempos de exposición y los rangos de concentración pone en cuestión la evaluación del aire que se tiene en Bogotá.

“Las regulaciones nacionales colombianas proporcionan el marco de políticas para la gestión de la calidad del aire en Bogotá. Estas regulaciones, realizadas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), establecen umbrales para las concentraciones diarias de contaminantes atmosféricos. En la mayoría de los casos, las pautas de la OMS son más estrictas que las descritas en las regulaciones locales colombianas”.

Lea también: Opinión: El aire de Bogotá más allá de la emergencia ambiental.

Céspedes también resaltó que lugares con poblaciones de ingresos medios a bajos son los más afectados por la mala calidad del aire, siendo las localidades de Kennedy, Fontibón y Puente Aranda las que más problemas de salud respiratoria presentan. La ONG afirma que en la localidad de Kennedy se estimaron 8.600 muertes asociadas a enfermedades respiratorias y cardiovasculares entre 2009 y 2016.

“Sólo Bogotá es responsable de 11 millones de toneladas de gases de efecto invernadero al año. El gobierno debe liderar un sistema de monitoreo de calidad de aire eficiente para asegurar el derecho de los ciudadanos al aire limpio y a un ambiente sano”. Greenpeace estima que la contaminación del aire por el material particulado fue responsable de la pérdida de aproximadamente 5.400 vidas durante el pasado año en Bogotá.

Comparte: